Archivo diario: mayo 12, 2009

La hora Fabra

12 de mayo de 2009

Ángel Sánchez

¿Ha llegado la hora de Fabra? ¿Veremos a un Fabra sentado en el banquillo de los acusados? Ayer se hizo público un auto de incoación de procedimiento abreviado, para la apertura de juicio oral, en relación con la falsificación de documentación para la comercialización de plaguicidas en España. Fue dictado el pasado 29 de abril y ayer llegó a las partes implicadas en el proceso. La juez incluye entre los responsables de este acto al dirigente popular Carlos Fabra, Presidente de la Diputación Provincial de Castellón. El PP no ha tomado ninguna medida contra Fabra pese a que, desde hace años, está imputado no sólo por este delito de falsificación, sino por otros relacionados con negociaciones prohibidas a funcionarios, tráfico de influencias y fraude a la Hacienda Pública.

Tras cinco años de investigación judicial, María José Calvo, juez sustituta del juzgado de Nules, atribuye a Fabra un delito de falsedad castigado con hasta seis años de cárcel, según informa El País. Es el primer paso para juzgar al Presidente de la Diputación Provincial de Castellón. La juez entiende que los hechos pueden ser constitutivos de un delito de falsedad documental previsto y penado en el artículo 390 del código Penal (“Será castigado con las penas de prisión de tres a seis años, multa de seis a veinticuatro meses e inhabilitación especial por tiempo de dos a seis años, la autoridad o funcionario público que, en el ejercicio de sus funciones, cometa falsedad: 1.º Alterando un documento en alguno de sus elementos o requisitos de carácter esencial; 2.º Simulando un documento en todo o en parte, de manera que induzca a error “).

Fabra, según el relato de la juez en el auto formaba parte de una trama que, “con ánimo de lucro, falsificó cuños, análisis químicos, sellos y firmas presentándolos, a sabiendas de su falsedad, ante el Ministerio de Agricultura con el fin de agilizar y obtener las autorizaciones” para vender “diversos plaguicidas procedentes de una empresa asiática que no reunían los requisitos legales para su comercialización en España“. Según la investigación judicial, llegó incluso a reunirse con altos dirigentes del Gobierno del PP para presionar en el Ministerio de Agricultura de manera que se agilizarán las autorizaciones a favor de Naranjax, una empresa de comercialización de fitosanitarios propiedad de la entonces mujer de Fabra, del empresario Vicente Vilar y de su esposa. El relato de la juez señala que los sellos falsos fueron remitidos por Fabra al subdelegado del Gobierno en Castellón quién, a su vez, los hizo llegar a un alto funcionario del Ministerio de Agricultura.

Fue precisamente el también imputado Vicente Vilar –y condenado por violación– quien destapó el tarro de las esencias al denunciar a Fabra. En su día afirmó que poseía pruebas de los pagos y comisiones que había recibido el político castellonense.

Asimismo existe otro episodio relacionado con esta investigación judicial que siempre me llamó la atención y quedó fijada en mi memoria. Juan Costa, hombre de Rodrigo Rato (quien le colocó en los gobiernos de Aznar de  Secretario de Estado y Ministro y luego le llevó al FMI), tuvo que acudir a la Justicia a mediados de 2007 para declarar como testigo en este caso. Costa es hermano del secretario general del PP valenciano (brazo derecho de Camps, y al igual que él cada vez más embarrado en el fango del “caso Gürtel”).  En esos momentos Juan Costa era Presidente de la auditora Ernst & Young, en la que había aterrizado, huyendo del FMI (como también haría Rato, su mentor). Se jactaba primero que no tenía nada que ver con el “caso Fabra”, luego que no tendría que declarar, después que no iría al juzgado porque serviría hacerlo por escrito. Finalmente se desplazó a prestar declaración. Al igual que Jesús Posada, el ex Ministro de Agricultura del PP. Jesús Posada aseguró que se reunió en 1999 con Carlos Fabra y Juan Costa para abordar las licencias de productos fitosanitarios a la empresa Naranjax. Por su parte, Costa negó la existencia de tal reunión. Siempre me quedé con las ganas de un careo entre ambos ex ministros. Quizás ahora sea el momento…

La semana pasada repasaba el nepotismo de las listas a las elecciones europeas del PP. Pero desde luego la palma en asuntos familiares se la llevan los Fabra. El tatarabuelo del actual Fabra, Victorino Fabra Gil (1818-1893), fue el primero de la familia en ser Presidente de la Diputación de Castellón. Son cinco generaciones de Presidentes de la  Diputación de Castellón y de insignes caciques. ¿Habrá llegado su hora?

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Política