Camino del nuevo bombo (por Julio R. Llorente)

20 de agosto de 2009

Marca

Pues… eso. Lo previsto. Había una diferencia abismal entre unos y otros y ha pasado lo lógico. El Atlético ha empezado ganando en tierras griegas y la vuelta del martes que viene de esta previa de Champions se queda en presentación oficial de los rojiblancos ante su afición a saldar con una previsible goleada.

Porque el Atleti sigue exhibiendo con orgullo lo mejor que tiene que es esa pareja de atacantes que dejan su sello allá donde van. Y como no podía ser menos, en esta oportunidad, Agüero y Forlán (y no será porque no les intentaron frenar la mayoría de las veces con malas artes) volvieron a marcar. El argentino, en el último tanto visitante, cuando se las apañó para robarle el balón a su marcador y, solo contra dos adversarios, culebrear desde la banda derecha desde la mitad del campo hasta llegar a posición de disparo y cruzar inapelable (por cierto, el balón se lo había mandado su compadre Diego en un achique en área propia que acabó siendo un servicio). El uruguayo machacó un trallazo a la madera y firmó el segundo. El primero fue obra de Maxi, que no deja de ser una buena noticia que el ex capitán vea puerta y recupere su oficio de llegador (¿será por qué esta vez jugó más por dentro que por fuera?). Hasta aquí los pros.

Porque en los contras tampoco hemos cambiado. En situaciones estresantes sigue habiendo demasiado aturullamiento en la zona defensiva, ya pueda formar esa línea quien sea. Para ejemplos, los dos goles recibidos a manos de un Panathinaikos revoltoso y alborotador y poco más que son muestra de las carencias rojiblancas. El del 1-1 el que devolvió el griterío a la grada por falta de concentración y despiste propio de salida destensionada de vestuario (de arranque o después del intermedio, da igual). El que cerró el marcador en otro desajuste en que Heitinga fue observador privilegiado corriendo a la par que Leto que se sacó un golazo de impresión (a estos entrenadores -va por Ten Cate– no hay quien les entienda porque si se quitan algunas cosillas aisladas de Cissé y de Karagounis y lo mosca cojonera que es Salpingidis, que hizo su gol y el anulado, a los verdes les queda muy poquito, por lo que resulta incomprensible que el argentino viera el primer tiempo desde el banco).

Desde luego que se podía haber matado el partido -efectivamente, cuando salía de casa rumbo a la radio, me ha preguntado el jardinero por el resultado y le he dicho 1-3- pero el 2-3 da para pensar que el Atleti se meterá en el nuevo bombo y su pre-Champions se habrá saldado con holgura.

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

5 Respuestas a “Camino del nuevo bombo (por Julio R. Llorente)

  1. Carlos

    Hola,
    me gustaría ponerme en contacto con el administrador del blog.
    Un saludo

  2. julio ruiz

    Uff, Reyes es irrecuperable, el trotecillo de Cleber me exaspera y Jurado si no fuera tan blandito… Vamos, que tenemos poco banquillo…
    Y, si, Adrián, ese palomitón -por la agilidad; no por componer la imagen- a tiro de Cissé amortiguado por Juanito, era “made in Miguel Angel”.

  3. Ya sólo falta recuperar a Reyes.

  4. Creo que habéis dejado la eliminatoria bien preñada. El bombo es todo vuestro…aunque con el Atleti nunca se sabe.

    Amigo Julio, una parada de Asenjo a Cissé en la primer parte me recordó a Miguel Ángel, como escribías ayer.

  5. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s