Archivo diario: noviembre 27, 2011

Las crónicas del Real Madrid 4 Atlético de Madrid 1 (por Julio R. Llorente y Adrian Vogel)

Sí que hubo rival digno (por Julio R. Llorente)

Muy ingeniosa la pancarta final que se ha visto en uno de los fondos del Bernabéu cuando el marcador ya señalaba 4-1, pero es ventajista sacarla en ese momento. Sí, porque hasta que el Atlético (0-1, a su favor) se ha quedado con uno menos, allí había partido y apuntaba choque bonito.

Pero el árbitro favorito de Mourinho (no le vi así de decidido mostrando amarillas en aquel partido de Copa de la temporada pasada con los mismos contendientes en el Calderón) decidió expulsar a Courtois (muy astuto Benzema forzándolo) y…se acabó lo que se dibujaba como choque atractivo.

En fin, que si yo estoy en el cine y salgo a las diez de la noche y me entero que el partido ha quedado 4-1 y no sé nada de nada digo… normal. Pero es que resulta que ha habido 11 contra 10 desde el minuto 20 e incluso después 11 contra 9 y el doblete de Cristiano ha sido… de penalti.

No sé si el seguidor madridista estará contento (que lo diga el “otro” cronista) con su equipo; yo sí que me quedo con esos pocos minutos en que ha habido partido.

En fin, tranquila, hinchada rival, que intentaremos dar la medida en unos meses. Ya habrá una nueva ocasión de romper el gafe y la mala racha, de una vez por todas, en la vuelta.

El Mundanito sigue sin saber lo que es perder ante el Atleti (por Adrian Vogel)

El Mundanito, 13 años cumplidos el pasado septiembre, sigue sin saber lo que es perder ante el Atlético de Madrid. Y tras lo visto ayer, si el rival sigue repartiendo cera como hizo anoche, seguirá más años sin ver la derrota blanca. Porque con otro árbitro se hubieran quedado en siete u ocho jugadores. A los dos expulsados habría que haber añadido al menos dos jugadores más (Perea y Filipe Luis) y hubo uno, Salvio, que se fue de rositas. Un autentico killer de las piernas del contrario. ¡Y no vio ni la amarilla! Abandonó el campo cuando Manzano lo cambió.

En mi opinión hubo una jugada que marcó el posterior desarrollo del partido: la amarilla a Diego, en una tangana que se montó tras una dura entrada de Filipe Luis sobre Di María. El media punta brasileño llegó para poner paz, intentó separar a ambos jugadores. Y el argentino hizo de “Dani Alves“, tirándose al suelo como si hubiese sido agredido. Y Mateu Lahoz, árbitro que no me gusta nada, picó y castigó a Diego con ¡una amarilla! El Fideo -como Alves- no fue sancionado, y el defensa colchonero se libró de una tarjeta “naranja”. Y terminó el partido. Pero cuando el Atleti se quedó en 10 el sustituido fue Diego porque tenía una tarjeta. Y los visitantes notaron su ausencia sobre el campo. Un boomerang que castigó su excesiva dureza.

Me ha sorprendido el comentario de Julio. Por varias razones:

  • Si lo digno es dar patadas a diestro y siniestro, desde luego fueron un rival dignísimo. Las palabras de Mourinho respecto a las bondades de las espinilleras de carbono son muy claras: “Mi equipo no ha querido hacer un partido ni feo ni bronco. Hemos jugado y ganado. Por suerte existen espinilleras de carbón. Son caras, pero han hecho su trabajo“. Y añadió que sustituyó a Ángel Di María para evitar males mayores (“antes de que pudiera llegar algo más decidí quitarle“). Y además tras la durísima entrada de Perea, merecedora de roja, CR7 quedó tocado y terminó el partido con el tobillo dañado. Esperemos que no vaya a más y pueda jugar en Gijón.
  • Respecto a las tarjetas de las que se queja Julio creo que ya he expresado mi opinión sobre la falta de rojas, que incluso se podrían haber evitado de haber sacado las correspondientes amarillas a tiempo.
  • El Atleti apenas llegó a la portería de Casillas. Al igual que el Getafe, en su victoria sobre el Barcelona, marcaron en su único disparo a puerta. Tanto Iker como Víctor Valdés apenas intervinieron en sus respectivos encuentros. Lo meritorio tanto de rojiblancos como azulones fue su dispositivo defensivo, no el peligro atacante.

En la primera parte del Real Madrid no funcionó la sala de maquinas (Khedira y Alonso) y tampoco el juego por las bandas (Marcelo, Cristiano Ronaldo y Di María). No había velocidad ni profundidad. Marcelo solo apareció en los cinco minutos finales. Y Di María en el pase a Benzema, que fue el penalti que supuso la justa expulsión de Courtois. Khedira no cortaba y el tolosarra no movía las riendas del equipo. De Özil mejor no digo nada…

La segunda parte fue otra cosa: 10 minutos sensacionales de Di María (suyo fue el segundo gol a pase de Ronaldo, tras un gran sprint de CR por la banda) más la aparición de los desparecidos.

A los dos goles de penalti transformados por el portugués, el ya mencionado del argentino, hay que añadir uno sensacional de Higuaín. Muy suyo. Provocando el despiste del defensa, Godín (culminó su mala tarde cometiendo la segunda pena máxima y viendo la roja), llevándose un balón perdido y sorteando a Asenjo (quien había salido, por Diego, tras la expulsión del portero belga). En la grada comentamos que el Pipita había evitado que le hicieran penalti porque no confiaba en que el trencilla expulsase a un segundo portero…

En resumidas cuentas: faena de aliño blanca, goleada incluida, ante un rival sin demasiados argumentos futbolísticos y con un exceso de juego sucio.

20 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol