Archivo diario: septiembre 26, 2011

De tres en tres

Cristiano Ronaldo y Leo Messi «amenazan» con otro duelo, como el de la Liga pasada. El sábado volvieron a marcar tres goles cada uno. Y sus registros son impresionantes: 8 goles el argentino y 7 el portugués, ambos en cinco encuentros.

En el control de avituallamiento previo al partido -en la cervecería Köln– me informaron que la victoria del Rayo Vallecano se pagaba 50 a 1. Al interesarme por el asunto averigüé que se trataba de un marcador concreto: 0-1. El triunfo vallecano se reducía a 20 euros por euro apostado.

No se había cumplido un minuto de juego y el Rayo ya iba ganando 0-1. Un mal pase atrás de Lass fue interceptado por Michu, quien lanzó a Tamudo. El disparo de este no fue atajado por Casillas. En vez de intentar despejar hacia un lado lo hizo al centro. Y ahí apareció Michu para anotar, mientras los centrales blancos estuvieron lentos. En esta ocasión eran Raúl Albiol y Raphaël «¿con quién ha empatado?» Varane. El central francés -cuyo equipo descendió el año pasado a la segunda división francesa- se descentró y no recuperó su tono hasta el golazo de espuela que logró en la segunda parte. A pesar de su estatura no se impuso en el juego aéreo en defensa. ¿Nervios? ¿Un mal día? ¿Exceso de responsabilidad por su estreno como titular en el Bernabéu? No sé, pero desde su extraordinario gol fue otro. Casillas y Albiol, curtidos en mil batallas, no acusaron el gol en contra. ¿Y Lass?

Sandoval sorprendió con un planteamiento valiente. Se la jugó en el medio campo y le salió bien. Movilla movió bien a su equipo. Con Javi Fuego y Michu -autor de los dos tantos rayistas- ayudándole en el corte y la salida del balón. Y tenían un Lass en la banda, que fue una pesadilla para la zaga blanca durante todo el partido. Especialmente para Marcelo, a quien solo Albiol le cubría la espalda.

¿Y nuestro Lass? Con Xabi Alonso bien tapado, no pudo asumir el rol de mover al equipo. Además el fútbol entre líneas no es su fuerte. Pienso que también acusó su error nada más comenzar. Mourinho, que ayer estuvo sembrado con los cambios, realizó el primero. Fue su primer gran acierto: sentó a Lassana Diarra mediada la primera parte y entró Özil. No hizo el partido de su vida ni tampoco un gran partido. Pero su presencia desactivó las «trampas» rayistas. Ayudó a Alonso y desde luego el juego entre líneas si es lo suyo.

Al descanso se llegó con 2-1. En la segunda parte con 3-2 Di María vio su segunda amarilla. Otra estupidez más del «Fideo«. La primera tarjeta fue por una entrada similar a la de Valencia, contra el Levante. Y la segunda por una mano. ¿No recordaba que ya estaba amonestado? Y Mourinho volvió a lucirse. Esta vez con un doble cambio: entraron Benzema y Khedira por Higuaín y un mejorado Kaká.

Con 10 jugadores el Madrid ganó 3-0, para redondear el 6-2 del marcador final.

De los 3 de Ronaldo me quedó con el segundo, el primero de los dos penaltis que transformó. Un misil tierra-red que se coló por la escuadra. Imparable. Un chut lleno de potencia y colocación. La segunda pena máxima fue casi a lo Panenka. Y el primer gol a pase de Kaká -supuso el empate a uno- queda afeado porque se coló entre las piernas del portero, tras una impresionante galopada marca de la casa.

A pesar del 6-2 los míos no realizaron un gran partido. Pero supieron -liderados por su técnico- superar las dificultades. Desde el 0-1 del comienzo hasta la inferioridad numérica desde el minuto 56.

Me preocupa que en casa goleemos al contraataque. Aunque hayamos visto uno tras un maravilloso remate de Benzema. Me encanta que lo hagamos en jugadas de estrategia (sensacional el gol de Higuaín: falta sacada por Xabi a la cabeza de Sergio Ramos quien cede al «Pipita«, libre de marca). Pero, en cambio no puedo obviar que cuatro de nuestros goles fueron de jugadas a balón parado.

El Atlético de Madrid acudió al matadero del Camp Nou con el guapo subido. Y se llevaron una manita. No confiaba mucho en los vecinos, y desafortunadamente acerté. Mi hermano, El Mundanito y yo nos fuimos a cenar en las inmediaciones del estadio para ver el partido. Mediada la segunda parte nos marchamos a casa…

La apisonadora azulgrana fue demasiado para los colchoneros. Y tampoco tuvieron fortuna. Después de un remate al palo en una buena jugada del Atleti, en el minuto 8 Villa abría el marcador. Un gran pase de Xavi y un desacertado intento de despeje de Perea habilitan al asturiano, que mostró su clase e instinto goleador. Y luego Miranda marcaba en propia puerta al tropezarse con el balón, tras el rechace de su portero al remate de Leo Messi (Messi estaba en fuera de juego).

La superioridad del centro del campo del Barça fue abrumadora. Con Thiago de titular, y su flamante fichaje Cesc Fábregas en un estado de felicidad completa, nadie parece acordarse del gran Iniesta. El año pasado decían que la plantilla era corta, y ganaron Liga y Champions. Este año han fichado muy bien y la apuesta por el juego elaborado por los centrocampistas se refuerza.

Por desafortunadas circunstancias estos fueron los únicos partidos que vi el sábado. Y sinceramente del domingo solo me interesaba el Zaragoza-Málaga. Pero me decepcionó tanto la primera parte que pasé… A ver si hay más suerte con el Getafe-Betis.

EscudoSevilla 1 EscudoValencia 0
EscudoAthletic 1 EscudoVillarreal 1  
EscudoReal Madrid 6 EscudoRayo 2
EscudoBarcelona 5 EscudoAtlético 0
EscudoMallorca 2 EscudoR. Sociedad 1
EscudoLevante 3 EscudoEspanyol 1
EscudoGranada 1 EscudoOsasuna 1
EscudoSporting 0 EscudoRacing 0
EscudoZaragoza 0 EscudoMálaga 0
EscudoGetafe EscudoBetis

7 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol