Abogados, periodistas y políticos

23 de enero de 2011

 

Abogados, periodistas y políticos son los actores del ¿último? sainete que tiene a la ley Sinde como protagonista. Para completar el póker de mis profesiones favoritas solo faltan los taxistas (¿nunca les ha conducido un ministro de Hacienda o un Presidente de Gobierno?). Estos profesionales (leguleyos, periodistas, políticos y taxistas) saben de todo, opinan de lo divino y lo humano, tarifan por servicios y tienen una rara habilidad de amargarnos puntualmente la existencia. Es obvio que hay excepciones: un familiar “esclavo” del volante, al servicio de un patrón que le exprime; abogados y políticos honrados y trabajadores; amigos que son periodistas, independientes y alejados del mundanal ruido, al que observan con imparcialidad, libres de ataduras y compromisos. Pero quedan sepultados por “los otros”.

Volviendo al tema: todos los personajes de la trama Sinde quedan al descubierto. Las manipulaciones de unos y otros, sus afanes de protagonismo (los que un día fueron convocados vs los que no), sus incoherencias (nos reunimos con partidos sin luz ni taquígrafos pero nos ponemos dignos si la iniciativa no es nuestra, y no queda claro el provecho que podamos obtener), etc. Y lo más preocupante: no entender ni respetar lo que es nuestra democracia representativa (las leyes se discuten y debaten en el Congreso y el Senado, por los representantes electos).

Si desean una crónica de los hechos les recomiendo leer el post de J.R. Mora (su ilustración encabeza esta entrada):

Egos reunidos

Entradas relacionadas:

Unos apuntes sobre la denominada Ley Sinde

El Roto les retrata

La música ausente de “la cena del miedo”

Especies que desaparecen (por Julio Valdeón Blanco)

10 comentarios

Archivado bajo Cultura, Medios, Política

10 Respuestas a “Abogados, periodistas y políticos

  1. La verdad es que no me ha quedado claro si Mora se refiere a la “reunión para Amador” o a alguna otra. Pero en ambos supuestos no puedo sino manifestar mi acuerdo tanto con tu opinión como con la de Mora (ésta última un poco más opaca en su exposición por demasiado adjetivada, pero creo que la he entendido).

    • No tiene nada que ver con la “reunión para Amador” (igual a Slowhand le ha pasado lo mismo que a ti): es sobre unas propuestas de modificación de la ley Sinde para ser debatidas hoy en el Senado, las reacciones de otros, el protagonismo de unos y otros, etc. ¿De verdad no se ha entendido el artículo de J.R. Mora? ¿O más bien no se ha leído? También podrían ser ambas cosas…que no son incompatibles.

  2. Slowhand

    Muy buenas,

    Desde luego, muy pero que muy interesante. Parece que al menos el sr. Savater sí que ha conseguido algo (no sé si intencionadamente): avivar y mucho el debate. Lo cual yo creo que no puede ser sino muy positivo. Y llegados en este punto me pregunto: ¿no sería ahora cuando haría falta un “jefe” de Cultura verdaderamente capaz, y con ganas de solucionar de verdad esto?

    Salu2.

    • Muy buenas y santas,

      Le das demasiada importancia al Sr. Fernández-Savater. Slowhand piensa que este debate viene desde el año 2000 (encarnado bajo distintas apariencias, pero con un trasfondo que no deja de ser el de la propiedad privada, en este caso intelectual, y los derechos de autor y conexos). Y su caso, como el de los demás, es otro ejemplo de los “egos reunidos”, que tan bien ilustra J.R. Mora.

      Y cada día que pasa está más clara mi percepción: no pagar a los derechohabientes. Y a lo mejor muchas de las críticas surgidas desde la Red tienen que ver con la siguiente noticia: Internet el medio más tocado por el recorte de publicidad institucional para 2011.
      http://bit.ly/f5FkMt

      Y sinceramente pienso que no es un problema de Cultura (ni de esta ministra ni de sus predecesoras/es). Inicialmente fue un problema de Industria que decidió hacer la vista gorda, mirar para otro lado, porque “había que ayudar a las telecos a crear nuevas áreas de negocio”. Y ahora es un problema de Interior y Justicia: incluir como delito en el Código las prácticas ilegales y alégales. Me baso en la legislación británica que es la de mi gusto. Y por supuesto retirar la circular de la Fiscalía (emitida bajo un gobierno presidido por Zapatero) por la que se recomendaba a los jueces que los enlaces a páginas de descargas no era ilegal. Por tanto la ley Sinde sobraría.

      Y por cierto: no me avergüenza defender a empresas y productoras de cultura y entretenimiento, así como a artistas y autores.

      • Slowhand

        Llevas razón. Sí, es cierto, es un debate antiguo (demasiado?). Pero sí que me ha llamado la atención la repercusión que ha tenido el artículo.

        Me parece totalmente lícita la defensa de la industria. Yo, personalmente, estoy convencido de que debe haber una industria puntera y fuerte, lo que implica buenos productores, ingenieros de sonido, a&r’s…¿Qué hubiera ocurrido en la música sin Ahmet Ertegün, Phil Spector, Tom Dowd, etc?(aunque también hay Allen Klein y similares…). Lamentablemente, parece que eso, la gente, no lo ve.

        Y enlazando con eso es por lo que de verdad creo que es un problema de cultura y de Cultura.
        -De cultura, porque una industria que ha cambiado todo un modelo de calidad por el de usar y tirar, con OT como paradigma, tiene muy difícil volver a convencer a la gente de que la música es algo más que 3 minutos para bailar con vasos de tubo. Hoy “Yesterday”, de haberse grabado, lo habrían hecho Paul McCartney, un sintetizador y ProTools ¿Cómo es que hasta que comenzó la crisis del sector no había manera de encontrar discos con libretos decentes, prácticamente no había ediciones especiales, ni disco-libros, etc.?En mi opinión, porque no hacía falta, se vendía tanto, que para qué…
        – Y de Cultura, porque dudo que los ponentes sepan ni qué es un modem (y de verdad que no es falta de respeto, pero es lo que al menos a mí me transmiten, sobre todo cuando hablan del famoso canon); están planteando el problema como una cuestión de buenos y malos, de ladrones contra creadores, y así mal vamos.
        No creo que esta ley vaya en defensa de los creadores especialmente. Ir en defensa de los creadores sería imponer mayores cuotas de derechos de autor, garantías para los trabajadores de la industria cultural, etc. Ojo, me parece lícito que la industria defienda lo que considera suyo, pero llamemos a las cosas por su nombre. ¿Hago daño si me bajo un directo del 78 en el Fillmore de Van Morrison?Pues creo que no. De verdad que si lo pudiera encontrar en una tienda, lo compraba.

        Bueno, es un poco un ” batiburrillo”, pero son cosas que creo que no se tratan, y que son importantes. Es por esto que, en mi opinión, hace falta un debate serio por ambas partes que aún no se ha producido.

        Salu2, y perdón por la extensión.

  3. Gracias, muy interesante Adrian, tanto como el post de JR Mora.

  4. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s