Archivo mensual: agosto 2009

Un siglo de canciones 32: “Man On The Moon” (por Víctor Alfaro)

24 de agosto de 2009

MOTM

En 1992 yo no sabía que REM era un grupo de música. Por aquel entonces, probablemente, escuchaba en mi casa alguna cinta infantil con las canciones de Oliver y Benji o los Fraguel Rock. Pero en ese año, el grupo de Michael Stipe sacó un disco llamado “Automatic For The People” que según la crítica especializada se convirtió “automáticamente” (valga la redundancia) en el mejor disco de esta banda de rock.

No fue hasta 1999 cuando descubrí la canción de la que estoy escribiendo en estos momentos. Todo fue gracias a que el director Milos Forman decidió que su próxima película estaría dedicada a un cómico inclasificable y demoledor llamado Andy Kaufman, muy conocido en Estados Unidos, pero completamente invisible en el resto del mundo. La película se llamaba exactamente igual que la canción de REM del año 92: “Man On The Moon”.

La película protagonizada por un inmenso Jim Carrey consiguió varios premios importantes e incluso REM compuso una canción extra para la película llamada “The Great Beyond” que acompañaba al tema central de la película que se utilizó en todos los trailers y al comienzo de la película.

Mi amigo Adrián Vogel (el boss de este blog) me contaba que su hijo – El Mundanito – adoraba esta canción por su letra completamente surrealista, y no es de extrañar si traducimos frases como “Andy Kaufman in the wrestling match” (que hace alusión a una de las bromas más descabelladas que realizó el cómico. Luchaba solamente contra mujeres en un ring provocando una ola feminista espectacular), o “Hey Andy, are you goofing on Elvis?” (Kafuman era un gran imitador de Elvis Presley, y dejaba con la boca abierta a todo aquel que le veía cantar), o el pegadizo estribillo “If you believed they put a man on the moon, man on the moon/ If you believed theres nothing up his sleeve, then nothing is cool“, que suena completamente surrealista pero que es un claro homenaje a la posibilidad de que Andy Kaufman siga vivo y su muerte fuera la gran broma con la que despedirse del mundo del espectáculo.

La canción se ha convertido en un verdadero himno de la banda, y ha conseguido que gente como Bruce Springsteen o Chris Martin de Coldplay hayan interpretado esta canción junto a REM en varios conciertos.

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

8 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Kurlander, el escribiente (por Antonio Perea)

21 de agosto de 2009

AR

Se llama John Kurlander, y mucho antes de participar en la producción musical de la trilogía cinematográfica “El Señor de los Anillos” ya era un valorado técnico de sonido reclamado por grandes artistas y orquestas sinfónicas para sus grabaciones con la compañía EMI. Sin embargo, para nosotros los “beatlemaníacos” su gran minuto de gloria le sobrevino siendo un joven asistente técnico de grabación de los estudios de Abbey Road el 30 de julio de 1969. Aquel día le tocó escuchar a solas con Paul McCartney uno de los últimos montajes de las pequeñas canciones que, como teselas en un mosaico, iban a constituir el núcleo de la cara B del álbum “Abbey Road”, el último atribuible en rigor a la autoría de The Beatles.

El músico y el técnico habían ya escuchado juntos el recadito envenenado de Paul para Allen Klein contenido en “You never give me your money”, y también las arriesgadas armonías vocales concebidas para el “Sun King” de John Lennon. Iban ya por el tema también de Lennon “Mean Mr. Mustard”, cuyo acorde final daba entrada con bastante trabajo de estudio a un tema de McCartney, “Her Majesty”. A su vez, el último acorde de guitarra de éste último se solapaba a base de laboratorio con el primero del siguiente tema, “Polythene Pam”, también de Lennon. Así, entre dos muestras del poderío rockanrolero que brotaba casi involuntariamente de cualquier cosa sobre la que Lennon posara sus manos, se instalaba aquella sencilla cancioncita medio folk y acústica.

Paul no lo dudó. “No me gusta ‘Her Majesty’, tírala”, le pidió a Kurlander. Probablemente éste no contestó nada, se limitó a tocar botones y a maniobrar con los deslizantes de su mesa. Pero en su pensamiento ya se había asentado la reiterativa fórmula con la que Bartleby, el escribiente creado por la imaginación de Melville, respondía a todo requerimiento del mundo que le rodeaba: “Preferiría no hacerlo”.

Nunca sabremos, más allá de las propias y quizá interesadas opiniones de ambos protagonistas, si Kurlander desobedeció a McCartney por motivos artísticos. Quizá anticipadamente al resto del mundo le pasó con aquel temita intrascendente lo que nos pasaría después a todos. Es cierto que no tiene mucho que decir, pero a fuerza de conocerlo enamora. Lo mismo que sucede, por cierto, con la mujer a la que se refiere su letra, que un servidor se resiste a creer que fuera la Reina de Inglaterra, por mucho que Sir Paul se lo cantara a ella personalmente décadas después en un concierto con motivo del aniversario real.

Son, sin embargo, más los que creen que Kurlander tan sólo obedecía instrucciones estrictas de los ejecutivos de EMI. “Que nadie se deshaga de ningún material que graben Beatles en la sesión”, ordenaron entonces a todos los técnicos. No resulta difícil imaginar a los encorbatados directivos trasmitiéndoles la orden a los técnicos, mientras se ponían de espaldas a la cristalera del control y hacían bocina con las manos para que ni siquiera se les leyeran los labios. Y la verdad es que los descartes de las grabaciones de los de Liverpool y, muy especialmente, los de aquellas sesiones de “Abbey Road”  y las de “Get Back/ Let It Be” anteriores, iban a ser un jugoso negocio años después.

Cualquiera que fuese el motivo, Kurlander cortó laboriosamente “Her Majesty” de su ubicación original en la cinta, pero lejos de tirarlo como su autor le había solicitado, lo empalmó al final de aquella, y ya sea por olvido o por visionarismo del entonces neófito ingeniero, allí quedó. Muchos días después el equipo escuchó por última vez el montaje, y cuando habían transcurrido catorce segundos desde el último compás de “The End”, canción que estaba prevista como final del álbum, por los altavoces del estudio aparecía por arte de magia la casi mutilada versión de “Her Majesty” que había quedado de aquella sesión del 30 de julio. Allí sonaba, sola y desnuda de todo lo que no fuera la acariciante voz de McCartney y el límpido sonido de sus arpegios en Re mayor, si bien desprovista por razones técnicas de su acorde final, fagocitado éste por “Polythene Pam”. Les gustó tanto a todos aquella sorpresa, Paul incluido, que se decidió inmediatamente que quedaría tal cual en el master. Las carpetas del disco llevaban ya tiempo en imprenta, por lo que la canción tardó muchas reediciones de “Abbey Road” en figurar en la carátula del disco.

contra

label

Fotos de contra y etiqueta del vinilo original de Rodri

Por cierto, se dice que muy poco tiempo después y a pesar de su juventud, John Kurlander fue ascendido a ingeniero senior, lo que constituyó una promoción en tiempo récord para la costumbres de la casa.

Sé que hablar de “Abbey Road” tomando como base “Her Majesty” es algo así como adorar a un santo por la peana. Pero aquel álbum contenía demasiadas grandes cosas como para que un lego se meta en mucha harina. La historia que cuento referida a la canción más pequeña nunca creada por Los Beatles, circula entre los “beatlemaníacos” desde hace años y la hemos visto recogida en infinidad de antologías, libros de investigación y páginas Web. Pero no puedo descartar que sea una leyenda urbana. Advierto de que no me he molestado en contrastarlo, y no lo voy a hacer ahora porque tengo mucha plancha. Pero si alguien tiene tiempo, que se anime…  

kurlander

12 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

Bolt vs. Bolt: 19.19 nuevo récord de 200

20 de agosto de 2009

Bolt

Bolt se superó a si mismo. Volvió a batir su propio récord mundial en 11 centésimas. El domingo fue en la final de 100 metros y hoy lo ha conseguido en la de 200. Una carrera rápida, a pesar de la retirada de Tyson Gay. Los cinco primeros bajaron de los 20 segundos. Y el descomunal Usain Bolt marcó unos impresionantes 19.19 (superando sus 19.30 de Pekín). Y eso que tenía un ligero viento en contra.

En estos Mundiales de Berlín “el candado volador” lleva dos medallas de oro y dos récords. Y todavía le queda por correr el relevo 4×100…

6 comentarios

Archivado bajo Atletismo, Deportes

Camino del nuevo bombo (por Julio R. Llorente)

20 de agosto de 2009

Marca

Pues… eso. Lo previsto. Había una diferencia abismal entre unos y otros y ha pasado lo lógico. El Atlético ha empezado ganando en tierras griegas y la vuelta del martes que viene de esta previa de Champions se queda en presentación oficial de los rojiblancos ante su afición a saldar con una previsible goleada.

Porque el Atleti sigue exhibiendo con orgullo lo mejor que tiene que es esa pareja de atacantes que dejan su sello allá donde van. Y como no podía ser menos, en esta oportunidad, Agüero y Forlán (y no será porque no les intentaron frenar la mayoría de las veces con malas artes) volvieron a marcar. El argentino, en el último tanto visitante, cuando se las apañó para robarle el balón a su marcador y, solo contra dos adversarios, culebrear desde la banda derecha desde la mitad del campo hasta llegar a posición de disparo y cruzar inapelable (por cierto, el balón se lo había mandado su compadre Diego en un achique en área propia que acabó siendo un servicio). El uruguayo machacó un trallazo a la madera y firmó el segundo. El primero fue obra de Maxi, que no deja de ser una buena noticia que el ex capitán vea puerta y recupere su oficio de llegador (¿será por qué esta vez jugó más por dentro que por fuera?). Hasta aquí los pros.

Porque en los contras tampoco hemos cambiado. En situaciones estresantes sigue habiendo demasiado aturullamiento en la zona defensiva, ya pueda formar esa línea quien sea. Para ejemplos, los dos goles recibidos a manos de un Panathinaikos revoltoso y alborotador y poco más que son muestra de las carencias rojiblancas. El del 1-1 el que devolvió el griterío a la grada por falta de concentración y despiste propio de salida destensionada de vestuario (de arranque o después del intermedio, da igual). El que cerró el marcador en otro desajuste en que Heitinga fue observador privilegiado corriendo a la par que Leto que se sacó un golazo de impresión (a estos entrenadores -va por Ten Cate– no hay quien les entienda porque si se quitan algunas cosillas aisladas de Cissé y de Karagounis y lo mosca cojonera que es Salpingidis, que hizo su gol y el anulado, a los verdes les queda muy poquito, por lo que resulta incomprensible que el argentino viera el primer tiempo desde el banco).

Desde luego que se podía haber matado el partido -efectivamente, cuando salía de casa rumbo a la radio, me ha preguntado el jardinero por el resultado y le he dicho 1-3- pero el 2-3 da para pensar que el Atleti se meterá en el nuevo bombo y su pre-Champions se habrá saldado con holgura.

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿A quién hemos fichado? (por Julio R. Llorente)

19 de agosto de 2009

championsl

Es la pregunta que me hace el jardinero del bloque de pisos donde vivo cada año por estas fechas (recuerdo cómo recitaba las incorporaciones -ya ha llovido- de Chamot o Jugovic) emocionado e intrigado por saber qué nos deparaba el siguiente curso futbolístico.

Para no variar, ya desde primeros de julio, se ha repetido el interrogante y yo, algunas veces entre temblores y malos presagios por lo que se decía que podía ocurrir, a la pregunta de “¿A quién hemos fichado?” le contestaba con “… me conformo con no des-fichar“. Y es que los tiempos de penuria -general, para todos y en particular, en este club, que parece que siempre hay telarañas en la caja- nos limitaban, como mucho y máximo objetivo, a que no emigraran a otros parajes los dos pilares, los dos protagonistas de ese dúo demoledor -más Forlán que Agüero– que ha llevado al Atlético a volver a jugarse a doble partido estar, como el año pasado, en la Champions 09-10 con los grandes. Donde le corresponde estar siempre al club del Manzanares.

Hay que recordar que en el torneo del año pasado, pese a las zancadillas de Platini, los rojiblancos sacaron el pañuelo y dijeron adiós en octavos sin perder un solo partido. Como poco, llegar hasta ahí, debería ser la meta a batir ahora.

Si en la Champions 08-09 el escollo se llamaba Schalke 04, esta vez es un rival menor, digan lo que digan las estadísticas de que no se sabe lo que es vencer en terreno heleno y que en la historia europea hay precedentes de equipos menores -si, si, yo estuve allí, en el Calderón en ambas eliminatorias- como el Panionios o el OFI Creta a los que hicimos más grandes.

Porque el Panathinaikos -¡qué más quisieran que ser aquel equipo simpático que llegó hasta la final de una Copa de Europa de décadas atrás!- no nos debe asustar. Por mucho Karagounis, Salpingidis o un Cissé que ya está de vuelta, la lógica dice que tiene que quedarse en el camino empezando por el choque “infernal”. Vamos, que hay que empezar ganando la eliminatoria en el primer round.

Poco va a variar el Atleti de este curso. Apenas dos cambios. La dupla de la ilusión es la misma; los dos centrocampistas atacantes que necesitan el freno de dos medios de destrucción, también.

Los dos cambios en el “once” titular apenas afectan a la parte de atrás. Abel cambia la velocidad a veces atolondrada de Perea -no me gusta que ni siquiera esté el colombiano, aunque sólo sea como premio a su responsabilidad desde que viste esta camiseta, en la lista de expedicionarios- por la frialdad y cuajo del ex bético Juanito. Y queda la novedad bajo los palos que huele a súper-acierto. Asenjo es un porterazo -ojo, que Leo acabó la temporada in crescendo y se merece ese homenaje que dicen que le van a dar- al que le avala su juventud y lo que aún le queda por aprender con lo maduro que se le ve (a mí me recuerda a aquel felino llamado Miguel Ángel que defendió la portería del Bernabéu).

Total que cuando salga del portal y vaya hacia la radio (que hoy me toca comentar la jugada al lado de mis compañeros de mesa en “Tablero Deportivo“) y me pregunta el jardinero “qué vamos a hacer“, le voy a responder sin dudar “ganar“.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Madrid

Los mini-podcasts de Blogpocket

18 de agosto de 2009

AC

A mediados de la semana pasada Antonio Cambronero y yo quedamos para celebrar su incorporación a la Web de ABC. Serán 10 posts al mes. Los ya publicados son muy recomendables: didácticos y amenos. De esos textos para guardar. Pero las actividades veraniegas de Antonio –aparte de su segunda entrada para “Un siglo de canciones”- son más amplias. Está enfrascado en la remodelación de Tinta Digital y en una serie de mini-podcasts. El primero de los cuales quizás ya conozcáis del post Fotos recuperadas 2, dado que me tenía de invitado.

Tras el homenaje gastronómico grabamos el cuarto mini-podcast. En esta ocasión era yo quien hacía las preguntas. Y giraban alrededor de las redes sociales.

minipodcasts_logo

1 comentario

Archivado bajo General, Medios, Recomendaciones

Fallece Iñaki Arana (por Óscar L. Bergaz)

18 de agosto de 2009

Arana

El pasado día 14 de agosto falleció en accidente de moto el jugador del Bera Bera Iñaki Arana Rodríguez. Desde El Mundano queremos enviar un  fuerte abrazo y nuestras condolencias a sus familiares y compañeros, y nos unimos a la idea de homenaje propuesta por Fermín de la Calle en su blog Patada a Seguir.

Integrante del Pegamo Bera Bera y de la franquicia Basque Korsarioak, con la que jugó la pasada SIR, jugaba de apertura. Día triste para el rugby español. Descanse en paz Iñaki.

facebook

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Rugby