¿Pactaron las 4 grandes discográficas el precio de la descarga digital?

13 de enero de 2011

La agencia Reuters ha distribuido una noticia muy interesante que reabre un caso del 2008. La traducción al español de la nota original es bastante mala, pero la reproduzco tal cual se ha publicado en algunos medios:

Sony, Vivendi, Warner Music y EMI, entre otras compañías, serán juzgadas por prácticas monopolísticas en Internet

Las principales discográficas de EEUU han perdido una apelación ante el Tribunal Supremo contra una demanda por prácticas monopolistas. En ella, se acusa a los grandes sellos de conspiración para fijar los precios de la música que se vende en Internet. El caso se remonta varios años atrás, cuando varias personas que descargaban música en Internet demandaron a las grandes discográficas estadounidenses, que controlan más del 80% de las ventas de música digital en el país.

En aquella demanda, se acusaba a las compañías de acordar un precio mínimo mayorista de unos 70 céntimos por canción cuando los rivales comenzaron a ofrecer música en Internet a un precio mucho más bajo. La querella en cuestión fue rechazada por un juez federal en 2008 y se recurrió al tribunal de apelaciones. Dicho tribunal determinó que el magistrado erró en su veredicto y puso en marcha de nuevo la demanda.

Según el tribunal de apelaciones, los demandantes habían aportado suficientes hechos que sugerían que hubo una conspiración entre las grandes discográficas para fijar los precios de la venta de música en Internet y remitió el caso al juez para que continuara adelante con él. Los abogados de una serie de compañías -entre ellas Sony, una unidad de Vivendi, Warner Music y EMI- apelaron la sentencia, alegando que el caso planteaba asuntos importantes y recurrentes que requerían de una resolución del Tribunal Supremo, que finalmente ha rechazado la apelación de las discográficas.

El caso antimonopolio continúa adelante.

Unas aclaraciones:

  • los 70 céntimos equivalen más o menos a medio euro.
  • la única estadounidense es Warner (en manos de un fondo de inversión de capital riesgo), mientras las otras tres son francesa (Universal), japonesa (Sony) y británica (EMI, también controlada por un fondo).
  • la «unidad de Vivendi» es Universal (la antigua Polygram más MCA).

Decía que me parecía un  caso muy interesante porque llevo años opinando que es imposible que las discográficas aplicasen según qué soluciones en el mercado USA, por sus leyes antimonopolio. El precio y la negociación colectiva eran algunas de ellas. Las tiendas online eran otra. Los partidarios de la «barra libre», interesados en otros asuntos, no tomaron nota nunca. Y periodistas como Berlín, Escolar, Varela, etc. siguieron a lo suyo. En vez de informarse antes de opinar. Este asunto de ahora -ya veremos su desarrollo- es otro argumento más que me da la razón. De hecho en octubre del 2009 escribía para Efe Eme un artículo al respecto, del que ahora extraigo varios párrafos:

[…] La aparición de Internet en la década de los 90 del siglo pasado empezó a poner todo patas arriba. ¿Se durmieron las multis en sus laureles? Puede. Es la idea que han manejado los “enemigos” (aquellos que tienen intereses en las operadoras telefónicas y de acceso a la Red). Lo cierto es que Universal a finales de los 90 ya estaba explorando las posibilidades comerciales y de negocio en Internet. El modelo era el de la explotación cinematográfica (cines, video, pay per view, canales de TV de pago, canales generalistas de TV). BMG compró Napster. Algunas Webs de venta online estaban fomentadas por varias majors. ¿Qué otras alternativas estaban a su disposición? No muchas más. Hace 10 años se introdujo el streaming y no arrancó. Hoy en día ha resucitado y parece una formula de éxito. En mi opinión es un sustituto a las emisoras de radio (cuyo rol en la difusión de músicas y artistas ha sido decisivo).

El fenómeno del P2P tuvo tres actores principales: Napster, Kazaa y LimeWire. A principios de 1999 los Napster entablaron conversaciones con las principales compañías estadounidenses. Partían de la idea que los artistas no cobraban sus royalties y la usaron para presentarse ante la comunidad creativa como “artist friendly”. Pasaban por alto algunos aspectos básicos: los adelantos sobre regalías tienen que recuperarse; las compañías no podían negociar sobre derechos no contemplados en sus contratos con los artistas (y ya había habido problemas con la aparición del CD y los acuerdos firmados antes de 1980) y debían renegociar, con un previsible coste; las estrictas leyes anti trust de EE.UU. imposibilitaban acuerdos globales de la industria; el temor a romper un modelo de negocio basado en la venta de álbumes y no de canciones, lo cual implicaba un salto atrás de al menos 25 años (a grupos y solistas tampoco les favorecía). Estos factores configuraban el escenario hace 10 años.

En el cambio de siglo algunos mercados sufrían la plaga del Top Manta. En España se tardó años en perseguir esta lacra. En países como México y Brasil es una realidad que domina el mercado. Los intentos de movilizar a los gobiernos no tuvieron el apoyo requerido. O cuando llegó era demasiado tarde. Por aquí nos encontramos con problemas del tercer mundo (piratería) y del primero (descargas).

Cuando la industria pidió ayuda -a las agencias gubernamentales y ministerios del ramo- para regular el mercado de las descargas, la respuesta era invariablemente la misma en todo el mundo: había que ayudar a las telecos a desarrollar su negocio y no se les debía poner trabas. Llegados a este punto sólo puedo comentar el tremendo error de esos mandatarios que ahora se ven forzados a tomar medidas drásticas (abarcan desde la desconexión a Internet hasta la invasión de la privacidad de tus datos)

Y a todo esto dejo para el final un dato de lo más esclarecedor: leía las navidades pasadas en el Wall Street Journal como las discográficas habían perdido la batalla de las relaciones publicas en los medios que crean opinión. Se refería al New York Times, Washington Post, LA Times, etc. Sostenía la tesis que la razón principal era porque las disqueras no contrataban publicidad en esos medios. Y las empresas tecnológicas sí… […]

10 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, Música, Medios

10 Respuestas a “¿Pactaron las 4 grandes discográficas el precio de la descarga digital?

  1. Estamos en plena encrucijada. A saber cuál será el caballo ganador y quién será el jinete. Emocionante momento, sin duda.

  2. Buenísimo el post, Adrián, muy ilustrativo. Y da un poco de vértigo pensar en las consecuencias que pueden derivarse de todo este panorama.

  3. De la serie,» ¿dónde están mis royalties y por qué el porcentaje es tan escaso?», una historia con moraleja:

    «Bacon started out as a bass player in a band called ComSat Angels, who signed to Polydor (now part of Universal) in 1979, making three albums for the label. «After we started Awal, we asked Universal if we could sub-license the albums and release them digitally, but Universal wouldn’t allow us to do it,» says Bacon. The band eventually saw a press release stating that Polydor had started a smaller label to re-release «classic» albums digitally – ComSat Angels records included.

    «We thought: ‘That’s interesting, it was a deal that was signed in 1979, with no mention of digital.’ I don’t remember signing an ‘any of the formats that will ever be invented in the universe’ clause,» says Bacon. «We’d give them a call – not to stop them, but to find out how much we were going to get paid per download, as digital was not included in the original deal.» The band were told the rate would be 9% of 90% of the sales price per download – minus a 20% «packaging deduction». Exactly how these figures are reached remains a mystery, as Polydor have yet to respond to queries.

    The band also asked if Polydor could send them a royalty statement, as they hadn’t seen one in 20 years. The label representative asked for their bank details, to pay them the money. Then all went quiet. Despite numerous subsequent phone calls and emails, the band has yet to receive a penny.»

    Behind the music: Awal keeps digital royalties from going awol | Music | guardian.co.uk

  4. Siempre me ha sorprendido que relaciones la caída de BMG con su intento de compra de Naspter y me alegro de que esta idea no aparezca en este texto en concreto.

    Después de spotify, el streaming es mucho más que un sustituto de la radio. También es un sustituto de las descargas, y en Suecia se vende la suscripción Premium en un solo paquete con la contratación de la conexión a Internet, matando así dos pájaros de un tiro:

    Spotify now available at Telia – Spotify

    Mientras, las majors tiran cada una por su lado, y sin que las leyes antimonopolio tengan nada que ver con esta incapacidad para acordar una estrategia conjunta:

    Behind the music: Why can’t labels agree on a music streaming service? | Music | guardian.co.uk

    Por cierto, ya me gustaría ver algo similar a este tag de The Guardian en algún medio español, especialmente la sección «Behind The Music».

    Yo me iría olvidando de temas como los manteros y las descargas, que empiezan a apestar un poco a viejuno, y me centraría en el streaming, en cómo rentabilizarlo y, sobre todo, en cómo remunerar a los artistas justamente, que sigue siendo una cuestión esencial y poco tratada, aunque cada vez lo va a ser más en el segundo caso -para desgracia de quienes callan interesadamente a este respecto.

    Eminem label loses court battle over digital royalties | Music | guardian.co.uk

  5. Interesantísimo post. Gracias, Adrián.

  6. Krmelo

    Recuerdo la frase del presidente de una de estas multis en España, a finales de los 90s, cuando le pregunte si era consciente de lo que se les venia encima: «A mi me quedan cuatro telediarios, los que vengan detras que apechuguen».

  7. iñaki atela

    «¿Se durmieron las multis en sus laureles?» …Tardaron años en reacionar y en ofrecer una alternativa profesional al P2P. Permitieron que toda una generacion se aconstumbrara y pensara que la musica era gratis. Nadie hizo nunca tanto daño a los musicos.

  8. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s