Archivo diario: julio 25, 2011

Amy Winehouse no resucitó el Soul

Así es: Amy Winehouse no resucitó el Soul: estaba vivo. Muy vivo. Por más que se empeñen los tontos habituales de los medios. Precisamente los mismos que han ignorado el género toda su vida, y ahora solo lo reconocen como parte de un fenómeno retro o nostálgico. Y no les saquen de los cuatro lugares comunes (uno de ellos es la Motown, que tampoco se llamaba así en su momento).

La música de AW era un compendio de varios legados: desde los grupos de chicas de finales de los 50/principios de los 60 (como bien señalaba Diego A. Manrique, a quien en la edición digital le han puesto unos titulares que no ha escrito) hasta el Jazz -especialmente sus vocalistas, quienes serían sus influencias más obvias-, pasando por el Soul y su predecesor, el Rythm&Blues, así como algo de Reggae. Un buen y eficiente coctel, para una voz original y unas acertadas composiciones (al final encontrarán una de mis favoritas, y también de George Michael y Prince). Una formula -de éxito- muy propia del Pop de toda la vida: mezclar estilos y sonidos, buscando el gancho comercial. Y no es fácil lograrlo. Lo digo para evitar malas interpretaciones. Y ella lo consiguió en sus dos únicos discos (el último es de hace casi 5 años).

El más habitual de los tontos escribe un par de artículos en El País. En uno de ellos afirma categóricamente que «Antes de la aparición de ‘Back to black’, el ‘soul’ llevaba 30 años convertido en un género menor» para añadir a continuación: «con ocasionales repuntes de fama por la inclusión de clásicos del género en bandas sonoras, que hacía que de repente proliferasen las recopilaciones baratas. Pero ningún nuevo compositor con una nueva canción había logrado revitalizarlo.» De siempre se ha dicho que la ignorancia es atrevida. En este caso la expresión se queda corta. Veamos:

  • Hace 30 años, en la década de los 80, asistimos a varios hechos decisivos en la historia de la música negra: la aparición y consolidación del Rap: no solo renueva el Soul también lo hace con el Rock y el Heavy Metal; la otra renovación del Soul a cargo de Prince, Michael Jackson, Jimmy Jam y Terry Lewis, Bobby Brown (y su New Jack Swing, la mezcla de Soul y Rap), Rick James, MC Hammer, Whitney Houston o Babyface.
  • A la lista anterior, en los 90 podemos añadir a Usher y a Toni Braxton, por ejemplo. Además de dos de los mejores grupos de chicas de la historia: TLC y Destiny’s Child. TLC, tras su exitoso álbum de debut, lanzaron «CrazySexyCool«, del que vendieron 22 millones de copias (esto también parece ignorarlo el tonto de turno). Billboard las nombró como el séptimo artista más importante de los 90. Y no olvidemos al grupo donde se iniciaron Kelly Rowland y Beyoncé: Destiny’s Child. Han vendido 60 millones de copias de sus cinco álbumes. Los tres últimos son de la primera década de este siglo (el noveno artista más importante del siglo XXI, según Billboard). Además de haber lanzado a dos solistas impresionantes (especialmente Beyoncé Knowles).
  • La aparición de Jay-Z y Kanye West no puede pasar desapercibida. Han renovado el Rap y el Soul. En todas sus vertientes: como artistas, autores y productores. Y West además está reinventando el Pop.

En su otro artículo el tonto de guardia escribe que la Winehouse «renovaba el Soul de la Motown«. Bueno, no voy a entrar en detalles técnicos sobre la autentica denominación del sello en su época dorada. Pero el caso es que la desaparecida artista británica mezclaba Soul, Jazz y Rythm&Blues (pre Soul). Las pinceladas jazzeras de su primer disco -«Frank«, por Sinatra– desaparecen prácticamente en el segundo. Pero no todo el Soul era de Tamla (hoy es Motown). Había Stax y sobre todo Atlantic, entre otros sellos. Y a ella la veo más deudora del sonido Atlantic que de cualquier otro. De hecho en «Rehab» menciona a Ray Charles y a Donnie Hathaway, ambos artistas del sello neoyorkino. Y con notorios problemas de salud.

Hathaway, conocido por sus colaboraciones con Roberta Flack, también murió en extrañas circunstancias. Oficialmente se dictaminó que fue un suicidio: se tiró desde la habitación de su hotel, en la planta 15 del lujoso Essex House de NY, Padecía de esquizofrenia paranoide y no siempre seguía la medicación.

El genio -Ray Charles- compuso la primera canción que se considera como iniciadora del Soul: «What I’d Say«. Era un nuevo estilo que iba más allá del R&B. En cambio él sí supo combatir sus demonios, y superó sus adicciones.

Que un periodista -o debería decir periodisto- opine que Amy Winehouse es «la cantante que resucitó el Soul» es ignorancia en estado puro. Porque «el muerto» estaba bien vivo. Ahí están los datos que les he aportado. Mi impresión, además de lo expuesto: las traducciones las carga el diablo y si se desconoce el tema y la consulta se hace en la Wiki, se llega a escribir barbaridades. Como ha sido el caso que nos ocupa. Algo inaceptable para un diario como El País (evidentemente ya no es lo que era). De los demás medios, mejor pasar (muchos reproducen, y alteran para disimular, lo que leen en el periódico de PRISA).

26 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios