Inside Job

27 de marzo de 2011

Inclúyanme entre quienes se alegraron de ver que el documental Inside Job ganaba un Oscar. La película nos recuerda que la crisis financiera de 2008, cuyas consecuencias siguen arruinando las vidas de millones de estadounidenses, no se produjo sin más: fue posible gracias al mal comportamiento de los banqueros, los reguladores y, sí, los economistas.

Lo que la película no señala, sin embargo, es que la crisis ha generado toda una nueva serie de abusos, muchos de ellos ilegales, así como inmorales. Y las principales figuras políticas están, después de mucho tiempo, dando algunas muestras de cierta indignación. Desgraciadamente, esta indignación no se dirige contra los abusos de los bancos, sino hacia quienes tratan de hacer que los bancos respondan de esos abusos.

El detonante inmediato ha sido el pacto propuesto entre los fiscales generales de los Estados y el sector de los servicios hipotecarios. Según el senador Richard Shelby, de Alabama, el pacto es una “estafa”. El dinero que se exigiría que los bancos asignasen a la modificación de hipotecas sería una “extorsión”, declara The Wall Street Journal. Y los propios banqueros advierten de que cualquier medida contra ellos pondrá en peligro la recuperación económica.

Todo lo cual confirma que los ricos no son como ustedes y como yo: cuando infringen la ley, son los fiscales quienes se ven sometidos a juicio.

(Paul Krugman: Un abuso de más de las instituciones)

El viernes se estrenó “Inside Job, el documental de Charles Ferguson que desvela las causas de la crisis financiera mundial provocada por las hipotecas subprime y señala a sus responsables. Ganador del Oscar al mejor documental, está narrado por Matt Damon y cuenta con el testimonio de inversores como George Soros y William Ackman, economistas como Nouriel Roubini, Raghuram Rajan y Simon Johnson, y del director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn (el sustituto del huido Rodrigo Rato).

Ferguson señala en su cinta a economistas, ejecutivos de los grandes bancos y políticos, quienes impulsaron la toma de riesgos para obtener mayores rentabilidades en los activos financieros. Cuando el director de la cinta recogió el premio de la Academia de Hollywood comenzó su discurso diciendo “discúlpenme, pero debo arrancar señalando que tres años después de que estallara nuestra horrible crisis causada por el fraude financiero masivo, ni un solo ejecutivo ha sido encarcelado, y eso está mal”.

Como curiosidad, en el dossier de prensa con información sobre la película, la productora Sony insertó una tabla con las notas que otorgan las agencias de calificación de riesgos a la solvencia de deuda pública y corporativa. S&P, Fitch y Moody’s tampoco salen indemnes de las críticas en el documental de Ferguson, del que recogiendo las palabras usadas por el crítico de cine de El País, Carlos Boyero, “en su intento por ser realista y didáctico le ha salido una extraordinaria película de terror“.

Entradas relacionadas:

El timo de las pensiones

Estoy hasta los mismísimos de Moody’s

Clase de economía

No es oro todo lo que reluce (by John)

Krugman, Nobel de Economía 2008

7 comentarios

Archivado bajo CDI, Cine, Cultura, Política

7 Respuestas a “Inside Job

  1. Pingback: Es de biennacido ser agradecido | sombrasbaul

  2. Tengo una opinión distinta en relación con esta pieza. Me imagino que no gustará mucho, pero Inside Job es una maniobra demasiado lenta y clara de quienes NO son atacados en la película. De hecho, hace años que se sabe lo que dice, y no ha sabido aportar nada, absolutamente nada nuevo. Es suficiente con ver la reacción de Slowhand (hola amigo), para comprenderme. Un abrazo.
    http://sombrasbaul.wordpress.com/2011/04/01/inside-job-o-cuando-el-diablo-canta-nanas/

  3. Slowhand

    Mmmm, no sé si verla, tengo mis instintos asesinos a raya, y me da que va a ser difícil controlarlos…

    Haremos algún día recuento de las víctimas del capitalismo salvaje?Estos señores arruinan vidas, y la gente muere, así de sencillo.

    En fin, qué forma de empezar la semana!

    Salu2!

  4. Pingback: Inside Job

  5. Todavía hay clases, ¿siempre las habrá?

    Hay que ver esto, es una obligación moral que me impongo a la de ya

  6. Javier Sánchez

    Adrián, buen complemento tu comentario a la crítica de Carlos Boyero en El País. Aún no he visto el documental, pero la crítica me gustó tanto que la archivé para enviársela a mis amigos- tú entre ellos, así que me ahorro tu sello-.

  7. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s