Un siglo de canciones 48: “Nanas De La Cebolla” (por Rodri)

14 de diciembre de 2009

En 2009, el año de estos versos y el mío, se me ha escapado de fecha, como del rayo, un poema de Miguel Hernández a quien tanto quiero.

En 1972 aparece el álbum “Miguel Hernández” de Joan Manuel Serrat. Tres años antes había lanzado “Dedicado a Antonio Machado. Poeta”. En este hay diez poemas del poeta de Orihuela musicados por Joan Manuel; bueno, nueve. Uno de ellos lleva la música de Alberto Cortez. Esa canción es “Nanas De La Cebolla”.

Miguel Hernández se había casado civilmente en Orihuela con Josefina Manresa el 9 de marzo de 1937. Ese verano escribe “Canción del esposo soldado”. El 19 de diciembre nace su primer hijo al que llamarán Manuel Ramón. No llega a cumplir el año, muere en octubre del 38. Su segundo hijo Manuel Miguel nace el 4 de enero de 1939.

La derrota de la República va sumiendo a los que la habían defendido en el sentido de la tragedia que supone una desbandada generalizada, represalias, persecuciones. Miguel pretende acogerse en la Embajada de Chile, invocando el nombre de su amigo y antiguo cónsul Pablo Neruda pero no lo consigue. Sale de España por la frontera portuguesa donde impera el régimen fascista de Salazar. La policía lusa le entrega a la Guardia Civil de Rosal de la Frontera. Está en prisión en Huelva, en Sevilla, en Madrid.

Placa de la de Torrijos en Madrid, donde está la Fundación de Doña Fausta Alorz. Es la manzana que da a Conde de Peñalver, Juan Bravo, General Díaz Porlier y Padilla. Allí recibe noticias de Josefina, su mujer. No tiene leche para dar el pecho a su hijo. Y la base de su alimentación es la cebolla.

El 12 de septiembre del 39, cinco días antes de que le pongan en libertad, Miguel escribe esta carta a su mujer:

Mi querida Josefina:

Esta semana, como las anteriores, llega martes y no ha llegado tu carta. También empiezo a escribir ésta para que me dé tiempo a echarla después, cuando el correo me traiga la tuya, que no creo que falte hoy. Estos días me los he pasado cavilando sobre tu situación, cada día más difícil. El olor de la cebolla que comes me llega hasta aquí, y mi niño se sentirá indignado de mamar y sacar zumo de cebolla en vez de leche. Para que lo consueles, te mando esas coplillas que le he hecho, ya que aquí no hay para mí otro quehacer que escribiros a vosotros y desesperarme.

Manuel Miguel tiene ocho meses. “Al octavo mes ríes con cinco azahares. Con cinco diminutas ferocidades…

En vez de escapar, de huir, cuando sale de Torrijos, vuelve a Orihuela y doce días más tarde es detenido  de nuevo. Y esta vez con acusaciones concretas por su obra. Está en prisión en el Seminario de Orihuela y, dos meses más tarde, en la de Conde de Toreno en Madrid. Allí es juzgado y condenado a muerte en enero de 1940. Se conmuta la pena por treinta años de prisión. En la Prisión de Toreno coincide con Buero Vallejo, también condenado a muerte. El dramaturgo hace un dibujo a carboncillo que es el más popular de los “retratos” de Miguel Hernández.

Pasa a la de Yeserías. Y es trasladado a Palencia y al Penal de Ocaña hasta que en junio del 41 va al Reformatorio de Adultos de Alicante, más cerca de su familia. Neumonía, bronquitis, tifus, tisis…Tres años de cárceles hacen que muera en la madrugada del 28 de marzo de 1942.

Para grabar el álbum de “Miguel Hernández”, Serrat cambió a su arreglista y director musical de los anteriores elepés Ricardo Miralles por uno de sus músicos de los comienzos. Francesc Burrull estuvo con él en “Canço De Matinada” y cinco años después se encargó de hacer unas “Nanas De La Cebolla” que fueran aumentando de estrofa en estrofa musical el acompañamiento. De la simplicidad de un piano y un bajo, “La cebolla es escarcha cerrada y pobre” a un final instrumental pleno.

Nanas De Las Cebollas” era una de las canciones preferidas, leíamos los versos a dos voces, de un compañero, Ángel Rodríguez Leal, el administrativo que, junto a los abogados laboralistas, fue asesinado el 24 de enero de 1977 en la calle Atocha de Madrid.

Vayan estas “Nanas” por él, compañero del alma, compañero.

 

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

11 Respuestas a “Un siglo de canciones 48: “Nanas De La Cebolla” (por Rodri)

  1. María

    Emocionante, el alma se deshoja como una cebolla… Un abrazo desde México

  2. DRJ

    Precioso.
    Gutu, a mi estás Nanas me recuerdan a ti.

  3. Qué preciosidad de entrada, Maese Rodri. No tengo palabras.
    Gracias.

  4. RODRI

    Gracias por los comentarios. Gracias a todos.
    Tienes razón, Gustavo, con el disco de Francisco Curto y ese “A mi hijo”. También cantó en el cementerio de Alicante ante la tumba del poeta.
    Respecto a Adolfo Celdrán, en “Canción del esposo soldado” la música es del portugués Luis Cilia.

  5. ANTONIO

    Emocionante Rodri, maestro. Y qué oportuno recordar a Hernández, ese rayo.

  6. Muy bueno, Rodri. Existe otro LP llamado “Miguel Hernández”, grabado por Francisco Curto, que no puedo dejar de recomendar: en él hay una conmovedora versión del poema a su hijo muerto. También Adolfo Celdrán hizo sus musicalizaciones: entre ellas la “Canción del esposo soldado”, en su LP-homenaje a Miguel “Al borde del principio”.
    Pues eso, que me ha gustado mucho, Rodri.

  7. Siempre olvidamos -yo el primero- que la música de las “Nanas De La Cebolla” es de Alberto Cortez, Mr. Sucu Sucu. Lo tenemos tan asociado a Serrat que damos por supuesto su autoría.

    Rodri, gracias por tan emotivo e ilustrado post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s