Archivo diario: febrero 8, 2010

Un siglo de canciones 56: “Un Telegrama” (por Rodri)

8 de febrero de 2010

Fue campaña para el verano pasado, el del 2009. En televisión, entre muchas situaciones familiares, aparecía un treintañero que decía: ¡Papá! ¡Oye! ¿Tú no decías que no pagabas comisiones? ¿Por qué me pides el teléfono de ING? Gesto cómplice y se ponía a cantar: Ya lo sabía, ya lo sabía.  Al mismo tiempo sonaba por debajo y subía a primer plano una voz femenina que, acompañada de orquesta, decía la misma frase.  En la radio, la presencia de la cantante en los anuncios del mismo banco, de la misma cuenta, era constante.

Esa voz pertenecía a la cantante chilena Monna Bell. Nara Escobar, auténtico nombre, nació en Santiago de Chile el cinco de enero de 1938. Gracias a un concurso de cantantes en Radio Minería se dio a conocer y, desde sus comienzos, cautivó por su voz. Tuvo la suerte, o se la mereció, de que Roberto Inglez se fijara en ella. Estamos en los tiempos de los orquestas y muchas de ellas tienen en su sonido un sabor hispano, latino.

Roberto Inglez, escocés de nacimiento, entró en los años cuarenta en la orquesta de Edmundo Ross que estaba en Londres. A partir del año 50 se independizó y formó su propia orquesta.

Con Monna Bell vino a España, entre otros países, para actuar en Pasapoga de Madrid (local de la Gran Vía que hoy, claro, ya no existe).

Fue tal su éxito que el 28 de octubre de 1956 se inauguró Televisión Española, en los estudios del Paseo de la Habana. En ese primer programa, el Ministro de Información y Turismo, Arias Salgado apuntó en su discurso que se había elegido esa fecha por ser ese día la festividad de Cristo y Rey y al día siguiente la conmemoración de la fundación de Falange Española: “Dos fechas que han de enmarcar el futuro de Televisión Española desde el punto de vista religioso y moral, con las normas de la Iglesia Católica y el servicio a los grandes ideales del Movimiento Nacional.” Y con un “¡Viva Franco!, ¡Arriba España” se declaró inaugurada Televisión Española. Hubo Misa (como no), proyecciones de  varias ediciones de NO+DO, actuaciones de Grupos de Coros y Danzas de la Sección Femenina. Y se concluyó con el pianista José Cubiles y la Orquesta de Roberto Inglez con la vocalista Monna Bell.

Cuando en 1959, se pretende abrir España con el deseo de promocionar aires alegres y musicales, se piensa en crear (al estilo de San Remo) un Festival de la Canción. La Red de Emisoras del Movimiento, REM, se encargó de promocionar ese primer festival que se iba a celebrar en España. El alcalde de Benidorm, Pedro Zaragoza, era el mayor impulsor del “invento” que contó con el apoyo de los “intelectuales” de la época. Se llevó a cabo los días 9, 10 y 11 de julio, en el local veraniego de Manila Park, marco incomparable(cuántas veces se decía eso) “de tan magno certamen”.

El 11 de Julio se celebró la final y al término de las diez canciones en dos versiones (como en San Remo) Bobby Deglané leyó el acta del Jurado que proclama ganadora del Festival a “Un Telegrama”, música de Gregorio García Segura y letra de su hermano Alfredo, con un premio de 100.000 pesetas. Los intérpretes Monna Bell y Juanito Sagarra tenían la cantidad de 50.000. Monna Bell ganó, además, el premio a la mejor intérprete.

Según el orden de clasificación las cantidades iban descendiendo pero se compensaban con algunas dádivas de entidades comerciales como “Sastrería Flomar”, “Perfumería Gal”, “Mayonesa Musa”, “Medias Vilma”, “Maquinas de afeitar Padilla”, “Reloj Duward”, etc. etc.

Cesar Gonzalo Ruano, miembro del jurado, escribió para ABC una crónica, realizada en conferencia telefónica en la madrugada del día 12 para la edición de ese domingo, en la que decía: Un Telegrama es una canción triunfante, cuyas notas parecen banderines, que un día bajo el cielo unánime de Benidorm, colgamos en sus palmeras en una noche de verano sin sueño.

Monna Bell murió el 21 de abril de 2008 en México. A excepción de su amigo Juan Gabriel, estaba casi completamente olvidada. Tenía setenta años.

Monna Bell no se ha enterado que su voz ha salido por la radio y por televisión miles y miles de veces. Y si hubiera vivido, no habría obtenido ningún beneficio. A los autores, imagino que la entidad bancaria les habrá abonado su derechos por utilizar un fragmento de la canción (para eso está la SGAE) aunque, uno se pierde en el laberinto de “si sólo utilizo unos segundos…” Pero a Monna Bell, nada. Porque, además, la campaña salió en el verano de 2009, justo cuando se habían cumplido 50 años y se puede reproducir el disco sin tener que solicitar permisos a la discográfica ni al artista.  “Ya lo sabía ¡Esto es ahorrar!”, decía el slogan.

Monna Bell con tantas y tantas canciones de éxito en España, desde ese “Un Telegrama” hasta “El día de los enamorados”, se quedó “sin saber” que su voz volvía a sonar en este país donde vivió muchos años.

Por cierto, en Septiembre de 2009 retiré los ahorrillos que tenía en ING Direct. Total, no voy a salir de pobre.

 

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

14 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones