Archivo diario: octubre 30, 2011

Brumas de futuro

Bruma (del lat. bruma, solsticio de invierno).

1. f. Niebla, y especialmente la que se forma sobre el mar.

2. f. ant. Invierno (estación del año).

Octubre ha sido muy buen mes para el Real Madrid: seis partidos, seis victorias. 20 goles a favor por uno en contra. Goleada tras goleada, salvo ayer en Anoeta (un escaso 0-1). Por su parte Mourinho, el capitán de la nave blanca, lleva 7 años sin conocer la derrota en octubre. Además su equipo ha sobrepasado al vigente campeón en la tabla clasificatoria. Ya sé que un punto poca cosa es… pero mejor uno más que uno menos. Así enfilaremos mejor las brumas invernales y el duelo directo del ¿10? de diciembre.

A lo largo del sábado no podía quitarme de la cabeza la segunda parte de la Real Sociedad frente al Barcelona. Remontaron un 0-2. Nosotros llegamos al descanso con 0-1 (gol de Higuaín, tras un sensacional pase de Coentrao). El pensamiento ya recurrente volvió a invadir mi mente. Pero vayamos por partes.

La jornada se inició con el 3-1 del Valencia sobre el Getafe. Muy buena primera parte (2-1) donde Banega y un cada vez más afianzado Jonás marcaron el ritmo, ante un Geta que nunca le volvió la cara al partido. Indudablemente el jugador del partido fue  Feghouli, autor de dos goles. Sustituto de Parejo, quien a su vez lo fue del lesionado Canales, parece haberse ganado el puesto.

La segunda parte fue muy distinta. Los azulones no estuvieron a la altura de los primeros 45 minutos y tampoco tuvieron suerte. Porque el gol de Aduriz, el 3-1 que sentenciaba el partido, vino después del rechace del portero y la pelota rebotó en el delantero, y  acabó en la red. Eso sí, la jugada y el pase en profundidad a Aduriz, así como la salida del portero, fueron fenomenales.

Poco puedo decir de la victoria, 2-0, del Villareal sobre el Rayo Vallecano.

Saltó al campo el Barça con ganas de superar críticas y sequias goleadores de su mejor jugador, Messi. Y lo hizo dejando en la grada a Xavi, y en el banquillo a Cesc e Iniesta entre otros. Puyol y Piqué, necesitados de minutos, saltaron a jugar en la segunda parte, con el partido más que encarrilado. En realidad la primera media hora bastó para dejar el encuentro resuelto. Leo Messi consiguió un hat-trick en 16 min.  Uno de los tres es de esos que me encantan: balón cruzado en profundidad -de Dani Alves– y el argentino, en posición de delantero centro, se adelanta entre los dos centrales, y al primer toque fusila.  Similar a uno de Cristiano Ronaldo (a pase de Di María) en Málaga. Y ayer LM si anotó de penalti…

Por cierto gran partido de Alves y un golazo el suyo (el del 5-0). ¡Como mejora el rendimiento de este jugador sin tantos aspavientos, simulaciones, etc.! Aunque para ser coherente consigo mismo se equivocó en las declaraciones post partido.

Debutó un jugador que me encanta: Deulofeu. Dioslohizo no gozó de la inspiración paterna, quizás por los nervios del estreno liguero. Y no destapó el tarro de sus esencias divinas… Isaac Cuenca se afirma como alternativa a Pedro, al menos hasta que Alexis Sánchez se recupere. Además marcó un gol, el cuarto de su equipo: el primero que logra en Liga. No está nada mal para un futbolista que se inició en la cantera del Espanyol, fue fichado por la del Barça, se tuvo que ir, y aterriza en el Camp Nou desde el Sabadell.

El Mallorca fue una sombra de lo que suelen ser los equipos de Caparrós. Imagino que mejorarán a medida que el técnico se vaya haciendo con las riendas del equipo. Porque si no es así les veo camino de Segunda

El Madrid presentó cuatro novedades en Anoeta: Coentrao (Marcelo), Lass (Khedira), Özil (Kaká) e Higuaín (Benzema), aunque esta última ya es habitual.

El 0-1 era un resultado muy corto para afrontar la segunda parte. Porque la Real Sociedad solo podía mejorar. Y por nuestra parte las prestaciones de Mesut Özil solo tenían una solución: el cambio. Cristiano -quien debe arrastrar algún tipo de molestias- no estaba fino: le faltaba esa punta de velocidad que le hace imbatible en carrera. Hubo un par de ocasiones claras de gol a las que no llegó por milímetros. Algo poco habitual. Y si estoy en lo cierto respecto a que está tocado, solo podía ir a menos. Demasiada ventaja para enfrentarse a los donostiarras, quienes en la segunda parte jugaron como se esperaba de ellos: achuchando. Cambiaron su timorato planteamiento de los primeros 45 minutos, dieron entrada a jugadores que no sé sabe porqué no fueron de la partida de inicio, abrieron las bandas, y dieron sensación de poder empatar, especialmente en el cuarto de hora final.

El alivio y la alegría de Mourinho fueron patentes. También del resto del equipo técnico, así como de los jugadores. Conscientes de haber obtenido algo más que tres puntos, en un partido en el que pusieron más oficio que fútbol. Porque en esas cuentas particulares, de las que soy tan aficionado, presentes entre todos los profesionales, vamos + 2 sobre nuestro máximo rival: los azulgranas obtuvieron 1 punto en San Sebastián por los tres nuestros de ayer. Ya estamos entrando en una fase del calendario donde podemos medir a ambos aspirantes por los resultados que logran ante rivales comunes.

Mientras esperamos su primer enfrentamiento directo Yusef Guardiola y su Qatarona se enfrentan indirectamente a los jóvenes oficiales del Capitán Mourinho, dispuesto en su segunda temporada blanca,  a ocupar el poder arrebatado a los blancos. ¿Se espesaran las brumas en Qatar Nou?

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol