Archivo diario: abril 19, 2010

Cornada en Cornellà

19 de abril de 2010

La cornada que le propinó el sábado el Espanyol al Barça en Cornellà podría hacer daño, mucho daño. El empate a cero salvó un punto para los de Guardiola.

La primera parte de los locales mereció más premio que el exiguo 0-0 que reflejaba el marcador al descanso, y al final del partido. Víctor Valdés hizo la parada del partido –en colaboración con el poste- al filo del descanso, despejando un gran disparo de Osvaldo. Piquenbauer fue probablemente el mejor jugador azulgrana. Quienes curiosamente despertaron en la recta final del encuentro. Sucedió a raíz de la expulsión de Dani Alves. A partir de ese momento se le iluminaron las luces al entrenador culé: la entrada de Ibra fue una genialidad. El Barcelona estaba en 10. La entrada del delantero sueco suponía fijar atrás las posiciones del Espanyol. Y además la velocidad que empezaron a imprimir Xavi y Messi, prácticamente inadvertidos hasta ese momento (porque los periquitos no cantaban, mordían), unido al desgaste físico blanquiazul podía jugarles una mala pasada. Fueron los mejores momentos del Barça. Los únicos en los que los de Pochettino –y los madridistas- temieron por el resultado.

Este partido ya lo he visto yo. Fue el día del Olympique de Lyon.

Ese era mi comentario al descanso del Real Madrid 2 Valencia 0. El aluvión de buen juego blanco, las numerosas ocasiones creadas, sólo se traducían en un gol. El de Higuaín. Y en la retina nos quedaba el remate de Mata al palo (por fuera). Hay una ley en el futbol: si tu perdonas le das alas al rival.

La segunda parte fue más equilibrada. Quizás porque el fuelle de Guti y Van der Vaart solamente da para una hora. No sé. El caso es que los interiores merengues flojearon en algunas fases de este 2º tiempo y los del murciélago se hicieron con el medio campo. Pero la defensa blanca estuvo colosal. En todos los aspectos del juego. Anulando a los delanteros, sacando el balón con criterio y orden, subiendo cuando la ocasión lo requería. Destacaría la enorme labor en este sentido de Marcelo, autor de la jugada y asistencia en el segundo gol, obra de Cristiano Ronaldo. El brasileño y Arbeloa anularon a algunos de los mejores extremos/jugadores de banda de nuestra Liga: Pablo Hernández, Mata, Joaquín, Vicente, Silva (excelente su disparo que se estrelló en la escuadra).

Mención especial para Pellegrini, Guti y Van der Vaart: su ubicación en las bandas más la incorporación de los laterales sembró el pánico en el equipo rival. Se desdoblaban continuamente, con CR9 y el Pipita apoyando. Hacia el final del partido el 14 (sofocado y colorado desde la primera parte) se permitió el lujo de pelear una pelota en la banda derecha, para aparecer por la izquierda en la jugada siguiente. En este mundo al revés no debo olvidar que el primer gol se origina en un robo de balón de Guti, quien lanza el pase decisivo al argentino. El movimiento de éste es una obra de arte. Se desembaraza de la defensa con un giro de cuerpo y se planta solo ante César.

Quedan cinco toros, quince puntos.

P.D.: La crónica del lunes que viene pasará al domingo porque el próximo sábado el Xerez visita el Camp Nou (¡ánimo Gorosito!) y el Madrid tiene una difícil salida en Zaragoza.

10 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol