Archivo diario: marzo 1, 2009

Un siglo de canciones 8: “Te recuerdo Amanda” (por Andrea Fernández)

1  de marzo de 2009

Manuel y Amanda  tuvieron un hijo al que llamaron Víctor Lidio, ellos nunca oyeron hablar de Peter Gabriel porque todavía estaba por hacerse músico internacional y el británico ni siquiera  había oído  la música del chileno que acabó por enamorarlo hasta el extremo de afirmar cuando ya era famoso (según cuentan por ahí) que “ a nosotros la música nos permitió una vida más que buena, a Víctor le costó la vida y esa es la realidad de el músico en los países del tercer mundo.

La música reivindicativa, que no canción protesta, ha existido siempre pero las décadas de los 60 y 70 fueron especialmente fecundas, por entonces el folclore y la protesta crecían en maridaje luchado por las injusticias, la Nova Trova Cubana (Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Noel Nicola, etc.) y la Nueva Canción Chilena sonaron primero por los derechos de los obreros y después,  tras los golpes fascistas en Sudamérica, se escucharon contra la opresión. Músicas sin grandes pretensiones comerciales pero grandes mensajes “evangelizadores” de humanidad, paz y libertad que inicialmente buscaron como modo de difusión el canal de los grandes festivales organizados en Chile por la Universidad Católica, y que finalmente acabaron siendo grandes éxitos comerciales que todavía permanecen ya que los cantautores en activo son el sostén, con sus versiones, de la memoria musical de los desaparecidos.

 

Víctor Jara podría ser “clasificado” dentro del grupo de la Nueva Canción Chilena, pero desde mi ignorancia, proclamo su universo único que efectivamente interaccionó con su entorno musical  y como ser social que era no se conformó con ser recolector de  hechos, registrador de  paisajes queridos, o denunciador de injusticias; Víctor dibujó realidades que perviven en el tiempo.

 

El fatídico 11 de septiembre de 1973, Víctor  Jara y otras 600 personas  (profesores y alumnos) fueron arrestados por el ejército de Pinochet y sacados desde la Universidad Técnica, al día siguiente para llevarlos  al Estadio Chile, donde fue  torturado durante horas, silenciaron su voz para siempre al arrancarle  la lengua,  su guitarra no volvió  a sonar en su manos rotas con la culata de un revólver y  su alma terminó huyendo por los cuarenta y tantos poros abiertos por otras tantas balas, el día 16 de septiembre , tres días fue un cadáver desaparecido y desde entonces su voz ha vuelto a la tradición oral , otras madres cantan a sus niños sus canciones para que se duerman, otros músicos reproducen sus creaciones, y otros tiempos lo han hecho inmortal…

 

Te recuerdo Víctor, la calle mojada… la ternura hecha lágrimas de música.

ENTRADA RELACIONADA:

Chile, 1973. Hoy hace 35 años del golpe (por Antonio Gómez): incluye la entrevista de Gonzalo García Pelayo con la viuda de Víctor Jara, publicada en la revista Triunfo.

 

Entradas anteriores en: 

 

14 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones