Archivo diario: mayo 9, 2010

Alea iacta est

9 de mayo de 2010

Efectivamente alea iacta est porque como comentaba el jueves, en La Liga se decide el sábado, quien saliese líder tras la jornada de ayer –la penúltima- se coronaría campeón. Rodri, en un comentario al post, me contradecía e iba más lejos: “la Liga se decidió en el partido Real Madrid-Barça. ¡Y ya sabéis quien ganó!. Y no deja de llevar razón. Pero el duelo que nos han deparado ambos equipos desde aquel día ha marcado época. Y batido récords.

No pude ver el Sevilla-Barcelona porque estaba en el Real Madrid-Athletic de Bilbao. Pero lo sufrí como todos los que abarrotábamos el estadio. Pendientes de un partido entretenido en su conjunto y que pasó por distintas fases.

  1. La primera hasta el penalty y expulsión de Amorrebieta, que supuso el primer gol blanco (Cristiano Ronaldo).
  2. La segunda hasta el descanso: la melancolía empezaba a invadir las gradas ante el 0-2 de Sevilla. Y al Athletic no parecía afectarle su inferioridad numérica. El golazo de Yeste, finalizando la primera parte, refleja el ambiente general de este momento.
  3. Podríamos decir que la tercera fase del encuentro se jugó en el descanso. Tanto en los vestuarios como en los asientos, pasillos y bares del estadio. La melancolía y tristeza –por el resultado de Sevilla- se apoderó de todos. Lo de menos era nuestro resultado (1-1). Todos confiábamos que era remontable. Pero el 0-2 del Sánchez Pizjuán y con el Sevilla en diez parecía imposible. Era una losa.
  4. La cuarta coincide con la reanudación y el tercer gol culé. El equipo merengue sigue fabricando ocasiones pero cada vez con menos convicción.
  5. De repente se produce el 1-3 y luego el 2-3. ¡El milagro de la Macarena era posible! El rugir del público alerta a los jugadores madridistas. Y llega la goleada con cuatro goles de Higuaín, Sergio Ramos (colosal), Benzema y Marcelo. En sólo 11 minutos, los que van del 77 al 88.

El final de Sevilla se produce con el Bernabéu medio vacío y tras la despedida a la afición de algunos de nuestros jugadores, desde el centro del campo. A mí –y a los míos- nos pilló bajo la lluvia enfilando el lateral de la Castellana.

Pensar que el Valladolid vaya a arrancar uno o tres puntos del Camp Nou, en la última jornada, es wishfull thinking. Más que un buen deseo es un gran deseo. Propio de la concesión de un genio, de los de lámpara mágica. Y no de la realidad futbolística de ambos contendientes. De hecho me parece más fácil que pinchemos en Málaga a que los de Javi Clemente nos hagan la gracia. ¡Eso si que seria irónico!

46 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol