¿Y por qué no Elena Salgado?

18 de marzo de 2011

Independientemente de mi opinión sobre lo mal que Zapatero, y sus asesores, están manejando el debate-no debate sobre su sucesión o continuidad, es evidente que el asunto empieza a rozar el esperpento. Les pongo dos ejemplos recientes.

1.- El primero es el hipódromo socialista que ha organizado el diario El Mundo con varios candidatos, incluyendo al Presidente. Según las votaciones va ganando el tapado. Pueden comprobar pinchando en el enlace quienes son los nombres propuestos por el periódico y como están clasificados en la carrera.

2.- Y el segundo ejemplo es el de El Mundo Today. Una gran aportación la suya: El iPhone 4 ya supera a Zapatero en intención de voto.

Y cambiando el tono me atrevo a preguntar: ¿Y por qué no Elena Salgado? A muchas personas les puede parecer descabellada esta idea. Puede que al ser novedosa provoque un escepticismo inicial. Pero les invito a reflexionar sobre ello. Y les aporto algunas consideraciones para avalar mi propuesta.

Formación y preparación: Va sobrada. Es Ingeniera Industrial en las especialidades de Técnicas Energéticas y Organización Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid (la única mujer de su promoción). También es licenciada en Ciencias Económicas en la especialidad de Estructura Económica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Métodos Cuantitativos de Gestión por la Escuela de Organización Industrial.

Experiencia: Actualmente es Vicepresidenta 2ª del Gobierno y Ministra de Economía y Hacienda. Anteriormente ocupó las carteras de Administraciones Públicas y la de Sanidad y Consumo.

Desde 1982 formó parte de todos los gobiernos de Felipe González: Directora del Departamento de Estudios en el Instituto de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria (1982-84); Directora General de Costes de Personal y Pensiones Públicas del Ministerio de Economía y Hacienda (1985-1991); Secretaria General de Comunicaciones del Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente (1991-96). Durante los últimos meses de gobierno socialista y primeros del Partido Popular, fue la Directora General de la Fundación Teatro Lírico, órgano creado para gestionar el Teatro Real de Madrid tras su reforma. El Ministerio de Defensa la condecoró en 1996 con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar (distintivo blanco) por la reorganización que practicó allí, contratada por Gustavo Suárez Pertierra.

Ha presidido los consejos de administración de Correos, Caja Postal e Hispasat y fue miembro también del consejo de Telefónica, hasta la recta final de la primera etapa socialista en la Moncloa.

En el ámbito privado su experiencia profesional se ha movido en los sectores de las consultoría y las telecomunicaciones (Lenci Consulting de 1997 a 2002, junto a José Ramón Caso, con clientes como Airtel o British Telecom). Asimismo accedió al consejo asesor de la desaparecida Arthur Andersen y de la Universidad Politécnica de Madrid, hasta que en 2002 fue nombrada Directora Ejecutiva de Vallehermoso Telecom y, en 2003, Presidente de 11811 Nueva Información Telefónica (propiedad de la alemana Telegate). Un año después accedió al consejo de Abertis Telecom y desde allí al Gobierno de Zapatero.

Huella: ha promovido dos planes E. Tuvo un fuerte encontronazo con el PP -y la Brunete mediática– a raíz de su propuesta de ley sobre el vino. Fue su momento más difícil en sus diversas tareas ministeriales, al no concretarse su plan. Su cruzada antigrasa fue un acierto sanitario (algunos recordaran su enfrentamiento con Burger King). La Ley de Reproducción Asistida y la investigación genética con usos terapéuticos contaron con la oposición de la Conferencia Episcopal. La unificación de tallas fue otro logro. La primera ley antitabaco fue suya. Diluida por presiones, consiguió establecer unos plazos para una nueva ley más restrictiva, y más acorde con las legislaciones de los países de nuestro entorno (entró en vigor a principios de este año). Y ahora le ha tocado bailar con la más fea: la crisis internacional, especialmente difícil para una España presa de ataques especulativos, agencias de calificación, una enorme burbuja inmobiliaria (tan solo comparable en gravedad a las de California y Florida).

Sus dos años al frente de la economía nacional, batallando en los frentes nacionales (su jefe, Miguel Sebastián, Comunidades Autónomas, etc.) e internacionales (UE, Wall Street, tiburones financieros, inversores, etc.) son un bagaje muy a tener en cuenta. Y soy de la corriente de pensamiento que cuando vienen mal dadas mejor apostar por valores seguros. Personas con experiencia, bregadas, con conocimiento y reconocidas cualidades como gestores. Y Elena Salgado cumple todos estos requisitos.

Y por supuesto: el voto femenino. Todas esas españolas votantes de Zapatero, desencantadas -como casi todo el mundo- del estado actual de las cosas, verían con muy buenos ojos esta candidatura. Desde luego sería el mejor legado de José Luis Rodríguez Zapatero…

11 comentarios

Archivado bajo Medios, Política

11 Respuestas a “¿Y por qué no Elena Salgado?

  1. John

    ¿Y por que no…?

  2. ¡Qué bueno Noelia! Una alegría verte de nuevo por aquí, después de tanto tiempo.

    Gustavo a mí Chacón no me convence. Me da la impresión que es más de lo mismo, ese socialismo “light”, puro marketing. De hecho va a todas partes con un equipo de rodaje (cubren todos sus desplazamientos). Y tengo muy presente el siguiente episodio: a los pocos días de ser nombrada Ministra de Vivienda se presentó con un plan ¡que era el mismo de su antecesora! Cambió un par de cosas, alteró algunas comas, pero en esencia el plan era de Trujillo y se lo apropió descaradamente.

    • Ya te digo que probablemente estuviera equivocado… Lo que pasa es que me levantó simpatías cuando los inframundos mediáticos comenzaron una asquerosa campaña contra ella (asquerosa, porque ninguno fue capaz de disimular su machismo)

      • Equivocado o acertado el caso Gustavo es que este tipo de campañas tienen un doble efecto: afianzar las convicciones de los conversos y levantar simpatías entre los opuestos.

  3. Noelia González

    Muy buena reflexión, creo que sería una gran candidata.

  4. Salgado puede ser una buena opción. A mí, y no sé si me equivoco, pero me levanta simpatía, me gustaría Carme Chacón, pero no ahora, sino se haya macerado algo más.
    Lo de El Mundo roza el ridículo a veces: casi es más seria la información de El Mundo Today. Lo que está claro es que tiene que hacer lo que los estadounidenses: dos legislaturas solo, creo que como norma sería una buena idea.

  5. Pingback: ¿Y por qué no Elena Salgado?

  6. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s