Archivo diario: octubre 1, 2009

Cara y cruz de los equipos madrileños en la Champions (por Julio R. Llorente y Adrian Vogel)

1 de octubre de 2009

La fiera dormida (por Adrian Vogel)

Una de las cuatro grandes fieras del genero Panthera es el león (panthera leo), carnívoro de la familia de los felidos. Y tres zarpazos de Christiano Ronaldo, quien despertó tras el descanso para salir a la caza del gol, encauzaron un partido que llevaba camino de darme la razón. Me refiero a mis sombríos presagios de ayer. Porque el primer tiempo fue del OM. Marcaron el tempo y obligaron a Casillas (el mejor del equipo junto al depredador blanco, el 9). Por parte merengue tan sólo dos jugadas de Kaká mediada la primera parte. Cinco minutos antes se produjo el primer disparo merengue (a las nubes). Una tijereta de Karim Benzema y dos trallazos de Ronaldo fueron lo único a destacar antes del descanso.

Ronaldo, Christiano Ronaldo, necesitó solamente tres minutos para cambiar el rumbo del encuentro. Un balón largo de Pepe “Hierro”, desde su propio campo, fue recogido en carrera por el portugués que batió por bajo al portero rival (aprovechando su salto, al pensar que le iba a hacer una vaselina). Dos minutos después una terrorífica entrada de Diawara (su segunda tarjeta amarilla y por tanto expulsión) fue sancionada con penalty, tras una gran jugada individual de CR9. Kaká marcó la falta máxima, sin inmutarse.

Con diez jugadores y un 2-0 en contra el Olympique se enfrentaba a una misión imposible, aunque todavía tuvo arrestos para poner a prueba a Iker Casillas unas tres veces. Pero en la mejor jugada del partido el lesionado Ronaldo marcó a puerta vacía. Fue una excelente combinación entre Kaká, Guti y asistencia final de Benzema. El luso se retiraría después de este tanto (como consecuencia de la falta que originó el penalty) y es duda para Sevilla.

El 3-0 final no hace justicia a los de Marsella, mejor plantados en el campo –sobre todo en los primeros 45 minutos- y con salidas muy rápidas al contraataque. Faceta en la que también lo hicieron mejor que el Real Madrid. Lo cual no deja de sorprenderme teniendo en cuenta que si jugamos en el Bernabéu ¿por qué lo hacemos al contragolpe?

Espero y confío, que al igual que los leones cazan asociándose como equipo, el Madrid se agrupe, para repetir faena como hizo en el tercer gol de anoche.

Una temporada de un mes (por Julio R. Llorente)

Marca

Mala cosa. Terrible es que la temporada se acabe un mes después de haber empezado. Pero ese camino lleva el Atlético. La luz del final del túnel que algunos creímos ver en Valencia ha vuelto a apagarse. Porque, en Oporto, poca cosa. Ya estábamos en la cola de la Liga doméstica y ahora, además, en el furgón trasero de nuestro grupo de Champions. Horrible.

La cabeza me decía que empatábamos, pero el corazón me pedía un triunfo. Ni una cosa ni la otra. Derrota. Y eso porque durante buena parte del partido jugamos a no perder sin asumir el riesgo de intentar la victoria. Los portugueses no son gran cosa, pero aprovecharon sus bazas. Durmieron el partido durante buena fase del mismo y mediada la segunda mitad se fueron por los tres puntos. Y lo lograron. Con dos goles a bocajarro. Uno de tacón del colombiano Falcao y otro poco después de Rolando mientras, como casi siempre, una “multitud” en rojiblanco -cuatro o cinco jugadores- miraban.

Se quedó en el banco Antonio López, damnificado por la sangría goleadora por la banda izquierda del Atleti desde que empezó el curso y salió en su puesto Perea, cambiado de banda, para perseguir a Hulk. Misión difícil ante una mole al que no le pesan los kilos para ponerle velocidad a sus acciones (en el primer tanto blanquiazul hasta se permitió el lujo de fallar un primer envío antes de la virguería de Falcao). Los demás, los previstos, porque Maxi volvió a ser suplente y apenas salió para “colaborar” al desastre. El otro cambio, el de Reyes, ni merece la pena comentarlo.

Total que nos encontramos con un equipo en el que Agüero ya no tiene como socio a Forlán porque éste juega inexplicablemente demasiado atrás. Un centro del campo en el que Simao y Maxi han perdido su condición de intocables, porque no están para serlo. Además, una defensa en la que habrá efectivos para la zona central todos los que quieras, pero da igual -de mal- la combinación que haga Abel.

Y para rematar se empieza pidiendo auxilio desde la portería. Roberto, al sacar de puerta una vez, se lastimó y al echar a córner un balón después completó su lesión. Total, el novel De Gea, que es internacional, como Asenjo, de categorías inferiores, salió a escena, en el minuto 25, a tomar la alternativa nada menos que en Champions. Y el muchacho hizo lo que pudo. No le son achacables los goles y paró más de una y de dos. Bonito cuadro. Ante el Zaragoza, este sábado, De Gea y Joel, del Atleti B, nuestros dos porteros. Casi nada. Y, mientras, Asenjo guardando los tres palos en el Mundial Sub-20 en partidos que ganamos por súper-goleadas.

No quiero ni pensar el ambiente que se va a vivir en la jornada liguera del sábado. Y es que es muy duro sentir estos colores, los rojiblancos, y resignarse a que la temporada 2009-2010, en cuanto a logros, ya se ha acabado.

PD.-Lo siento. No soy extremista ni alarmista. En males mayores y en fantasmas del pasado cercano no pienso ni de lejos.

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol