Archivo diario: abril 17, 2011

Todos contentos con el empate

17 de abril de 2011

Todos contentos con el empate a uno. El Barça perdonó a un Madrid en diez, pero abrochó la Liga. El Real Madrid no mereció ganar y remontó el 0-1 en inferioridad numérica. Curiosamente los mejores momentos del equipo local se produjeron tras la expulsión de Albiol. Pero vamos por orden cronológico.

De entrada Guardiola sorprendió con la presencia en el once inicial de Puyol, pero se retiró lesionado (una contractura, como Adriano). Durante el primer cuarto de hora el Barcelona tuvo una posesión del balón abrumadora: 81%. Aunque el primera remate a puerta, a los siete minutos, fue merengue. Rondando la media hora se produjo la primera jugada polémica: el presunto penalti de Casillas sobre Villa. En el campo no me lo pareció e incluso pensé que el Guaje tuvo que ver la amarilla. Viendo las repeticiones me han entrado las dudas.

En la primera parte el Madrid le entregó la pelota a los azulgranas. La posición de Pepe -como en Bilbao– facilitaba el corte y la salida rápida al contraataque. Era el cortocircuito previsto por Mourinho para el juego de toque del Barça. Pepe cumplió muy bien y además tuvo la fortuna de librarse de la amarilla (por su reiteración en hacer faltas). Tanto él como Iker Casillas (salvó al equipo en dos ocasiones de Messi) fueron los mejores en esta fase. Y esto nunca es buena señal cuando juegas en casa…

Los cracks marcaron ambos de penalti y dispusieron de excelentes ocasiones, desbaratadas por San Iker y Adriano (¡partidazo el suyo!). El argentino, discreto en la primera parte, lució mas cuando Pepe tuvo que retrasar su posición al centro de la defensa. Su balonazo al público es reprobable (como escupir) y no recibió sanción alguna. El brasileño taponó un al portugués cuando se plantaba solo ante Víctor Valdés, y sacó sobre la raya un cabezazo de CR7 que iba para dentro (donde por cierto se encontraba el portero catalán). Además poco antes del penalti cometido por Albiol, que supuso su expulsión, Cristiano Ronaldo lanzó una falta que se estrelló en la base del poste. Precisamente los locales, hasta la aparición de Özil tras la roja, solo creaban peligro a balón parado. Especialmente en los saques de esquina.

Con el partido roto (diez contra once) la entrada al campo de Ózil le dio más profundidad y conducción al escaso juego blanco. Y unas arrancadas de Carvalho desde la defensa marcaron el espíritu a seguir: casta y orgullo.

A Alves le perdonaron la amarilla, su segunda, en la pena máxima señalada por su entrada sobre Marcelo. Xavi mandó un tiro al larguero. Y Afellay es un jugador que me sigue dejando muy buenas impresiones.

Esto ya es pasado. El miércoles nos jugamos la final de la Copa en Valencia.

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol