El Tribunal Supremo de Estados Unidos

29 de abril de 2009

350px-supreme_court_us_2006

El pasado sábado Fétido publicó una entrada antológica en su blog. Y he esperado a hoy, que se cumplen 100 días de la Presidencia de Obama, para traerlo a El Mundano. ¿Por qué? Simple y llanamente porque refleja una realidad, la del poder judicial, que conviene tener en cuenta a la hora de hacer balance. Al igual que los polémicos nombramientos del equipo económico –John olvidaste escribir el post al respecto- tan vinculados a Wall Street, origen y raíz de nuestras desgracias económicas de hoy en día. Asimismo no podemos olvidar un acontecimiento reciente como el del tránsfuga Specter, Senador Republicano por Pensilvania, quien se pasa al bando contrario gracias a los buenos oficios del hoy Vicepresidente Biden (cuyo nombramiento en el ticket electoral de Obama tanto critiqué en privado, y poco en público). Compartían tren de ida y vuelta a Washington desde el Estado donde ambos residían. El veterano ex miembro del PR fue el autor de la teoría de “la bala mágica”, siendo miembro de la Comisión Warren que dictaminó que Oswald asesinó a Kennedy en solitario. Los enlaces al NYT de hoy  y a Guerra Eterna de ayer dan una perspectiva, en mi opinión, más que certera sobre lo que este fichaje representa.

 

Pero las implicaciones sobre la Corte Suprema de los EE.UU. están ahí. Y además el Senado es clave en la aprobación de los jueces propuestos por el Presidente. El pleno del Senado considera la nominación; se requiere de mayoría simple para confirmar o rechazar al nominado. Doce nominados han sido explícitamente rechazados por el Senado. El más reciente fue en 1987, cuando el Senado rechazó a Robert Bork. En 1991, la nominación del Juez Clarence Thomas fue casi rechazada debido a imputaciones de índole sexual, pero el nominado finalmente fue aprobado con una votación de 52 a 48. Y son cargos vitalicios. De los nueve miembros que componen actualmente esta Corte Suprema dos fueron nominados bajo la administración Demócrata de Bill Clinton y 7 son de los mandatos Republicanos de Bush padre e hijo, Reagan y Ford (dándose la circunstancia que su nominado, el juez Stevens, está considerado “liberal”).

 

Estamos viviendo la época de oro de las series de TV. Y los grandes guionistas están volcados en el medio. Aquí nos encontramos con el problema de los canales que emiten erráticamente las mejores series, cambiando fechas y horarios de emisión sin ton ni son. Lo cual dificulta su seguimiento. Al menos para quienes no hacemos de la tele nuestro eje vital. Así que si ya es difícil es seguir el par que te gustan, el montón que te pierdes es inmenso. Menos mal que algunos bloggers están al quite. Y en este caso quiero agradecer a Fétido por su encomiable labor de descubrirme/descubrirnos este episodio de Boston Legal.

 

Es todo un alegato contra la pena de muerte. Y lo absurdo de la medida, usando un caso extremo. Pero va más allá. Perfila claramente a los miembros del Supremo estadounidense. Y como suele ocurrir en las producciones anglosajonas, la caracterización es asombrosa. ¡Son ellos mismos! O al menos lo parecen. La ficción se nota en el discurso del abogado cuya apelación es impensable y no sería factible en la realidad. Pero refleja claramente la realidad de estos “sacrosantos” poseedores de la justicia imperial…

 

Si no consigo incrustar el video ¡por favor visitar el blog de Fétido para verlo! Además el curro que se ha pegado para subtitularlo (brillantemente, por cierto) no tiene precio. El link a la escena:

 

http://www.liveleak.com/item?a=view&token=c84_1241018476

seal-us-supreme-court

7 comentarios

Archivado bajo CDI, Medios, Política, Recomendaciones

7 Respuestas a “El Tribunal Supremo de Estados Unidos

  1. Hello,

    I am Mark, soon 35 years old, I teach sports in high school

    best regards ,

    Mark, my little blog moto

  2. Arroyero la discrepancia es saludable y tu post sobre Boston Legal muy bueno. Gracias.

    Supersalvajuan no entiendo bien lo del Informe Pelicano (salvo en lo de los magistrados del Tribunal Supremo, pero ahí se trataba de unos asesinatos y aquí de una ficción basada en un caso real).

    Ernesto y Alfaro (Víctor) espero que os haya gustado la escena. Y en cuanto a lo que me preguntas Víctor, sobre Biden: me parecía que dos senadores, y uno tan veterano y curtido como el actual VP, no eran la mejor imagen para cambiar las cosas en Washington. Además de la fama que precedía a Biden como bocazas (todo su partido temía que llegase su momento: meter la pata hasta el fondo, por incontinencia verbal) y algunos digamos “mini watergates” que podría haber en su pasado, debido a su pertenencia a comisiones del Senado, en temas de exteriores, inteligencia, etc. Así como su voto a favor de la invasión de Irak. Desde un punto de vista simbólico prefería una mujer progresista. Pero claro yo no voto ahí. John me convenció que era una decisión acertada porque se trataba de no asustar al votante de centro-derecha y sobre todo de ganar las elecciones. También me recordó que había sido muy activo en contra de la nominación de jueces ultraconservadores al Tribunal Supremo (creo recordar que los dos mencionados en el post).Y La Mundana, más práctica, me decía “sabrá más Obama que tu”.

    El honor es mío Fétido. Y aprovecho para darte las gracias una vez más.

    No quiero ser un “spoiler” pero imagino que pasadas las horas se puede comentar el fallo de la Corte Suprema:

    El Supremo dictaminó -con el voto en contra de Alito – que la pena de muerte en casos en que no ha habido asesinato es anticonstitucional.

    Para los interesados en el caso Kennedy contra el Estado de Louisiana en la Red hay abundante info. Un buen sitio para empezar sería:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Patrick_O._Kennedy

    Donde descubriréis que un Blogger hizo que la decisión del Supremo fuese vista de nuevo porque había un precedente legal, aprobado por el Congreso de USA: la reforma del Código de Justicia Militar…

    En ref. a los 100 día de Obama, recomiendo este articulo de Arriana Huffington: The good, the bad and the Geithner:

    http://www.huffingtonpost.com/arianna-huffington/obamas-first-100-days-the_b_191831.html

  3. Pues debo ser el único al que no le parece gran cosa esta escena. El principal fuerte de Boston Legal (y de los guionistas useños en general) es la capacidad de escribir usando argumentos de ambos lados y confrontarlos. Un discurso de diez minutos (la cuarta parte de un capítulo) frente a un rival con solo unas palabras de guión y actores cuyo único activo (al parecer) es su parecido físico se parece mas a un desahogo personal de David Kelley que a una escena correctamente planificada. Que los hechos que menciona sean correctos es, artísticamente, irrelevante.
    http://www.arroyero.es/boston-legal/

  4. Esto me recuerda al Informe Pelícano.

  5. Sigo lo dicho por Alfaro, me voy a casa de Fétido y ya comentaremos.

  6. Pues gracias por el enlace Adrián. Me voy directamente al blog de Fétido y luego comento. Abrazos… por cierto, ¿por qué criticaste a Biden en privado?

  7. Cuánto honor, Maese Adrian. Muchas gracias.
    Le envío de nuevo un correo -para evitar spoilers- con el resultado real/final de las deliberaciones del Supremo (se trata de un caso real que se estaba tratando en las fechas que se emitió el episodio) de los States.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s