Archivo diario: febrero 18, 2011

Un siglo de canciones 94: “Who By Fire” (por Elena Gabriel)

18 de febrero de 2011

 

En Agosto de 1974,  CBS pone a la venta «New Skin For The Old Ceremony«, el cuarto álbum de Leonard Cohen  en estudio; un disco diferente en sonido, adornado con instrumentos nuevos: viola, percusiones, mandolina… más adornado en la producción que sus antiguos LPs, sus canciones de songwriter.

La portada no dejaba de ser polémica: una ilustración de dos ángeles copulando, extraída del Rosarium Philosophorum, un texto relacionado con la alquimia y con los Libros Tibetanos. Por supuesto censurado en España (un ala tapaba lo que el censor no quería que se viese) y también en USA, donde se publica en su primer edición, con una foto de Cohen como carátula.

Entre las varias joyas, una destaca por su peculiar sentido del humor al usar un texto bíblico como  base lírica: “Who By Fire”. Cantada a dúo con Janis Ian -también judía-, Cohen utiliza la estructura y parte del Unetanneh Tokef, un extracto litúrgico del judaísmo, para escribir uno de sus temas más brillantes. Esta plegaria se recita en Rosh Hashannah y en Yom Kippur, respectivamente el Año Nuevo y Día del Perdón hebreos.

Cohen hace una interpretación lírica de este texto en lo que viene a ser un cuento más del Midrash: Midrash son las versiones fabuladas y noveladas de los antiguos textos  Judaicos, incluída la Biblia.

De la plegaria original…

On Rosh Hashanah it is inscribed,
And on Yom Kippur it is sealed.
How many shall pass away and how many shall be born,
Who shall live and who shall die,
Who shall reach the end of his days and who shall not,
Who shall perish by water and who by fire,
Who by sword and who by wild beast,
Who by famine and who by thirst…

(En Rosh hashanah se inscribe y en Yom Kippur se sella. Cuantos fallecerán y cuantos nacerán, quien vivirá y quien morirá. Quién llegará al final de sus días y quién no, quién perecerá por el agua y quién por el fuego, quién por el acero y quién por una bestia salvaje, quién por hambruna y quien por sed…)

 …Cohen,  judío liberal practicante y respetuoso del Sabbat, un hombre que vivió durante 5 años en un monasterio Budista Zen, cerca de Los Angeles, hace su particular versión:

Quién por fuego, quién por agua, quién bajo el sol, quién de noche

quién por una terrible experiencia, quién por un juicio sencillo,

quién en el alegre mes de mayo, quién en su lenta decadencia

y… ¿de parte de quién?

Quién en su desliz solitario, quién por barbitúricos,

quién en su sueñ de amor, quién por medio de algo sin filo,

quién por avalancha, quién por pólvora,

quién por su codicia, quién por su hambre

¿Y quién debo decir que llama?

Quién por su valiente afirmación, quién por accidente,

quién en soledad, quién en este espejo,

quién por órdenes de su mujer, quién por su propia mano,

qiuén mortalmente encadenado, quién engrandecido…

¿Y quién llama, por favor?

Una canción como tantas otras, sin mayor relevancia, sin artículos al respecto y sin repercusión en los medios. Simplemente una poesía de Leonard Cohen que indaga, una vez más, en la duda, en el miedo, en la inseguridad. Juega con el contrasentido de la vida. Construye un trozo de música y lírica a base de pesimismo innato adornado con risa y resignación. Una burla a la fatalidad. Un guiño al desafío. Una visión post-moderna de nuestra fragilidad como mortales…

Reemplaza la lista antigua de maneras de morir por otras, más actuales, como barbitúricos o pólvora… o el deseo de una mujer… añadiendo la frase «¿De parte de quien?«, como si Dios estuviera llamando por teléfono… 

Otra canción en la que exorciza sus fantasmas y desafía a su propia fe.

«Who By Fire»

And who by fire, who by water,
who in the sunshine, who in the night time,
who by high ordeal, who by common trial,
who in your merry merry month of may,
who by very slow decay,
and who shall I say is calling?
And who in her lonely slip, who by barbiturate,
who in these realms of love, who by something blunt,
and who by avalanche, who by powder,
who for his greed, who for his hunger,
and who shall I say is calling?

And who by brave assent, who by accident,
who in solitude, who in this mirror,
who by his lady’s command, who by his own hand,
who in mortal chains, who in power,
and who shall I say is calling?

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

10 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones