Archivo diario: marzo 15, 2011

La edad de oro del doping español

15 de marzo de 2011

Alcalá, de la COPE, tiró la piedra, escondió la mano y abrió la caja de los truenos. La cadena luego emitió un comunicado disculpándose con los equipos afectados por la información (Barça y Valencia). Cosas de las peleas por las audiencias. Y del personaje en cuestión, cuya forma de ser y actuar ha quedado en evidencia en numerosas ocasiones. Porque acusó sin aportar datos ni pruebas. E involucra a terceros (Real Madrid) para dar veracidad a su información.

“El fútbol español está limpio”  declaró rápidamente Jaime Lissavetzky (Secretario de Estado para el Deporte desde abril del 2004 y que también fue Consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid de 1985 hasta 1995).

El Sr Lissavetzky es conocido por reaccionar tarde y mal en estos asuntos del dopaje. No practica la “medicina preventiva” y solo se mueve -sin celeridad- una vez conocidos los hechos. Los acontecimientos le atropellan. Y así hemos vivido hechos asombrosos como la suspensión de Valverde en Italia (implicado en la Operación Puerto) o la contratación por parte de Odriozola de técnicos y preparadores de pasado más que dudoso (Operación Galgo).

En la Wiki de Jaime Lissavetzky podemos leer más al respecto:

[…] El 23 de mayo de 2006 se conoció la Operación Puerto una investigación de contra el dopaje en el deporte de élite que desarticuló una red de dopaje en España, liderada por el médico Eufemiano Fuentes. A pesar de que desde un primer momento se apuntó a que los deportistas clientes de la red de dopaje pertenecían a numerosas disciplinas (fútbol, tenis, ciclismo, boxeo), en el informe del caso sólo aparecieron ciclistas. El mismo Lissavetzky afirmó que sólo había ciclistas implicados en el caso, contradiciendo a lo dicho en un primer momento por la Guardia Civil y el presidente de la UCI. El juez del caso se negó a identificar a los clientes deportistas (amparándose en que el dopaje no era un delito según la legislación española vigente en ese momento), y también rechazó las peticiones efectuadas por distintos organismos deportivos internacionales (AMA, UCI) para tener acceso a las pruebas y poder imponer sanciones deportivas a los deportistas implicados.

La nueva ley antidopaje española (que contempla penas de cárcel de entre seis meses y dos años para los inductores de dopaje e implica la colaboración de cuatro ministerios), impulsada por Lissavetzky, no llegó a tiempo para juzgar el caso, y tampoco tuvo carácter retroactivo. El Secretario de Estado justificó esta situación afirmando que los tiempos de la Justicia y los del deporte no siempre coinciden.

Lenta puesta en marcha de la AEA

Ya con la nueva ley en marcha (fue aprobada por las Cortes en 2006), Lissavetzky fue el responsable de desarrollar los decretos que articulaban la ley antidopaje, aunque estas no entraron en funcionamiento hasta dos años después de que se aprobara la ley antidopaje en las Cortes, por lo que durante dos años no se aplicó la ley antidopaje. Por ejemplo, el 14 de febrero de 2008 se publicó en el BOE la creación de la AEA (Agencia Estatal Antidopaje), aunque esta no fue constituida hasta cinco meses después (a pesar de que en el BOE se especificaba que no podría demorarse más de 60 días), el 22 de julio; además, se anunció que la AEA no sería operativa hasta septiembre por disputarse en agosto los Juegos Olímpicos.

Poco antes del inicio de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, se vio obligado a dar una rueda de prensa como consecuencia del positivo por EPO de Maribel Moreno en un control antidopaje, pidiendo a la ciclista que delatara a sus cómplices.

Polémica prohibición de controles nocturnos

En abril de 2009 aprobó un decreto que impedía realizar controles antidopaje dentro de España (tanto a deportistas españoles como a extranjeros y aunque lo ordene un organismo internacional) en horario nocturno (23:00 – 08:00), contradiciendo la normativa de la AMA (que implica una disponibilidad de 24 horas para los controles).

Esta medida fue duramente criticada por la AMA y por diversos medios extranjeros, puesto que concede un período blindado a los controles que concede una oportunidad para doparse y dando un margen suficiente para que los parámetros fisiológicos volvieran a ser normales antes de las seis de la mañana, hora en la que podrían empezar a realizarse los controles antidopaje sorpresa. El diario alemán Der Tagesspiegel publicó que Si quiere doparse y dormir tranquilo, puede ir a España. El semanario alemán Süddeutsche Zeitung afirmó que las autoridades deportivas españolas son tolerantes con el dopaje y que España acoge dopados, es el Dorado de la comunidad del dopaje global, apuntando asimismo que no es normal que Lissavetzky sea miembro de la AMA cuando la Operación Puerto sigue sin investigarse en España y las únicas confirmaciones de deportistas clientes se han realizado fuera de España, en Alemania e Italia.

Durante su mandato se presentó la candidatura de Madrid para acoger los Juegos Olímpicos de 2016. David Howman, director general de la AMA, pidió por ello que se derogue esa prohibición para realizar controles antidopajes nocturnos. Lissavetzky afirmó sentirse sorprendido por esta petición, tildó de imprudente la crítica realizada y afirmó que España es un país líder en la lucha contra el dopaje.

El 2 de septiembre el COI publicó un informe en el que valoraba las candidaturas de las distintas ciudades, en el que se mostró crítico con la candidatura de Madrid destacando precisamente como una de sus principales carencias la legislación antidopaje española, poniendo en duda su compatibilidad con la legislación de la AMA. Lissavetzky aseguró en un primer momento que la normativa española era absolutamente compatible con la del COI, aunque pocos días después impulsó una modificación de la misma para agradar al COI. […]

Estimado candidato a la alcaldía de mi ciudad siento contradecirle: en el fútbol ha habido y hay doping (los pocos casos conocidos son por el descaro con el que se actuó). Y seguirá existiendo mientras algunos de los sospechosos habituales –Padilla y Fuentes– sigan en activo. Tenemos un ejemplo claro de la semana pasada: el Dr. Fuentes volvió a ser contratado por el Universidad de Las Palmas, de la Segunda B. Es su segunda etapa en el club.

¿Nadie se ha parado a pensar por qué el fútbol italiano ha perdido preponderancia? Tanto sus clubes como la selección. De ser claros dominadores ahora han quedado relegados. El Inter y su Champions del año pasado son la excepción que confirma la regla. ¿Cuántos jugadores nacionales formaban en las filas de la escuadra dirigida por Mourinho?

Zeman hizo las primeras denuncias y mataron al mensajero. No volvió a entrenar en Italia. Sus preguntas sobre la excesiva musculación de Del Piero y otros jugadores levantaron ampollas. Luego se ha ido sabiendo por declaraciones (Zidane entre otros) e imágenes (Cannavaro) que algo estaba sucediendo. Algunas prácticas estaban permitidas. Y posteriormente fueron prohibidas. España, por ejemplo, fue el último país relevante del planeta fútbol europeo en prohibir la carnitina (sustancia muy popular en la décadas de los 80/90).

Marca publicó un informe la semana pasada sobre los controles antidoping en nuestra Liga. Y había un dato revelador: no se hacen análisis de sangre, solo de orina. Y creo que todos somos conscientes de la picaresca alrededor de los tubitos de micción (ajena). Tan solo los equipos en competiciones europeas se someten a los “vampiros” de la UEFA. Con cita previa. Lo que ha provocado situaciones sospechosas: el Barça anuló un entrenamiento y cambió el lugar de otro. En ambas ocasiones los culés fueron multados, por el máximo organismo europeo, por dar plantón a los enviados para efectuar los controles. A la tercera fue la vencida -meses después de la primera y fallida cita- y todos los jugadores analizados estaban limpios.

Cuando el rio suena agua lleva. Y quizás por eso el Le Monde acusó a los dos grandes clubes españoles. Fueron demandados y tanto Barcelona como Real Madrid ganaron y recibieron sus correspondientes indemnizaciones (condenaron al rotativo a pagarles 300.000€ y 330.000€ respectivamente).

Enlaces de interés:

P.D.: antes del Mundial 82 de España, el del Naranjito, la FEF hizo unas pruebas sorpresa en la Primera División. Aquel informe nunca vio la luz: era aterrador.

17 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Medios