Archivo diario: enero 9, 2011

Paseos navideños

9 de enero de 2011

Se acaban las fiestas y quisiera compartir mis paseos navideños (y algunos hallazgos). El primero fue a Nueva York y La Mundana me descubrió este templo de las hamburguesas: 5 Napkin Burger. Se llaman así por las 5 servilletas que vas a necesitar para limpiarte. Estuvimos en su local de Hell’s Kitchen (en la novena avenida con la calle 45), un barrio que ha dado un cambiazo tremendo, para bien. La calidad de la carne y el tamaño de la hamburguesa, son sencillamente impecables. Ofrecen una sorpresa: sushi. Pero no nos atrevimos. Nos reservamos para nuestro clásico favorito: Hatsuhana. El japonés donde empezó “la japofiebre” en NY, en 1977. Y que 5 años después fue también nuestra introducción a las delicias del sushi, sashimi, rollos California, sake, etc.

Antes de terminar el año me acercaron a Carbonero el Mayor, un pueblo segoviano. A la catedral del buey, El Riscal, que no conocía. Jorge y yo habíamos quedado con Mari Cruz (fan y propagadora del local, frecuentado también por los futbolistas del Madrid y del Atleti). Por esos parajes de la Tierra de Pinares ya encontró alimento -y caza- el hombre paleolítico que grabó en las pizarras de Domingo García un arte naturalista.

D. Jesús García Pascual y su esposa Dª Petra Álvarez García fundaron en  1958  el  restaurante El Riscal, situado en la plaza de España en pleno centro de Carbonero el Mayor. Se optó por el nombre de Riscal por un paraje cercano lleno de riscos. Más adelante en el año 1977 junto con sus hijos Jesús, Javier e Isabel, deciden situarse a las afueras del pueblo, comenzando así una nueva época.

D. Jesús tenía una gran afición por el ganado vacuno y se la inculcó a sus hijos y con ellos, empezó algo único en toda España: “la producción de bueyes de trabajo españoles. Actualmente el restaurante es regentado por D. Jesús García Álvarez y D. Javier García Álvarez.

D. Javier García y D. Jesús García empezaron a criar bueyes hace 15 años siempre con la ayuda y el buen hacer de su padre D. Jesús García Pascual. Mantienen una explotación continuada de unos 100 ejemplares (los bueyes son escogidos y seleccionados por Javier García, veterinario además de ganadero y restaurador).
 
La idea de estos ganaderos, surge ante la situación curiosa y contradictoria que se daba, ya que el buey aparece en los menús de todos los restaurantes, cuando en realidad toda la carne procedía de vacas. En aquel momento, decidieron ponerse en contacto con las ganaderías de vacuno de lidia, para adquirir todos los bueyes posibles.

Y el primer lunes de enero de este año en vez de ir a Cuenca a comer, se hizo tarde y fuimos a Chinchón.

El sitio que pensábamos visitar estaba cerrado. Afortunadamente, porque descubrimos La Casa del Pregonero. Con una carta encabezada por una cita de mi adorado Mark Twain ¿dónde iba a querer comer? Agradezco a Jorge su comprensión. Y aunque no tomamos el menú salimos enteramente satisfechos (compartimos unas pochas con perdiz y un plato de  patata rota, setas, huevo poche y trufa, de primero, y una fideua de marisco, de segundo, regado con un buen Gran Reserva de Madrid a muy buen precio).   

Estuvimos en un confortable patio interior, decorado con sencillez y buen gusto. Todo el local pertenecía a la casa que fue del último pregonero de Chinchón.

Y para terminar, alimento para el espíritu. Lo descubrí paseando por el blog del gran Diego Fernández Magdaleno, Premio Nacional de Música 2010. Se trata de una pieza del excelente compositor catalán Benet Casablancas: “La Paloma De La Paz“, de suHomenaje a Picasso“.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, General, Recomendaciones