Archivo mensual: enero 2010

Mecenas

20 de enero de 2010

Fernando Savater escribía El regreso de Mecenas en El País de ayer. El artículo completo está en el enlace, y mientras se deciden a leerlo extraigo un par de párrafos:

[…] Puede vislumbrarse –el regreso de Mecenassi prospera la iniciativa propiciada con fervor mesiánico por algunos internautas a favor de la libertad total -es decir, gratis total, porque la libertad es otra cosa- de descargas culturales en la Red. En este caso lo que va a recobrarse, si los dioses virtuales no lo remedian, es la figura de los mecenas artísticos y literarios. Gayo Mecenas fue un distinguido caballero de origen etrusco que ejerció como consejero personal y hombre de confianza del emperador Augusto, aunque seguimos conservando su apellido en nuestro léxico para conmemorar su empeño como patrocinador de escritores: Virgilio, Horacio, Propercio, Vario y otros varios fueron beneficiarios de su munificencia. Algunos le debieron su independencia creadora, como Virgilio (al cual sugirió según dicen el tema de sus Geórgicas), y otras posesiones nada desdeñables, como la granja sabina de Horacio. Claro que tanta generosidad fue voluntariosamente agradecida por los poetas, que le devolvieron el favor en forma de loores al régimen imperial…

Mecenas murió ocho años antes del comienzo de la era cristiana (tras perder el favor de Augusto y de introducir en Roma las piscinas de agua caliente, otra demostración de buen gusto), pero el mecenazgo continuó a lo largo de los siglos. Pintores, escultores y literatos tuvieron que buscar el amparo de los reyes, de la Iglesia, de la nobleza con ansias de grandeza o de simples burgueses enriquecidos. En cualquier caso, vivían dependiendo de los caprichos e intemperancias de quienes financiaban sus obras y su misma subsistencia. Produjeron logros sublimes, desde luego, pero nunca dejaron de saberse -hay testimonios abundantes de ello, algunos amargos- empleados en el mejor de los casos y criados distinguidos en el peor. Así fue hasta que socialmente nació un público que apreciara y retribuyera su trabajo, independizándoles al menos en parte de las directrices ideológicas impuestas y de la interesada tutela de los poderosos.

Ahora parece que gracias al “gratis total” facilitado por Internet vamos a volver al antiguo régimen. […]

Si a estas alturas alguien todavía tiene dudas sobre quienes son los beneficiarios de las descargas, les recomiendo ver este video. Por mi parte sólo puedo decir que más vale tarde que nunca. Pero su momento debió ser hace cinco años y la agenda de comunicación no habría estado en manos de los “parásitos”.

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Medios, Recomendaciones

Los cabritos del año (horror en Haití 2)

19 de enero de 2010

Indudablemente los cabritos del año son las entidades financieras que cobran comisiones por las transferencias a las cuentas destinadas a ayuda humanitaria a Haití.

Escuché la noticia en la SER y no daba crédito. Pensé que había oído mal. Pues no, era cierto según he leído en la Web de El Mundo y en 20 Minutos. Donde no he visto nada ha sido en los sitios de los periodistas promotores del Manifiesto. ¿No tienen nada que decir? O también son rehenes de la publicidad, como en el caso de las operadoras de telefonía y acceso a Internet. ¿Por qué consideran que no es noticiable?

La excusa bancaria es el programa informático que usan. Vaya hombre, ahora nos salen con estas, años después de que sucediese lo mismo cuando lo del tsunami. ¿Y los informáticos del Manifiesto han propuesto alguna solución? A mi se me ocurren varias. Y no soy del gremio. Seguro que ellos, muchos a sueldo de Telefónica, andan preocupados en otros menesteres, como su particular visión de la libertad de expresión (mientras censuran comentarios, contrarios a sus tesis, en sus blogs).

[…] ¿Se imaginan que por hacer un micro donativo de 1 euro el banco le cobrara una comisión de 1 €?  20minutos.es ha constatado uno de esos casos y las distintas organizaciones de usuarios y consumidores han recibido bastantes quejas sobre casos similares. La Asociación Española de Banca ha mandado un comunicado a sus asociados (todos los bancos españoles) recordando que “la práctica habitual” es no cobrar comisiones en este tipo de donativos. No hay ninguna normativa que obligue a ello, pero se trata de un acuerdo de facto. Fuentes de AEB aseguraban a 20minutos.es que los bancos han cobrado comisiones “por error o por la dificultad de cambiar sus sistemas informáticos” y que muchos bancos ya han anunciado que se repararán esos errores, si se reclaman, eso sí, y otros bancos como BBVA han establecido varias plataformas para poder realizar donaciones sin comisión incluso para los que no sean clientes de la entidad. […]

A esta peña financiera la pongo al mismo nivel que al de los que se aprovechan de la situación para estafar a mentes bienpensantes: recogiendo donativos a nombre de falsas ONGs o los corruptos que directamente se quedan las ayudas o parte de ellas.

Entradas relacionadas:

Horror en Haití

Los clientes pagan la crisis bancaria

ACTUALIZACIÓN (post de Fétido de ayer):

Solidaridad bien entendida

21 comentarios

Archivado bajo Consumo, Medios, Política

El primer cabrito del año

19 de enero de 2010

El primer cabrito del 2010 cayó el viernes pasado. En el ya tradicional Saboya de Cogolludo (Guadalajara).

Soy de costumbres fijas y suelo repetir los sitios que me gustan. Pocas novedades se incorporan a mi agenda gastronómica. Y el Saboya ha sido una, desde hace un par de años (gracias Jorge).

Y a este indudable motivo de satisfacción se unió otro más: me cobré una apuesta.

Un colega se empeñó en que Laporta brindó con Möet para festejar la victoria contra el Madrid. Le insistí en que el champagne fue Mumms. Y él erre que erre. Así que tuve que recurrir al “put your money where your mouth is” (pon tu dinero donde está tu boca). Y funcionó (mi amigo estaba engañado por una mala información de un medio).

El cabrito asado era la pieza a ganar.

Entradas relacionadas:

Brindando como Laporta

José María de Segovia 

3 comentarios

Archivado bajo General, Recomendaciones

Un siglo de canciones 53: “En El Lago”

18 de enero de 2010

Ayer tarde al lago fui
Con la intención de conocer
Algo nuevo.
Nos reunimos allí
Y todo comenzó a surgir
Como un sueño.

Me ha costado varios meses armarme de valor y ponerme a escribir sobre “En El Lago”. Esta canción junto a las otras que conformaban el primer LP de Triana y el segundo, “Hijos Del Agobio”, fueron parte importante de la banda sonora de mi vida de mediados de los 70. Como lo fueron todos los momentos (inolvidables) que pase con ellos (en Madrid, Burgos, Sevilla, Barcelona, Sta. Coloma y Canet). Hago mías las palabras de Miguel Ríos del documental de Diego A. Manrique, con motivo de los 25 años de la muerte de Jesús de la Rosa Luque.

El accidente que le costó la vida a Jesús –a la vuelta de un concierto benéfico en el País Vasco– me pilló viviendo en Nueva York. A mi regreso a España (1986) Eduardo ya estaba en Caños y alguna vez (pocas) nos volvimos a ver. Tele seguía por aquí y nos reencontramos bastantes años después. Y dentro de las distancias, que marca el tiempo y nuestras respectivas obligaciones, nos manteníamos en contacto. Y de repente él también se fue…

Por 1974 andaba yo en Onda 2 y el “Para Vosotros Jóvenes” de RNE, que dirigía Carlos Tena. Asimismo –junto a Antonio Gómez y Julio Palacios– formé parte del equipo de Gong, la etiqueta creada por Gonzalo García Pelayo para Movieplay (ahí se editaron a Lole y Manuel, Triana, la nova trova cubana, los chilenos, una colección de Blues, los primeros Burning, Pau Riba, etc.).

Triana tenían un amplio bagaje anterior como músicos (lo cuentan ellos mismos aquí). Teddy Bautista, quien les produjo dos temas (fueron el primer single), había intentado colocarlos en varias compañías. Sin ningún resultado hasta que contactó con Gonzalo. Inmediatamente los fichó: se editó el sencillo y se empezó a grabar el primer álbum, hoy conocido como “El Patio”.

Movieplay no creía en el proyecto. Así que dentro de nuestras modestas posibilidades lo movimos entre nuestros reducidos círculos. Algunos (compañeros) críticos fueron receptivos y apoyaron y a otros –la mayoría- les espantó, por las connotaciones flamencas (algo todavía mal visto entre los rockeros  de la época).

En lo que a mi respecta ya era un converso al flamenco. Gracias a la labor de Gonzalo y a la incipiente amistad con los Triana. Quienes a su vez eran amigos de Paco de Lucía, Paco Cepero, Pansequito, Lebrijano y sobre todo de Camarón. Las que se formaban cuando el de la isla venía a Madrid eran de órdago. El llorado Hilario Camacho también se apuntaba.

¿Por qué he elegido en “En El Lago”? Siempre me fascinó. Hay algo hipnótico en ella. La ponía mucho en la  radio (y “Abre La Puerta” también). Me evoca muchas sensaciones. Me lleva a otros lugares. Lo cual tampoco es extraño porque se supone que es un tripi de acido (e imagino que el lago es el de la Casa de Campo, lugar que frecuentábamos).

¿Podría haber escogido otra”? Sí, claro. Varias. Entre ellas “Señor Troncoso” por ejemplo, ya que el arreglo es una idea mía (o más bien del “Stairway To Heaven” de los Zeppelin). Pero al final siempre vuelvo a “En El Lago”. Hasta grabé una versión con Remedios Amaya en su primer o segundo disco (Epic). Con el paso del tiempo la canción se ha inmortalizado. Y es que a muchos les pasaba como a mí. Y la han interpretado desde Martirio hasta Manolo García pasando por Medina Azahara o Ketama.

Si me permiten una sugerencia dediquen 20 minutos de su tiempo y visionen este reportaje de Los Reporteros de Canal Sur sobre Triana. Me lo agradecerán. Mientras se deciden les dejo con una actuación en TVE donde les acompaña Manuel Rosa (a quien conocía de la grabación de “La Leyenda Del Tiempo” de Camarón y posteriormente de Alameda, a los que fiché para Epic).

 

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

La calidad perdida (Efe Eme)

16 de enero de 2010

La distribución electrónica de música limita el sonido, lo comprime, lo transforma…entonces ¿para qué hemos desarrollado un conocimiento tan preciso de cómo utilizar un micrófono?” (Manfred Eicher en Babelia)

He elegido esta cita de la entrevista realizada por Chema García Martínez, en el suplemento cultural de El País del pasado sábado, para reanudar la colaboración semanal con Efe Eme en este nuevo año.

Manfred Eicher, músico de formación clásica -alternaba su trabajo de contrabajista en la Filarmónica de Berlín con actuaciones en grupos de jazz- dio un paso adelante hace 40 años: formó un sello discográfico, ECM. Los riesgos que asumió cambiaron el panorama de la música europea. Su elenco de artistas y descubrimientos (Pat Metheny, Jan Garbarek, Hilliard Ensemble, Keith Jarrett, Egberto Gismonti, etc.) transformaron el jazz, la musca clásica y la contemporánea y posibilitó el nacimiento y desarrollo de la new age. Su influencia desde su Alemania natal ha sido tremenda.

Desde siempre me ha preocupado la calidad de reproducción del sonido. Lejos quedan mis años infantiles de singles y EPs, que destrozaba en los “comediscos” o en aquellos primeros tocatas, en los que apilabas varios vinilos (caían sobre el plato de uno en uno).

Nunca me gustaron las casetes. Apreciaba su portabilidad y el poder escuchar mi música en los coches. Eran un engorro a pesar de las mejoras en la calidad de la cinta (dióxido de cromo). Se atascaban y enrollaban en las bobinas del aparato. La aparición del Walkman de Sony acrecentó su popularidad. En sus mejores momentos en España representaban entre el 50 y el 70 por ciento de las ventas de un álbum de éxito (el resto eran para el LP de vinilo). Y el planeta se acostumbró a llevar cascos. Los “loros” o “ghetto blasters” eran la otra cara de la moneda de las casetes. Hoy en día ya no se fabrican.

Tengo la impresión que la movilidad de la música, facilitada por la reducción del tamaño de los reproductores (aparte de una pasión por los cascos que no comparto), ha ido en detrimento de nuestras exigencias de calidad. En España los melómanos que ahorrábamos para mejorar nuestros amplis, platos, capsulas, altavoces, etc. no éramos demasiados. La puntilla final la ha dado la aparición del MP3. A mi juicio son el equivalente de hoy en día a las casetes de antaño. Y no quiero entrar en asuntos de salud para nuestros oídos (en USA este asunto incluso está en los tribunales).

Pero antes de la perdida de calidad de los MP3 hubo otro fenómeno curioso (todavía presente en muchos puntos): el Top Manta. Comprar ahí era y es el claro ejemplo de que te importa un bledo la calidad de escucha o visionado. El colmo es adquirir o descargar películas que han sido rodadas durante su proyección en una sala de cine.

Estas circunstancias, unidas a la falta de exigencia del consumidor, han llevado a un “abaratamiento” de las grabaciones. Y no me refiero a la lógica disminución de los costes de producción,  por las posibilidades que ofrecen herramientas como el Pro Tools.

No acepto ser “obsoleto” porque me guste la música bien producida: desde la grabación y mezcla hasta el mastering, pasando porque esté bien tocada e interpretada.

Lo importante es mantener la capacidad para seguir produciendo música de calidad” afirmaba Eicher. Pero el deterioro al que me refiero, unido a otros factores ya tratados en notas anteriores (como la falta de adaptación de las tiendas a la revolución digital), hacen que una propuesta empresarial como la de ECM sea inviable hoy en día. Y darse cuenta que estoy hablando de una discográfica independiente creada por un músico.

Publicado en Efe Eme

12 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

El episcopado ataca de nuevo

15 de enero de 2010

En realidad el episcopado español sigue atacando de forma incesante. De norte a sur. Andan revueltos y atienden a todos los frentes. No voy a entrar en detalles. Pero si quiero constatar que están llegando a cotas difíciles de superar. Hace poco pensaba que la justificación a los abusos a menores (aquello de no son niños son efebos) era inigualable. Estaba equivocado. Porque el Arzobispo de Granada, Javier Martínez Fernández, estableció un nuevo record con lo de “Si la mujer aborta, el varón puede abusar de ella”. El texto completo aquí.

Martínez Fernández no sólo es Arzobispo. También es miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española y Presidente de la C.E. para la Doctrina de la Fe. Y luego alguno de sus compañeros se sorprende porque el personal huye de la jerarquía eclesiástica.

Un grupo de ciudadanos se movilizó a raíz de la citada homilía, al considerar justamente que era una incitación a la violencia de género. Y se formo un grupo en Facebook, que ya reúne en pocas semanas a más de 26.000 miembros.

Por si no teníamos suficiente ayer en la SER monseñor Munilla también se despachó:

 “Existen males mayores que los que esos pobres de Haití están sufriendo estos días. También deberíamos llorar por nosotros, por nuestra pobre situación espiritual, por nuestra concepción materialista de vida… Quizás es un mal más grande el que nosotros estamos padeciendo que el que esos inocentes también están sufriendo.

Ante el revuelo formado declara que se han malinterpretado sus palabras. Por tanto lo mejor es que escuchen la entrevista y juzguen por si mismos.

Como decía Antonio, en un comentario del post Horror en Haití, si sale en una película de Monty Python nos partimos de la risa. En este caso es sencillamente para echarse a llorar…

7 comentarios

Archivado bajo Medios, Política, Religión

Horror en Haití

14 de enero de 2010

Las autoridades locales hablaron ayer de más de ¡100.000 victimas mortales! Y añadían que el terremoto -alcanzó los 7,3 grados en la escala Richter- ha afectado a unos 3 millones de personas, dejando en ruinas Puerto Príncipe, la capital.

Quisiera poner en perspectiva estas cifras del horror que están sufriendo en el país caribeño. Los números absolutos ya son terroríficos de por si. Pero adquieren otra dimensión si tenemos en cuenta que son 9.776.206 habitantes. El 80% de la población está por debajo del nivel de pobreza. Ocupan la posición 150 (sobre 177) en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU.

Haití es la nación mas pobre de América.

La ex colonia francesa fue el segundo país en conseguir su independencia (tras EE.UU.). Y también son recordados por ser el primero caso en que los esclavizados abolieron el sistema esclavista de forma autónoma, sentando un precedente para el fin de la esclavitud.

En la Web de la SER facilitan toda la información y números de cuenta para colaborar:

Cómo colaborar con las víctimas

6 comentarios

Archivado bajo Medios, Política, Recomendaciones

Un apunte sobre la clase política

13 de enero de 2010

Paco Piniella en uno de los comentarios al post Pitada a López Garrido en el Bernabéu  escribía:

este problema de desacreditación de los políticos es peligroso porque la alternativa es el fascismo y los totalitarismos

Efectivamente, nuestro ilustrado amigo gaditano lleva toda la razón. Pero la responsabilidad es única y exclusivamente de la clase política. Y la primera alarma debería ser que les hayamos elevado a la categoría de “clase”. Esta desacreditación –y desafecto- se la han ganado a pulso: innumerables casos de corrupción; amigos y familiares colocados a dedo como asesores, colaboradores, cargos; mala gestión en los tres niveles (municipal, autonómico y gubernamental) de la Administración; … No es cuestión de enumerar todos sus males. Son de sobra conocidos.

Pero si hay que hacer una defensa de los políticos honestos. Y eficaces. Son los que trabajan y se preocupan por la ciudadanía. Incluso a veces contra los intereses de la estructura de su propio partido (Inés Sabanés es un ejemplo claro). El problema es que son “los otros” los que tapan las virtudes de los honrados cumplidores de los asuntos públicos.

Siempre he pensado que la política era algo vocacional. Me temo que hoy en día esto ya no debe ser así. Al menos en los desafortunados casos que todos conocemos. Y que tanto abundan. Por algo en la última encuesta del CIS los políticos aparecen como el tercer problema para los españoles. Aparecieron en la lista de preocupaciones por primera vez el pasado mes de mayo. Y nuestros políticos deberían tomar buena nota y corregir, porque la amenaza de la que nos advierte Paco Piniella es real.

9 comentarios

Archivado bajo Política

Pitada a López Garrido en el Bernabéu

12 de enero de 2010

Diego López Garrido, Secretario de Estado para la UE, hizo el saque de honor el pasado domingo en el Bernabéu. El motivo fue el estreno de España al frente de la presidencia de la Unión Europea. Y el abucheo que se llevó es de los que hacen época.

Dejo unas preguntas en el aire:

¿Pitaron a López Garrido o a Zapatero o a la clase política? ¿O las tres cosas?

¿Los que abuchearon sabían que el alto cargo socialista fue canterano del Real Madrid?

6 comentarios

Archivado bajo Fútbol, Política

Un siglo de canciones 52: “What’d I Say”

11 de enero de 2010

Con el post de hoy se cumple un año desde que comenzamos la serie de “Un siglo de canciones”, a sugerencia de Antonio Gómez (¡gran idea la suya!). Y quiero celebrarlo con uno de los más grandes: Ray Charles. El genio.

Si la semana pasada reparábamos un olvido, Chuck Berry, hoy también lo hacemos. Con otra pieza inmortal “What’d I Say”, el primer tema de Soul de la historia. Y el primer éxito Pop de su creador.

Cuentan que la canción surgió como una improvisación en un directo (diciembre de 1958). Algo inusual en la carrera de Ray Charles, quien no gustaba de probar temas nuevos antes de tenerlos terminados. La inmediata reacción del público le apresuró a acabar la composición y concertó la sesión de grabación con su productor, Jerry Wexler.

Firmado a Atlantic Records, el sello acababa de comprar un ocho pistas para su estudio. Tom Dowd, el ingeniero de sonido, todavía estaba familiarizándose con la nueva mesa de grabación. Y tanto él como Wexler como los Ertegun (los dueños de la compañía) tuvieron que enfrentarse a un problema adicional: la duración del tema. Sobrepasaba ampliamente los seis minutos, cuando lo habitual era que un single no pasase de los tres. Las radios no tocaban discos por encima de ese tiempo. A lo que había que añadir el contenido abiertamente sexual de la letra.

El problema inicial se resolvió editando la canción en dos partes: “What’d I Say Part 1” y “What’d I Say Part 2” Me atrevería a decir que fue el primer sencillo de estas características. Y en lo referido a la letra el propio éxito se sobrepuso a la estricta moralidad de la época.

Editado en el verano del 59 se encaramó al nº 1 de las listas de R&B y dio el salto a las de Pop. Era la primera vez que Ray Charles entraba en el Top 10 Pop (llegó al 6). Había conseguido con este tema lo que llevaba rondando desde hacía unos discos (sobre todo con su “I Got A Woman”). También fue su primer Disco de Oro.

La mezcla de Rhythm & Blues con melodías y armonías vocales propias del Gospel creó el Soul. Y desde entonces el Genio siempre terminaba sus recitales con nuestra canción de hoy.

Las primera actuaciones que vi en mi niñez fueron alguna matinal del Price –donde hoy está el Ministerio de Cultura- y el Florida Park de Madrid. Luis Aguilé y Palito Ortega fueron mis inicios (ambos eran amigos de los futbolistas sudamericanos del Real Madrid). A mediados de los 60 mis padres me llevaron a ver a Ray Charles. Palabras mayores. Debía tener unos 11 o 12 años. Aun recuerdo como sonaba su orquesta, las coristas y ese vaivén de la cabeza de un lado para otro mientras tocaba el piano y cantaba. De adelante a atrás, acercándose o alejándose del micro. Las piernas que nunca paraban quietas, llevando el compás. Y esa voz. Envolvente. Dominante. Poderosa en los temas rítmicos. Suave en las baladas y los blues.

Reconocí en la barra del Florida Park a Micky (el de los Tonys), a Teddy Bautista (cuyos Canarios despegaban) y a Miguel Ríos. Quien se acercó a nuestra mesa, a saludar a mis padres. Se conocían por los Santamaría, Di Stefano, Rial, Isidro (padre de Quique Sánchez Flores y casado con Carmen Flores, la hermana de Lola). Con algunos de ellos montó una fábrica de pan de molde.

Al igual que a Keith Richards fue “Johnny B. Goode” la obra que le decidió a hacerse guitarrista, a Paul McCartney le sucedió lo mismo con “What’d I Say”. Además los Beatles en Hamburgo la tocaban en todas sus actuaciones. Por su parte John Lennon comentó que la introducción de piano eléctrico -de Ray Charles- que él tocaba a la guitarra, fue la base de muchas canciones posteriores, cuyas estructuras estaban dominadas por riffs de guitarra.

Les dejo con esta actuación de 1963 en Sao Paulo. La formación es prácticamente la misma a la que vi en Madrid (me faltan un guitarrista y un organista, quien de vez en cuando echaba una mano al gran e inolvidable Ray Charles).

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones