Archivo diario: agosto 13, 2009

¡Qué grande eres Flotats!

13 de agosto de 2009

el-encuentro-de-descartes-con-pascal-joven_teatro-infanta-isable_madrid

Josep Maria Flotats es grande, grande. De los de verdad. Y a finales de enero de este año estrenó en Madrid en el Teatro EspañolEl encuentro entre Descartes y Pascal joven”. No pudimos verla así que La Mundana y un servidor acudimos prestos a su reestreno, anoche en el Infanta Isabel.

Flotats se come literalmente a Albert Triola, quien le da replica en el papel del joven Pascal. El texto del autor Jean Claude-Brisville, claramente partidario de la figura de Descartes, tampoco ayuda a Triola. Porque la fina ironía, el agudo sentido del humor está claramente decantado solamente hacia uno de los genios. Obviando que las “Cartas Provinciales” de Pascal, aparte de su influencia en el ámbito de la teología, está considerada como un modelo tanto de la prosa francesa como de la ironía. Las “Lettres Provinciales” fueron muy populares como obra literaria, y el uso del humor, la ironía y la sátira en sus argumentos las hicieron gozar del favor del público, influenciando a escritores franceses posteriores como Jean-Jacques Rousseau o Voltaire, quien dijo que eran “el libro mejor escrito que ha aparecido hasta la fecha en Francia.

La obra teatral está basada en un hecho real: la entrevista entre estos dos cracks franceses del siglo XVII. No trascendió nada de su encuentro y el autor recrea aspectos biográficos y del pensamiento de estos dos genios.

René Descartes (1596-1650) está considerado el padre de la filosofía moderna. Pero también fue matemático y físico. Estableció las propiedades de la luz como su reflexión y refracción (divulgó la entonces desconocida Ley de Snell) en “Óptica”. Texto de gran influencia en Newton, aunque fuese para desmontar y ampliar conceptos. Aunque de hecho la primera corrección fue de eso otro genio francés de los números Pierre de Fermat, quien también mantuvo contacto –epistolar- con Pascal. Esta correspondencia dio lugar al nacimiento de la Teoría de las Probabilidades.

Descartes como creador de la geometría analítica, “La Geometría”, comienza tomando un punto de partida (una constante de su pensamiento): para representar la geometría plana usa como referencia dos rectas perpendiculares entre sí, que se cortan en un punto denominado “origen de coordenadas”, ideando las Coordenadas cartesianas.

En 1629 empezó a escribir “Tratado del Mundo y de la Luz” que terminó en 1633. Pero lo retiró de la imprenta, conocedor de la condena de Galileo, por sostener la teoría de Copérnico del movimiento de la tierra. Su rechazo a la confrontación con el poder religioso, por motivos de fe y supervivencia, es tratado en la pieza teatral.

Fue un Mundano en toda regla, habiendo realizado muchos viajes y residiendo en varios países (murió en Estocolmo, bajo la protección de la Reina Cristina, en circunstancias no del todo aclaradas). Pero esa cautela no impidió que algunas de sus obras estuviesen en el Índice de Libros Prohibidos de la Iglesia Católica, al menos hasta 1948.

Descartes esta considerado el “padre de la filosofía moderna”. Sus obras claves son “Principios de la Filosofía”,  “Meditaciones metafísicas” y el  “Discurso del método” o “Discurso del método para dirigir bien la razón y hallar la verdad en las ciencias”, donde establece la Duda metódica (y el Argumento ontológico para probar su fe).

Pienso, luego existo” es su cita más conocida. Una que siempre me gustó y que considero eternamente apropiada es “Leer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos.” Y por supuesto la que en España conocemos aplicada al nacionalismo y al viajar: “Los viajes sirven para conocer las costumbres de los distintos pueblos y para despojarse del prejuicio de que sólo en la propia patria se puede vivir de la manera a que uno está acostumbrado.

Blaise Pascal (1623-1662) considerado el padre de las computadoras junto con Charles Babbage. Fue un niño prodigio, educado por su padre, un juez local. Sus primeros trabajos abarcan las Ciencias Naturales y Aplicadas, en dónde realizó importantes contribuciones para la invención y construcción de calculadoras mecánicas.

Su padre fue nombrado por Richelieu como encargado de cobro de impuestos en Ruán, Normandía. Una labor titánica, puesto que la situación fiscal de la ciudad era un caos. En 1642, en un intento de ayudar a su padre en esta tarea, que implicaba continuos y extenuantes cálculos de impuestos y deudas, Pascal (que todavía no había cumplido diecinueve años) inventó y construyó la llamada Pascalina, la primera máquina sumadora de la historia, precursora de las calculadoras de hoy. Era de funcionamiento mecánico y basado en engranajes. Curiosamente su período de gloria fue en los años 60 del siglo XX, debido a que IBM la usó de forma interna. En aquellos tiempos era el único dispositivo que permitía efectuar rápidamente cálculos en numeración hexadecimal, lo que era necesario para la depuración de los programas. Los historiadores de la computación reconocen su gran contribución en este campo. La Pascalina era capaz de realizar sumas y restas.

Entre otras invenciones se incluye la prensa hidráulica y la jeringuilla.

Antes habíamos comentado sobre la teoría matemática de probabilidad (de gran influencia en el desarrollo de las modernas Ciencias Económicas y Sociales), fruto de su correspondencia con Fermat, pero no debemos olvidar sus investigaciones sobre los fluidos y la aclaración de conceptos tales como la presión y el vacío, generalizando la obra de Evangelista Torricelli. También escribió en defensa del método científico e importantes tratados sobre geometría proyectiva.

Pascal fue un matemático de primer orden. Siguiendo con el trabajo de Galileo y de Torricelli, en 1646 refutó las teorías aristotélicas que insistían en que la naturaleza aborrece el vacío, y sus resultados causaron grandes discusiones antes de ser generalmente aceptados. Y en la obra es su teoría del vacío la que inicialmente despierta la curiosidad de Descartes. Pero el joven Pascal, celoso de ella, no la comparte con la excusa de que está en imprenta y ya le mandará el libro.

Pero el eje del texto teatral gira alrededor del furor religioso de Pascal (considerado uno de los grandes teólogos, a la altura de un Tomas de Aquino o de Agustín de Hipona, más conocido como San Agustín, su gran fuente de inspiración). Su feroz “jansenismo” le enfrenta a los jesuitas (con quienes había estudiado Descartes de joven) y pretende captar adeptos a la causa.

Para finalizar una anécdota, relacionado con el Sr. Moratinos. Coincidimos con él. Iba acompañado de su esposa (creemos) y de dos guardaespaldas (también pensamos que lo eran). Y educadamente se colocaron en la cola. El problema es que no tenían que ponerse en ninguna fila. Poseían sus entradas y podían pasar directamente al teatro. Los que estábamos haciendo cola era para acceder a la taquilla y recoger o comprar nuestras entradas. Chapeau par el Ministro.

JMF Cristobal Manuel

10 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Recomendaciones, Teatro