El monje que volvió del frío (by Julio Valdeón Blanco)

26 de marzo de 2009

cover21_lg

Sorprende lo lilas que pueden ser algunos entendidos. Rob Hallet, el hombre que ha devuelto a Leonard Cohen a los escenarios, contaba en una entrevista concedida a Rock´s Backpages como tuvo que convencer a sus socios de la promotora AEG Live. Tras quince años sin girar, pensaban que era un penitente sin casulla, un tigre desdentado, que olía a cadaverina y no interesaba más que a cuatro pelmas. Insistente, Hallet, que confiesa haber seguido a Cohen desde niño, logró su propósito.

 

Recuerden que el autor de “The Future” venía de perder en 2005 cinco millones de dólares, casi todo su capital destinado a la jubilación, a manos de Kelley Lynch, su mánager, una de esas contables enrevesadas que caen sobre tu grupa para chuparte el tuétano. Para flipe de todos, los tres primeros conciertos de la gira, celebrados en Toronto, agotaron el papel en día y medio. En Dublín despacharon 36.000 localidades para dos recitales en hora y media, añadiendo un tercero.

 

Su relevancia es tal que incluso los sositos de la Operación Triunfo británica, esos mediocres que confunden canto y culturismo vocal, interpretan sus canciones: uno de los sucesos más psicodélicos de los últimos tiempos tuvo lugar hace pocos meses; Jason Castro, la muchachita que lideraba la pasada edición del concurso, versioneó, claro, “Hallelujah”, descubriéndosela a las nuevas generaciones, tan idiotizadas que debieron pensar que era suya. Escandalizado, el sector cool de la audiencia patrocinó la adquisición en Itunes de la versión firmada por Jeff Buckley. A los pocos días ambas tonadas alcanzaban los números 1 y 2 de las listas.

 

Con las cuentas bancarias aseguradas, lo que importa, o sea, la música, esa música de noches fatigadas, esos versos radiantes, metálicos, que hablan de amor al raso y sexo melancólico, la música de diamante parida por el «pequeño judío que escribió la Biblia», sigue quemando. Sus asociados alucinan cuando repite, noche tras noche, conciertos de casi tres horas. Ninguna crítica ha bajado del sobresaliente. Su voz conserva el herraje candente, profundo. Suena poderosa y vibrante, sabia.

  

Para muestra, su nuevo disco, “Live in London”, grabado en el O2 de Londres el pasado julio y adelantado en exclusiva por npr music. “Dance Me To The End Of Love”, “Ain´t No Cure For Love”, “Bird On The Wire”, “In My Secret Life”, “Closing Time”, “Democracy”, “I´m Your Man”, “Take This Waltz” o “So Long, Marianne” suben por tu espinazo como mariposas borrachas, como un palpitante galope de cirios y estrellas, como una gloriosa cascada de tenues fogatas y lágrimas quebradizas, con la serenidad y el buen hacer de un fulano que conoce sus limitaciones y las transforma en azulete para calmar dolores.

 

Queremos que nuestros poetas vivan descorchando Borgoña y nos jode la idealización del bardo que camina descalzo y extrae néctar de las moscas, pero también que su arte continúe vivo, y ante la demostración de poderío ejercitada por Cohen podemos respirar muuuuy tranquilos; de hecho, en este tour de 2008/09 luce tan inspirado e inquieto que sólo resta orgasmar bajo la avalancha de rosas asimétricas, labios ensangrentados, palomas y cicatrices que regala. Bueno, y rezar para que el anunciado nuevo disco, con canciones inéditas, se haga realidad a finales de año.

                                      

ENTRADA RELACIONADA:

 

Las Diosas de Cohen y Waits (Efe Eme)

 

ENTRADA ANTERIOR DEL AUTOR:

 

La cólera de Dios (por Julio Valdeón Blanco)

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Recomendaciones

7 Respuestas a “El monje que volvió del frío (by Julio Valdeón Blanco)

  1. Pingback: Famosos pillados por el ladrillo - Burbuja Econmica

  2. Joe, yo nunca he podido con él. Y si me gusta ‘Hallelujah’ es por Jeff…

    Saludos

  3. que fuera la estrella en la anterior edición del FIB es muy significativo. este hombre sigue desprendiendo mucho mucho calor!! (bendito sea)

  4. liz

    nunca había leído una definición tan acertada de la sensación que produce esa voz cocida y única de Cohen.
    Tiene temas que jutifican una carrera. Un poeta destinado a convertirse en mito.

    Saludos

  5. Alfonso Eduardo

    ¿Teneis algunas informaciones sobre su relación con Morente?…
    Me perdí dos citas posibles con éllos,por tristes cuestiones familiares y no me perdono no haberlo podido conseguir después…
    Hace 3 años, con la familia y Fundación “Miguel Hernández” inicié la posibilidad de rodar a Cohen y Morente haciendo la “peculiar peregrinación” de homenaje anual, recordando su muerte…pero en este caso para el Centenario de Hernandez que se ha visto absolutamente diluído y-perdido- diría yo, por luchas de poder y de dinero…(como siempre).

  6. No me extrañaría que los que aplaudieran el “Hallelujah” no lo conocieran ni por Cohen ni por Buckley, sino por Rufus Wainwright, que hace tiempo que la versiona en sus conciertos. Que yo sepa no la ha grabado nunca, pero en Youtube hay varias grabaciones de sus conciertos.

  7. He seleccionado para cerrar el post de Julio el clip corto del “Take This Waltz”. La versión larga, que formaba parte del especial de TV “Poetas en Nueva York”, se puede ver en:

    Esta subtitulado e incluye imágenes adicionales de Cohen al piano (en casa de Lorca si no recuerdo mal). No nos dejaron rodar en La Alhambra así que nos conformamos con los exteriores y las secuencias en la casa-museo del poeta granadino. Luego añadieron lo de la pareja bailando (rodada en la rotonda del Hotel Palace de Madrid) que me produce arcadas. Y con el paso del tiempo cada vez más. ¡Qué manera de estropear algo tan sencillo!

    El viaje a Granada con Leonard Cohen fue inolvidable. Guardo dos anécdotas:

    1.- Cuando hizo el pino en la casa de Lorca y que posteriormente fue portada del New Musical Express (llevo años buscando esa foto). Me pidió que no usase esa foto. No le hice ni caso. Su cabreo quedó mitigado por la portada y por lo que eso significaba en ese momento de su carrera, un tanto apagada en el mundo anglosajón. Acabo dándome las gracias por no haberle hecho caso.

    2.- Y cuando me dijo que “Siempre he sido minoría: angloparlante en una comunidad franco parlante, judío en un entorno cristiano y escritor en un mundo de cantantes. Así te percibí también a ti en Nueva York. También eras multi minoría. Creo que por eso conectamos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s