Archivo diario: agosto 18, 2010

Un siglo de canciones 81: “Mr. Tambourine Man”

18 de agosto de 2010

Mr. Tambourine Man” es una de las grandes canciones de Bob Dylan, y tiene unas cuantas. Al igual que “All Along The Watchtower” (el tema que inauguró esta serie), la versión -en este caso a cargo de The Byrds– le dio otra dimensión a la creación original.

Compuesta por Dylan en 1964, la estrenó en varias actuaciones, como el Festival de Folk de Newport de ese mismo año. Inicialmente la grabó con Ramblin’ Jack Elliot para su cuarto álbum “Another Side Of Bob Dylan“. Pero no quedo satisfecho y no la incluyó.

Meses después el manager de The Byrds, gracias al editor de Bob Dylan, se hizo con la partitura y un acetato (prensaje de prueba) de la grabación. Ambos artistas además estaban ligados a la misma discográfica (Columbia Records).

The Byrds acababan de firmar -recomendados por Miles Davis– y cambiaban su antiguo nombre artístico, The Jet Set (y anteriormente The Beefeaters, con el que habían grabado un single para Elektra, por aquel entonces un sello folk), cuando Chris Hillman y Michael Clarke (un baterista sin instrumento) se unieron al trío original (Crosby, McGuinn y Clark). Su conocimiento del primer “Mr. Tambourine Man” fue decisivo para que lo grabasen antes que la versión definitiva de su autor (incluida en su quinto disco “Bringing It All Back Home“).

El grupo no estaba muy convencido Pero tras una sesión de grabación le pidieron opinión al propio Dylan. La bendición de éste fue definitiva para disipar las dudas del grupo. Era algo totalmente distinto a su creación. Para estar más en la onda Beatles, que arrasaba, cambiaron el compás a un 4×4 (le daba un aire más rock); incluso el nombre tenía bastante que ver: Byrds es a birds como Beatles es a beetles; adaptaron una Rickenbaker de 12 cuerdas, a lo George Harrison; la intro de guitarra de McGuinn del principio está inspirada en Bach; y recortaron la letra: en esa época las radios no ponian canciones con una duración superior a los dos minutos y medio.

The Byrds y “Mr. Tambourine Man” fue el primer disco de folk-rock de la historia. Y su primer gran éxito. Si bien es cierto que existían precedentes, como la versión rockera de un clásico del folk americano “The House Of The Rising Sun” (The Animals) o algunas composiciones de los Beatles.

Pero no todo fue tan sencillo. El productor, Terry Melcher, desconfiaba de la capacidad como instrumentistas de la formación. Así que contrató al equipo habitual de músicos de Los Angeles para la grabación. Aparte de las voces sólo McGuinn -y su guitarra de 12 cuerdas- participó en la sesión de las 2 canciones que conformarían el sencillo. Posteriormente para el LP, también llamado “Mr. Tambourine Man“, la banda tocó en todos los temas.

La grabación tuvo lugar en los estudios Columbia en Hollywood, a finales de enero de 1965. Una vez que Bob Dylan editó la suya en marzo del 65, incluida en el álbum “Bringing It All Back Home“, se lanzó el single de los Byrds en abril. En junio de ese año el 45 de los Byrds  llegaba al nº 1 de las listas británicas y estadounidenses. Era la primera canción de Bob Dylan que llegaba a lo más alto de las listas.

Antes de seguir adelante con nuestra canción de hoy quisiera dedicarle unos párrafos a Terry Melcher, el productor. Su madre le tuvo con tan sólo 19 años. Era Doris Day y su embarazo supuso el punto de no retorno en la relación con su pareja, el trombonista Al Jorden. Tras el divorcio Jorden no tuvo ningún contacto con su hijo. El apellido Melcher lo tomó del tercer marido de su madre (su segundo esposo también fue músico).

Dennis Wilson, de los Beach Boys –con quienes había trabajado, le presentó a Charles Manson, aspirante a músico y líder de la tristemente famosa comuna. Melcher le invitó a su casa para escuchar temas, tocar canciones, etc. El asunto no cuajó. Manson no pareció muy conforme con la situación. Poco después Melcher y su pareja, la actriz Candice Bergen, se mudaron. El dueño de la casa se la alquiló a Polanski y Sharon Tate. La noche de la masacre parece que o bien le buscaban o era un aviso (CM ya se había presentado en la casa con anterioridad, pero no le recibieron porque Melcher ya no vivía ahí; no conozco si se lo creyó o no).

Siempre se ha comentado que “Mr. Tambourine Man” hace referencia a las drogas. Incluso que “el señor de la pandereta” podría ser un camello. El autor siempre lo ha negado y cita a Rimbaud y “La Strada” de Fellini como influencias. Y algo tendría que ver también el carnaval de Nueva OrleansMardi Gras– de febrero de 1964, porque fue ahí y entonces cuando empezó a escribirla. Lo que sí sabemos es que el personaje está inspirado en el músico Bruce Langhorne. Una habitual de la escena folk del Greenwich Village neoyorkino. Y frecuente colaborador del Dylan de esa época. Su guitarra se escuchaba desde el “The Freewheelin’ Bob Dylan” hasta este “Mr. Tambourine Man” (es la eléctrica que acompaña a la armónica y acústica del maestro) y en otras canciones del “Bringing It All Back Home” (es el guitarra solista de “Maggie’s Farm“).

Como habrán podido comprobar “Mr. Tambourine Man” forma parte de la historia musical de la segunda mitad del siglo XX. Y representa varios hitos en un momento clave de su autor: Bob Dylan estaba cambiando su dirección artística, orientándose hacía el rock -le llovieron críticas feroces desde los sectores más puristas del folk-. Ese cambio de tendencia se inició gradualmente en 1964 con “Another Side Of Bob Dylan” y se confirmó al año siguiente con la banda eléctrica con la que se acompañaba en directo y con la aparición de “Bringing It All Back Home“, donde estaba nuestra joya de hoy. La explosión vino al año siguiente con…pero eso es otra historia. Y no me cabe ninguna duda que la versión de los Byrds -y su tremendo éxito: la primera canción de Dylan que llegaba al número uno- le reafirmaron que iba por el buen camino.

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

16 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones