Archivo diario: octubre 27, 2011

Los All Whites vuelven a arrasar en otra gran primera parte

Tras el empacho dominical solo he visto dos partidos de esta jornada. El del Bernabéu donde los All Whites volvieron a arrasar en otra gran primera parte. Y el día antes vi el aburrido Granada 0 Barcelona 1.

Los azulgranas jugaron con doce. Y el Granada acabó en nueve. En mi opinión -coincido con Andujar– ambos jugadores locales fueron bien expulsados. Pero el jugador  nº 12 se notó en su trato a los azulgranas. Aplicó criterios distintos para medir a los dos contendientes. El debutante culé Cuenca no debió terminar el partido. Y lo hizo. El que se equivocase -o no- en dos jugadas de fuera de juego, las pocas veces que el Granada se acercó a las inmediaciones del área blaugrana, siendo relevante no es definitivo. La superioridad numérica del visitante -por la permanencia en el campo de su canterano- si marca un punto y aparte en el devenir del encuentro.

Finalmente son tres puntos, y pasado el tiempo nadie se acordará del mal partido en Granada. Recuerdo un soporífero partido del Atlético de Madrid en Los Cármenes, esta misma temporada. La diferencia: los rojiblancos empataron a cero y Xavi con un sensacional saque de falta amarró los tres puntos.

En una noche que amenazaba lluvia -y llovió- el Santiago Bernabéu registró una buena entrada. Y la primera parte hizo las delicias del respetable. Que aguantó estoicamente la faena de aliño de los segundos 45 minutos. Fútbol control que podría decir Xabi Alonso, tan amante de controlar los tiempos del juego. Cada vez me recuerda más a Fernando Redondo. Maneja y controla los partidos a su antojo. Despliega a sus compañeros en corto y en largo: algunos le han comparado a un quarterback de fútbol americano,  y en muchas contras el Real Madrid se asemeja a un equipo de Rugby.  Y el tolosarra se siente muy cómodo con el marcador a favor, dosificando esfuerzos y velocidad. La ovación que recibió al ser sustituido es de las que hacen época.

El momento de forma del vasco y de Marcelo es espectacular. Kaká es todo un born again (gran remate en su segundo gol, raso y ajustado al poste). Khedira ocupa todos los espacios, corta y obstruye todas las jugadas del rival. Benzema marcó el tanto que abrió el marcador. Casillas, como siempre, tuvo dos intervenciones fundamentales. Ramos está más que afianzado como central (le anularon un gol al poco de empezar). Arbeloa ha mejorado sus prestaciones ofensivas. Pero anoche destacó un jugador sobre todos: Di María.

El argentino marcó un gol. Su pase en largo, desde la divisoria del centro de campo casi pegado a la banda, fue digno del mejor Alonso. Y Benzema lo aprovechó para anotar el 1-0. Lleva media docena de pases de gol en los tres últimos partidos. En el segundo, de Kaká, rodeado de jugadores del Villareal, vio el hueco para pasarle la pelota al brasileño. Y además ayudo a sus centrocampistas, bajó a defender, se cambió constantemente de banda. Su movilidad y actividad fueron letales para los de Garrido, el hoy discutido técnico del submarino amarillo.

Cristiano Ronaldo no estuvo afortunado. Tampoco Messi. Sus equipos ganaron. Pero parece que el Barça acusó mas el transitorio mal momento del argentino.

Y el Levante, una jornada más, sigue liderando la clasificación.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol