Archivo diario: noviembre 4, 2009

Cara y cruz: las crónicas del Atleti y del Madrid

4 de noviembre de 2009

kun

Un par de reencuentros (por Julio R. Llorente)

 Dos partidos más quedan, intranscendentes, para seguir presumiendo de Champions y, después, descenso en el escalafón a esa Europa League. Ése va a ser el mal menor para este Atleti que ha batallado a tope ante uno de los mejores equipos de Europa.

Un partido que pudo acabar en triunfo, que volteó el Chelsea en el tramo final y que acabó en tablas. Menos mal. Hubiera sido demasiado doloroso para el Atleti, ante todo, por el empujón moral, haber caído derrotados.

Porque algo ha cambiado con Quique en el banquillo. Incluso jugadores perdidos para la causa aparecen recuperados. Podríamos empezar con Pablo -aunque en el 1-2, el coco marfileño se comió a los dos centrales de una vez antes del potrón que le dejó el balón a la segunda para batir a Asenjo– seguir con Cléber -algún que otro balón mandó de banda a banda, algo inverosímil hace unos días- y acabar con Reyes.

Porque durante todo ese primer tiempo que acabó en 0-0, lo mejor sin duda lo ofreció el utrerano. Si se le ha recuperado para esto del fútbol y lo ha hecho su ex entrenador en el Benfica, bendito sea el momento. Caracoleos, fintas, balones imposibles, verticalidad… Cuando tuvo un poco de ayuda tras el descanso, resultó que incluso el Atleti cometía la osadía de adelantarse en el marcador. Y para eso fue necesario que compareciera el mejor Kun. Vaya chutazo rompedor que se sacó en el 1-0!!!

Caminaba el partido hacia su desenlace y el implacable -y sobrado- Drogba se convertía en verdugo de los rojiblancos. Primero, al rematar en racimo, con otros dos compañeros, un balón que me pega que partió de un fuera de juego -que entro, que salgo- de Lampard. Luego, para aprovecharse de un rebote -la suerte de los campeones- y marcar a puerta vacía. La cataplasma para la herida la puso otra vez Agüero, que acabó renqueante, con un lanzamiento de falta que describió una curva diabólica.

Lo mismo está bien seguir en Europa por la vía segundona. Si lo ha dicho uno –el argentino– de la pareja de héroes del Calderón, no le voy a llevar yo la contraria.

ron

De Joseito a Benzema (por Adrian Vogel)

Y ya van 6 los partidos jugados en San Siro/Guiseppe Meazza en los que no gana el Madrid. Pero hay otro dato, aterrador: el gol de Benzema de anoche es tan sólo el segundo que marcamos en la cancha del Milan. El anterior, de Joseito, fue en el primer partido que jugamos en la capital lombarda. En 1956. Partido de vuelta de las semifinales de la primer Copa de Europa. A pesar de la derrota, 2-1, el Real Madrid se clasificó para la final, ganando la primera de las nueve copas que lustran la sala de trofeos.

El partido de ayer fue tenso, vibrante, jugado a tope. El mejor Madrid de esta temporada, especialmente en el primer tiempo. Hubo fases en la segunda parte en las que nuestro juego se espesó. Faltó esa punta de velocidad y esa chispa para finalizar las jugadas rematando (en la primera parte chutamos 16 veces). Y es que ellos también jugaron. Su tela de araña con Ronaldinho y Pato llevando peligro cada vez que tocaban la pelota. El veterano marcó de penalty, igualando el marcador que había abierto Benzema. Al joven le anularon un gol, forzó una tarjeta y dispuso de la ocasión más clara del partido. Desbaratada por Casillas, que volvió a ser Santo, olvidando su desafortunada actuación del Bernabéu. Por su parte Dida también se reivindico con unas cuantas paradas de merito. Especialmente una a tiro de Raúl, en el tiempo de descuento de la segunda parte.

Decía ayer –en la previa– que el empate era un buen resultado. Quedan dos jornadas y ambos equipos nos jugamos las dos primeras posiciones del grupo, frente al Olympique de Marsella y el Zurich. Y atención que el OM aunque remotamente aun alberga esperanzas de clasificarse.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol