Archivo diario: septiembre 9, 2009

Apocalypse Now? (2ª parte par Christophe Magny)

9 de septiembre de 2009

George_Monbiot

George Monbiot

2 – Los negacionistas.

En el post de ayer escribía que el excelente señor Monbiot comentaba que los negacionistas habían contribuido a hacerle perder al mundo un tiempo precioso en la lucha contra el cambio climático. Se encuentran mayormente en EE.UU. Sus ideólogos son algunos “científicos” pagados por los lobbies del petróleo y del carbón. Tienen relevos mediáticos, sobre todo en Fox News, la máquina de lavar cerebros de Rupert Murdoch. ¿Qué dicen? Que toda esta historia del cambio climático es un invento, diseñado no se sabe bien por quien para fastidiar la economía americana ni se sabe bien como. En este artículo están resumidos y desmentidos sus “argumentos”, muy básicos: empiezan diciendo que no existe tal calentamiento; sí acaso admiten su existencia, dicen que forma parte de un ciclo natural; y de todas formas, concluyen, no podemos hacer nada, si no arruinaremos la economía – ya sabemos que la economía es el valor supremo, y el crecimiento económico y las ventas de coches las medidas de nuestro bienestar-.

Monbiot es también un especialista de la lucha contra esa gentuza. He aquí su TOP 10 de los negacionistas. La más conocida es Sarah Palin, inverosímil reciente candidata a la vicepresidencia de EE.UU. con John McCain. No se pierde ni una. Si el artículo de Monbiot hubiese sido escrito hace un año, el Número Uno sería George W. Bush, el sueño hecho realidad de los petroleros. Venía de la industria petrolera, igual que su papá, igual que su vicepresidente, el diabólico Dick Cheney, igual que su Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y un larguísimo etc. George W. Bush fue el jefe de filas de los negacionistas, rechazando cualquier medida limitando emisiones de CO2 ya que el cambio climático no existe.

¿Por qué insisto tanto con EE.UU.? Porque son EL superpoder, marcando pautas para el mundo entero. También son el súpercontaminador, emitiendo el 35% del CO2 del mundo, con apenas un 5% de la población. La mala voluntad de Bush ha sido la excusa de muchos países: si los EE.UU. no hacen nada, ¿para qué nos vamos a molestar? Conviene saber que si el mundo entero viviera como los Americanos, harían falta las riquezas naturales de 7 u 8 planetas. Como un Europeo: 3 planetas. Como un habitante de Mali: 1/10 de planeta.

También es en EE.UU. donde más florece el negacionismo, y ya conocemos la potencia de este país a la hora de difundir e imponer “ideas”. El negacionismo tiene muchos aficionados allí. Más o menos un 30% de la población, los mismos que rechazan a Darwin y la teoría de la evolución, diciendo que la Tierra fue creada por Dios hace 6.000 años; los mismos que creen que Barack Obama nació en Kenya, por tanto no es ciudadano americano, y quiere destruir América. Los mismos 30% que creen que George W. Bush fue uno de los mejores presidentes de la historia, y que Sarah Palin lo sería también. Los mismos que describía John en su último post, y creen que el proyecto de Obama de reforma de la Sanidad prevé “paneles de la muerte” que decidirán si se desenchufa a la abuelita.  Se les puede enseñar una biblioteca entera demostrando la realidad del darwinismo, el certificado de nacimiento de Obama en Hawai, o veinte reportes del IPCC demostrando la realidad del cambio climático, no les importa. Si lo ha dicho Glenn Beck, o Sean Hannity, o Bill O’Reilly o Rush Limbaugh, los portavoces mediáticos de la ignorancia y la desinformación, es cierto.

Me temo que se pueda atribuir esa actitud a una visión fundamentalista de la religión: esta gente está acostumbrado a creer cosas sin pruebas de ningún tipo. La fe basta. Esto prepara el terreno para aceptar cualquier burrada. Su último argumento, por cierto, es que ya que Dios ha creado la Tierra (y todo lo demás), ¿como va a dejar al hombre destruir su creación? Como decía el estupendo Bill Maher, “estos últimos años, los Demócratas se han movido hacia la derecha, y los Republicanos hacia el psiquiátrico”.

Además, el mismísimo American Way of Life implica consumir, contaminar, emitir gases de efecto de invernadero en cantidad. Básicamente hacer lo que a uno le da la gana. Y para esa gente, quien pone en cuestión el santísimo AWL se expone a que se le pegue un tiro, o dos. Tienen pues esos 30% de imbéciles una responsabilidad tremenda: contaminan más que nadie, han sido la base de Bush, los que han contribuido a elegirle – junto con la Supreme Court en 2000, y unos cuantos chanchullos en Ohio en 2004. Son la excusa de la inacción de EE.UU. durante los dos mandatos de Bush, ocho años vitales desperdiciados en la lucha contra el cambio climático.

El pionero de todo eso fue otro ídolo de los sin cerebro: Ronald Reagan. Después de la primera crisis del petróleo, en 1973, Jimmy Carter tomó medidas para ahorrar: consumo reducido de los coches, aislamiento de las casas y edificios públicos (América entera vive con el aire acondicionado a tope en verano y la calefacción al máximo en invierno). Cancelar todas las medidas de Carter fue una de las primeras decisiones que tomó Reagan al llegar al poder en 1980. Tarde o temprano, se medirá la calidad de los políticos según su actitud ante la crisis climática. Carter, hoy muy despreciado, será entonces un héroe, Reagan una marioneta de los lobbies del petróleo, y George W. Bush el peor criminal del siglo XXI, pero eso ya lo sabemos.

George-Bush

Mañana empezaremos de verdad con el cambio climático. Almas sensibles, cuidado: el asunto es feo.

Entrada anterior:

Apocalypse Now? (el cambio climático par Christophe Magny)

16 comentarios

Archivado bajo Ciencia, Medio Ambiente, Medios, Política