Formación musical en las escuelas (Efe Eme)

14 de noviembre de 2009

el-mundano-14-11-09

La educación musical en España tiene un déficit en colegios, escuelas e institutos. Estudiar música requiere sacrificios –como actividad extraescolar- para alumnos y padres. Y por otra parte cada vez está más claro que es un arma pedagógica de primer orden. Un lenguaje universal que rompe barreras sociales, raciales, religiosas, etc. Tan sólo el deporte está a su altura.

El año pasado daba cuenta de la experiencia del método del Maestro Abreu y de su alumno más aventajado, el director de orquesta Gustavo Dudamel, que ya estaba asombrando al mundo entero. Fue en el antiguo formato de Efe Eme y titulaba “La música salva vidas” (enlazo al blog porque el archivo de la revista ya no está disponible). El venezolano ya ha aterrizado en Estados Unidos y se ha puesto al frente de la Filarmónica de Los Ángeles. Y está rompiendo la pana.

La música no es una asignatura “maría” en EE.UU. Y sus escuelas gozan de prestigio y reputación. Y desde hace tiempo confirman lo afirmado por el joven director (“la música salva vidas”). Pero no es oro todo lo que reluce.

Carmine Appice es una leyenda del rock. Si visitáis su Web podréis comprobar su impresionante curriculum. Fue el primer baterista de rock en impartir “clinics” en universidades, auditorios y tiendas de instrumentos. Su libro The Realistic Rock Drum Method, publicado en 1972, sigue siendo el referente para todos los que quieren aprender a tocar la batería.

Little Kids Rock es una ONG que ofrece gratuitamente instrumentos y clases en zonas deprimidas de USA. Donde los recursos de la enseñanza pública son limitados. Cuentan con 45.000 niños. Carmine Appice colabora con ellos (lo explica muy bien en este video) así como Bonnie Raitt, Slash, Joe Satriani, BB King, Paul Simon, Steve Vai, y Dave Mason entre otros músicos. El recientemente fallecido Les Paul era un colaborador asiduo. Un plantel de lujo, excelente músicos con dotes para la enseñanza.

Una leyenda viva, Quincy Jones, también está comprometido. Recientemente viajaba a Israel para reunirse con varios Jefes de Estado. Siguiendo el camino iniciado por Barenboim y Metha.

La prioridad, hoy en día, para Q es la educación musical. Ha fundado la Quincy Jones Music Consortium. Le ayuda Jeffrey Walker, profesor en la Escuela de Negocios de Harvard. Hace unos días celebraron su segunda reunión (en Nueva York). Asistieron profesores de música, Marty Albertson (dueño de la cadena de tiendas Guitar Center) y Herbie Hancock. Se debatieron las necesidades de equipamiento del profesorado en la educación pública. No solamente instrumentos. ¡Faltan tizas, papel pautado, atriles, etc.! Y se escucharon testimonios de educadores del Bronx: han creado organizaciones benéficas para recaudar fondos. El director de un instituto del Bronx confirmaba la tesis de Dudamel. “Las clases de música mantienen a los chicos en el colegio, los aparta de la calle. Vienen a tocar. Si no se quedarían en casa o se enrolarían en gangs.”

Ahí se movilizan para mejorar y tapar agujeros. Aquí estamos desnudos. Faltan apoyos. Y lo más importante: falta concienciación del problema que representa la falta de formación musical. Los Ministerios de Educacion y de Cultura no ayudan.  Los recortes presupuestarios tampoco. Las desafortunadas declaraciones de la Ministra sobre Mozart no son esperanzadoras. Mientras tanto la Ley de Música sigue siendo una quimera.

Publicado en Efe Eme

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

4 Respuestas a “Formación musical en las escuelas (Efe Eme)

  1. Hola Mundano,
    te sigo leyendo con asiduidad, aunque no me acuerde muchas veces de comentarte lo que me parecen tus artículos. Este me ha gustado especialmente, porque es algo en lo que pienso mucho. Creo que la música (y los sonidos en general) tiene además mucha más importancia de la que se le da, en cuanto a lo que puede hacer sentir (alegría, añoranza, ánimo, euforia, tranquilidad… y cómo puede eso afectarnos en un día concreto, en la realización de trabajos, en cómo una cena en casa puede ir bien o mal, jeje…); y que no haya cultura musical hace que no seamos personas muy críticas al respecto, y que no valoremos adecuadamente la música que nos llega (y así incluso no sepamos buscar otras).

    Me ha encantado tu frase “Un lenguaje universal que rompe barreras sociales, raciales, religiosas, etc.”. Y en fin, que tu artículo me ha parecido muy inspirador.

    Leí otra cosa en un blog que también visito bastante que me gustó mucho, te lo paso por si te interesa:
    http://www.hispasonic.com/noticias/cuatro-formas-nos-afecta-sonido-13483

    Un saludo, caballero

  2. Efectivamente, al no existir cultura musical no puede existir formación musical. Eso si, venga a enchufar dinero al cine Español. Ay! Que sino esto se va a pique!! En fin..

    Por cierto Adrian, hablando de drummers, creo que otro maestro de este instrumento y que se debería citar siempre es este caballero: http://www.mikeportnoy.com/

    Un saludo

  3. Supersalvajuan tiene razón: en el instituto la asignatura de música, con la llegada del nuevo bachillerato, se acabó convirtiendo casi en una asignatura-recreo; menos mal que tuvimos una buena profesora, pero luego ficharon a una especie de friki que parece que convirtió la asignatura en un despiporre.
    Parece que los centros nunca le han dado mucha importancia a una asignatura que sólo se da un año a lo largo del bachillerato, al contrario que pasa con educación física, que son los tres años (cosa contra la que no tengo nada).

  4. Es que no existe una cultura musical. Ese es el problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s