Otra manita del Barça

20 de diciembre de 2010

Otra manita del Barça. Y ya van cuatro, si no me equivoco. Más los ocho al Almería. La víctima en este caso fue el Espanyol, quien además hizo un buen partido. Dio la cara, y se la pintaron. La voracidad culé no conoce límites. Y han alcanzado un nivel de forma y juego espectacular. El sábado además la velocidad en el juego de medio campo hacia adelante fue vertiginosa. Al primer toque y directos al área rival. Sin manierismos ni excesivos toques. Esto lo dejaban para salir de atrás con el balón controlado.

Las apariciones de Pedro -y su rapidez- fueron determinantes. Y anotó dos tantos. Los otros tres fueron obra de Villa (2) y Xavi (otro partidazo). Y los puntuales desaciertos arbitrales que les favorecieron no empañan su triunfo. El gol periquito fue del excelente Osvaldo.

El único consuelo blanco es que solo estamos dos puntos detrás. Y también, como me comentaban algunos amigos y conocidos azulgranas, que a los blaugranas les va a resultar muy difícil mantener este tono. Pep Guardiola venía decir lo mismo en la rueda de prensa después del encuentro.

Quien se despachó a gusto tras el partido fue Mourinho. Mostró su indignación por el arbitraje de Clos Gómezen un papel elaborado por Megía Dávila tenía anotados 13 errores– y el desamparo que dice sufrir de los estamentos del club. Todos entendieron que se refería a Jorge Valdano. Añadiría que las puyas también iban dirigidas al Director de Comunicación. Así tapaba el debate y las preguntas sobre el mal juego del equipo. Pero lo afrontó: vino a decir que si fuese público no habría pagado la entrada o cambiado de canal para ver un partido “del campeonato de Vietnam“. Y digo yo: dejar el fútbol en los pies de Khedira y Lass fue decisión suya. La entrada de Granero (y de Pedro León), cambió el rumbo y se vio mas toque y profundidad. A pesar de estar con un jugador menos.

El arbitraje fue calamitoso. Peor que el bajísimo nivel medio al que estamos acostumbrados. No contabilicé los fallos, como hizo -o le hicieron- el técnico portugués. Porque además debería añadir los que perjudicaron al Sevilla. Aunque por la gravedad de los mismos salió peor parado el Real Madrid. A los errores de apreciación en más de media docena de fueras de juego -para ambos equipos- solamente puedo decir que los auxiliares de línea (especialmente uno) no ayudaron en nada al trencilla. La injusta expulsión de Carvalho (dos amarillas) dejó innecesariamente al equipo local en inferioridad numérica: un lance fortuito del juego, un choque de cabezas, fue interpretado como un codazo. Desde la tribuna se vio que tal cosa no aconteció y la pregunta es ¿cómo y por qué se ve distinto desde escasos metros del lugar de los hechos?  De los innumerables penaltis reclamados por la grada merengue solo hubo dos:

  1. Un agarrón clarísimo a Granero, muy notorio porque los guantes negros del defensa sevillista destacaban sobre la camiseta blanca.
  2. El no señalado que dio origen al sensacional gol de Di María. Precisamente en este lance un gris Özil realizó su única buena jugada del partido. Se internó regateando por la banda derecha, entró en el área, cedió hacía atrás y el remate de Pedro León fue despejado por el brazo (o el puño) de Zokora y el rechace llegó al Fideo. Se encontraba prácticamente al borde de la línea de fuera del campo en el aérea pequeña. Palop le encimó, tapándole los huecos. Llegados a este punto conviene recordar que ante la señalización de la pena máxima no hay “ley de la ventaja que valga”. Salvo que el esférico se aloje inmediatamente en la portería rival. Y no fue el caso. Porque Di María con una sangre fría excepcional amagó un par de veces al guardameta del Sevilla. Hasta que le desplazó ligeramente y desde un ángulo imposible colocó el esférico entre su cuerpo y el poste. Era el gol de la victoria de un equipo que sacó casta para ganar los tres puntos, con diez jugadores, frente a otro que siguió jugando igual de principio a fin.

El Sevilla hizo su partido. Muy bien plantado en el campo, trabando el juego, impidiendo a los de Mourinho hacer el suyo. Perdiendo mucho tiempo. Demasiado. Cuando luego se tornaron las lanzas protestaron porque los míos hacían lo mismo. Y Clos Gómez volvió a mostrar su doble vara de medir: no amonestó a ningún jugador visitante por flagrantes pérdidas de tiempo -Palop se llevó el primer premio- y sí lo hizo con los madridistas en los 10 últimos minutos. La perdida de papeles por parte de los jugadores, provocada por el juez, tuvo su desenlace con la expulsión -roja directa- de Dabo al final del partido.

Esta semana hay Copa y la Liga no vuelve hasta el primer fin de semana de 2011 (si no hay huelga de jugadores). Y me disculparan que en este breve resumen solo me haya centrado en dos clubes. Del resto destacar el 0-3 del Atlético de Madrid en Málaga, la victoria del Villareal frente al Mallorca por 3-1, el triunfo del Valencia en San Sebastián, recuperando posición de Champions a costa del Espanyol.

Anuncios

17 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

17 Respuestas a “Otra manita del Barça

  1. No entiendo qué os parece mal de lo que ha dicho Izco. ¿Desde cuándo lo que dice Mourinho es un acto de fe? Y de obligado cumplimiento. Me parece peor lo del/la periodista por preguntar sobre Mourinho al Presidente de Osasuna. Pues claro que le da igual lo que diga… ¡faltaría más!

  2. Y demuestra también que es analfabeto funcional, igual que el redactor. Y pensar que alguno calificó a ese gañán como valiente y digno…

  3. Manolo Fernández

    Elocuente el presidente de Osasuna, Patxi Izco. Lo que de verdad ha demostrado que se la ‘refanfinfla’ es el reglamento de la competición española . Un ejemplo de señorío.
    http://www.sport.es/default.asp?idpublicacio_PK=44&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=733209

  4. jorlz

    Manolo Fernández… A bote pronto, ese nombre me suena de Radio 3, de CNN+.
    Debe ser un colaboracionista de los manipuladores…
    🙂

  5. Manolo Fernández

    ¿Habéis leído lo de José Sámano en El País de hoy? Es de traca.
    “La cosa” no escuece, “la cosa” harta. Y “la cosa” tiene que ver con la manipulación deportiva e informativa.

  6. jorlz

    ¿En Madrid sois todos como el ínclito Inda?
    ¿O quizá como Roncero?
    Parece que la cosa escuece; leo unas cosas por aquí que me hacen alucinar sin presencia de aditivos.
    ¡¡¡Gracias!!!

    ¡¡¡Villarato!!!
    ¡¡¡Canguelo!!!
    🙂

  7. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  8. Me alegra el comentario de Manolo Fernández, porque las cosas son tal como él las cuenta: Villarato y antimadridismo todo alrededor (medios de comunicación). Y como parece que en el adn del verdadero madridismo va impregnado que los madridistas tenemos que ser magnánimos y elegantes, nos mean en la nuca y tenemos decimos todos a coro que está lloviendo: que si el Farsa juega muy bien, que si el ocasional favorecimiento arbitral no empaña su gran momento, que si lo del Villarato es exagerado, que si tal y que si cual. Y para rematar tanto empalago (“perdóneme usted que le dé la espalda”, dijo mientras le sodomizaban), queda muy generoso que en prueba de nuestra grandeza madridista de paso hagamos el caldo gordo al enemigo -digo enemigo y no rival, igual que hacen con muy buen criterio los seguidores periquitos – y nos metamos un poco con Mouriño. Para mí Mou es el único entrenador del Madrí que en los últimos años (¿una década?) ha demostrado sentir un par de cosas imprescindibles en la competición: ambición por la victoria y -sobre todo- vergüenza en la derrota, una vergüenza que le honra, y que le tiene desquiciado desde la “manita”, como tendría y tiene a cualquier madridista normal salvo a los que dentro y fuera de las oficinas de Concha Espina se han borrado de la misma e inflan pecho atribuyéndosela enterita dedo a dedo a Mou. ¡Esa “manita de oro” que le dieron a Casillas como premio de no se qué antes del partido, cuando la ví por la tele casi me caigo, a quién se le ocurre, yo la hubiera escondido! (Qué agustito me he quedado, Adrián, perdón por abusar de tu hospitalidad. Por otra parte, tu crónica del partido está impecable como siempre, ojalá tuviera yo la cabeza así de fría, je je).

  9. Manolo Fernández

    Bueno, los del Barcelona se asemeja cada vez vez a ese Farsa del que tanto hablan, y cada vez con más razón. Tras lo del Osasuna ya son tres puntos regalados o otros tantos permitidos en aquella jornada “controlada”. Esta vez fue Undiano el que se ocupó de que el adversario iniciara el partido con un 0-2 en contra. Por si acaso, el cuarto gol fue otro regalo (no vaya a ser…). Y en esto llegó Clos. Porque, tal y como parece ser dictado del Villarato pasado por el filtro de Victoriano Sánchez Arminio, ahora hay que centrarse en las tarjetas, para impedir que determinados jugadores estén presenten en ciertos partidos. Así puede diluirse la queja. Y en esto arreciaron Sport y Mundo Deportivo, para mayor gloria de la profesión periodística (¿si, si ,si, nos vamos a Madrid!). Y siguieron haciendo la ola Canal + (cada vez más cerca de ser Canal -) y El País, con su infame sección de deportes con José Sámano (el culé de Torrelavega) a la cabeza y la sin par Eleonora Giovio (de la que Adrián nos puede ilustrar con más de un comentario).

  10. Te doy toda la razón en cuanto al juego del Barça, aunque me asombra que no repares en el espléndido “arbitraje preventivo” de Undiano Mallenco, que debería figurar en los libros por su delicadeza y finura de rasgos.

    Del “arbitraje provocador” de Clos, me llamó la atención esa doble vara de medir que utilizaba a mansalva y sin vergüenza. Además de para con las pérdidas de tiempo, con las tarjetas de Casillas y Ramos (para una vez que el sevillano se frena…) o las lecturas aviesas de los fueras de juego NO SANCIONADOS del Sevilla en la segunda parte, justo por el mismo ayudante que en la primera se hartó de levantar la bandera como con un resorte cada vez que el Madrid se acercaba, o con los fingimientos de Capel (acabará jugando en segunda este chico) y Di María. Lo de mi tocayo, plenamente inaceptable.

    Aunque nada de esto sirva para cubrir el indecente partido del Madrid, la desesperante actitud de Cristiano, Khedira, Benzema y Ozil y la horrorosa dirección técnica de Mou, quien parecía no enterarse o no conocer la fórmula para salir de Vietnam.

  11. RODRI

    Cuando Palop encimó a Di María fue antes, tras la caída del Fideo en el área (supuestamente simulada según el árbitro) Ahí vimos como ese portero veterano acudía a meter la cara curtida en el rostro endeble del argentino.
    Puestos a incordiar, me hubiera gustado que tras la “meada” de Di María a Palop, el primero hubiera acudido al portero y le hubiera metido la cara también, diciéndole: ¡Que fácil ha sido, chato! Pero reconozco que si hiciéramos ésto, se desencadenarían batallas campales en los estadios.

  12. Pingback: Otra manita del Barça

  13. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s