Archivo diario: febrero 11, 2009

Adiós John Martyn (par Christophe Magny)

11 de febrero de 2009

“Spencer the Rover

 

Me entero hoy de la muerte de John Martyn, ocurrida el 29 de enero. Inmensa tristeza. Uno de sus discos se llamaba “Well Kept Secret”. Eso era John Martyn: un  secreto bien guardado. Y un talento enorme.

 

Nacido Iain David McGeachy en 1948, se fue a Londres en el 65 y conectó de inmediato con la escena folk local, principalmente John Renbourn y Bert Jansch, ambos magníficos guitarristas y fundadores de Pentangle. Le fichó rápidamente Chris Blackwell para Island. John Martyn tuvo un momento de gloria con “Solid Air” (1973), y fue olvidado por casi todos. La canción que daba titulo al álbum estaba dedicada a su amigo Nick Drake, quien fallecería al año siguiente.

 

Gran songwriter, con un sentido melódico fuera de lo normal, me encantaba su capacidad de hacer canciones sutiles, trasparentes, apoyadas en su guitarra, tan fluida que parecía a veces líquida. “May You Never”, “Over the Hill”, “Bless the Weather”, veinte canciones más, demostraban su inmensa habilidad. También se lanzó en experimentaciones, influenciadas por el jazz y la música minimalista/repetitiva de Terry Riley.

 

Le vi una vez en vivo, sería 1983 o 1984, creo que en el Palace en Paris, un momento inolvidable, definitivamente en el Top 10 de los conciertos que he visto en mi vida – y que conste: he visto unos cuantos. Gran intérprete, lleno de feeling, guitarrista infalible, y montones de canciones excelentes, melodías originales y letras espléndidas. Un momento mágico.

 

Alcohol, drogas y divorcios pudieron con el. Que en paz descanses, John Martyn.

 

May you never

Lay your head down

Without a hand to hold

May you never

Make your bed

Out in the cold

May You Never

May You Nevercon Kathy Mattea

 

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Bacon en el Prado

11 de febrero de 2009

A Francis Bacon no le asustó la historia, ni renegó formar parte de ella, ni mucho menos ser él mismo pasto de historias, quizá porque, al contrario de lo que se suele decir al respecto, no es que fuera ateo, algo por completo irrelevante porque no despoja a nadie de tener creencias, sino que se centró de forma radical en la naturaleza mortal del hombre, lo cual le ha convertido paradójicamente en inmortal.”

 

Este extracto de la reflexión con la que iniciaba Francisco Calvo Serraller su artículo Bacon, la sensualidad de la herida, en el Babelia del sábado pasado, me sirve para centrar este post. Ni soy un experto en Arte ni pretendo llegar a serlo. Pero sé lo que me conmueve: los artistas y las obras que me atrapan y no me sueltan. Como le pasará a todo el mundo. Si se tiene la paciencia y el tiempo para ir a exposiciones.

 

Francis Bacon es uno de nuestros favoritos. Y tanto La Mundana como yo lo tenemos claro desde una ya lejana exposición en la Fundación Juan March. Corría el año 1978 y era la primera que se celebraba en Madrid. Luego ya en Nueva York, en 1984, estuvimos en la que organizó la Marlborough.

 

En abril de 1992 murió en Madrid. Meses después la Marlborough de Madrid expuso, durante los meses de octubre y noviembre, sus últimas obras. Las pintadas entre 1981 y 1991. No se por qué pero no mucha gente parece hacer referencia a este evento. O no he sabido encontrarlo.

 

La Tate Gallery de Londres, el Prado y el Metropolitan Museum de Nueva York han unido fuerzas para celebrar el centenario de Bacon. Y ahora llega la gran retrospectiva al Museo del Prado. Ese lugar que adoraba y que según dicen visitaba los lunes. El enlace al Prado es una video presentación a cargo de Manuela Mena. Escribía Michael Kimmelmann, el critico del New York Times, en septiembre del año pasado: “The Francis Bacon retrospective in London at Tate Britain is a landmark, a knockout, and its timing turns out to be nearly perfect.”. Tanto esta pieza Old School Bad Boy’s Messy World (perdón por no traducir) como la de Calvo Serraller son ejemplos de críticas.

 

Si en Electric Ladyland o el regreso al futuro (Efe Eme) decía que con Hendrix había llegado el futuro -y ahí seguimos cada vez que le escuchamos- de Francis Bacon sólo puedo decir que es el Jimi Hendrix de la pintura.

 

“Bacon pintó desde la historia, con la historia y para la historia, o, si se quiere, desde el pasado, con el presente y para el porvenir, algo complejo y emocionante que, sin embargo, los historiadores del arte solemos interpretar reductoramente como un amasijo de influencias recibidas y aportaciones originales, como si fuera posible discriminar eso tal cual.” (Fco. Calvo Serraller)

6 comentarios

Archivado bajo Arte, Cultura, Madrid, Medios, Recomendaciones