Archivo diario: enero 15, 2012

Achicando agua en Mallorca

El Real Madrid achicó litros y litros en Mallorca. Tuvo dos vías de agua en Arbeloa y Marcelo. Afortunadamente solo nos costaron un gol en contra. Porque los isleños no tuvieron el mordiente arriba que sí mostraron en el resto de sus líneas. Y a veces el ardor fue excesivo. La dureza con la que se emplearon  Pau Cendrós y Fernando Alfaro (salió hacia el final del partido) no tiene ninguna justificación. Salvo que su entrenador sea Caparrós (aunque al defensa, Cendrós, ya le conocimos la pasada temporada en el partido inaugural de Liga).

El Madrid salió con la empanada. Los ya mencionados laterales hicieron el peor encuentro que les recuerdo. Lo mismo puedo afirmar de Cristiano Ronaldo (a pesar del pepinazo que estrelló en el travesaño). En realidad solo podría destacar a Sergio Ramos en lo que estuvo a punto de ser un Titanic blanco. Y por supuesto a los dos “míos”, Higuaín y Callejón, autores de los goles. En la foto los tres, en el avión de vuelta.

En los primeros 45 minutos los isleños ahogaron a los blancos: muy bien organizados desde atrás, presionando la salida madridista. Los visitantes apenas llegaban. Recuerdo un cabezazo de Ramos al poste a la salida de un córner, una falta lejana de CR7, un balón al que no llegó Benzema (no es que estuviese despistado es que no le llegaron balones, y tuvo que bajar demasiado para intervenir en el juego), y poco más.

Los locales se adelantaron en una sucesión de errores: un saque de esquina en corto, por la zona de Marcelo. Mesut Özil no cubre bien al “ChoriCastro quien cómodamente mete la pelota al centro del área. Peligro por tanto. Y ahí Hemed de un certero cabezazo en plancha se adelanta a los defensas y a Xabi Alonso. 1-0.

En la reanudación Higuaín compareció por Lass Diarra. Me sorprendió el cambio. No por la variación táctica, sino por los nombres. Hubiese dejado a Arbeloa en el vestuario y habría retrasado a Lass al lateral. Posteriormente salieron Coentrao y Kaká por Arbeloa y Marcelo. Y ahí el partido dio un giro. Los náufragos empezaron a remontar. Mourinho dispuso un atrevido 3-3-4. No le quedaba otra. Se jugaba la mitad del campeonato. Y una derrota en la víspera de un Clásico es un golpe moral demasiado fuerte.

Özil inició una jugada, hizo la pared con Benzema y pasó en profundidad al hueco. Por ahí apareció el “Pipita“. Y empató. No sin cierta fortuna porque su remate tropezó en el defensa y envenenó el chut. Corría el minuto 72. Doce minutos después una oportunidad de Higuaín es desbaratada por Aouate. El rechace llega a Benzema quien en difícil postura tampoco acierta. El esférico sale despedido a la banda contraria del área grande. Callejón que seguía la jugada desde la derecha empalma desde fuera del área, más o menos desde su vértice. Un tiro imparable, ejecutado con gran precisión, que supera a una nube de jugadores. En ese momento de euforia, Mou aprovecha para pasar un papelito a sus jugadores: vuelven a defensa de cuatro con Callejón de lateral derecho.

En el teclado me he dejado unas polémicas jugadas: gol bien anulado a Ramos (no sé si por fuera de juego o por contacto con el portero);  penaltis reclamados y no señalados (salvo el que le hacen a Callejón pienso que el árbitro acertó); y una jugada abortada en la que Casadesus (creo) se plantó solo y enchufó. Pero la jugada ya estaba parada porque le señalaron un inexistente fuera de juego (arrancó desde su campo). Pudo haber sido el 2-0, y vino justo después de la pena máxima no señalada a José Callejón. Suena a compensación arbitral.

Nos traemos tres puntos de la isla que nos saben a gloria. Hasta el miércoles, por lo menos.

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol