Archivo diario: enero 11, 2009

IX parte médico y/o de guerra “navideño” (por Quintín Cabrera)

11 de enero de 2009

corteingles1

Se viene la navidad

con su fiebre consumista.

Los saluda este idealista

deseando felicidad.

El nuevo año, en  verdad,

se viene más bien oscuro.

Tenemos delante un muro,

pero debemos luchar:

estar en donde hay que estar,

sin renuncias, aunque es duro.

 

Les pedí a los Reyes Magos

(¿es verdad que son los padres?)

que por poco que les cuadre

se pasen por estos pagos

para aliviar malos tragos

trayéndome ese pulmón.

Pero reyes, reyes son

y yo soy republicano

como ven, asumo, Hermanos,

hasta esa contradicción.

Es que llevo nueve meses

esperando al susodicho

tantas veces ya lo he dicho

como tantos los reveses.

Mi esperanza no decrece

pues no tengo otro remedio:

a la tristeza y al tedio

ya los tengo dominados

¡me atacan por todos lados

para sacarme de en medio!

 

Pero, bueno, no lloremos

que el futuro nos espera

aunque el presente a Cabrera

lo castigue hasta en los remos.

Vamos a ver si podemos,

siguiendo la moda actual,

refundar todo el caudal

de ese aire que se ha ido

¿no refundan los partidos

y ahora hasta el Kapital?

 

Está bien: dejen que sueñe

porque no se pierde nada

que yo les diga pavadas

como terapia y me empeñe

en versear y les enseñe

de mi psiquis los senderos

porque serán los primeros,

aunque esto se prolonga,

en escuchar mis milongas

en los años venideros

 

Me cuidan como a un rajá:

van viniendo los amigos

a tomar mate conmigo,

para ver cómo me va.

Posada y casa nos da

en Madrid Juanma Morales.

Recibo amor a raudales

de mis hijos y mis nietos

y no me deja estar quieto

Lole, con buenos modales.

 

¡Si hasta aprendió a cocinar

la pícara sevillana!

gobierna con buena gana

mi vida, mi ser, mi estar

(y … yo me dejo llevar

porque no puedo moverme)

Aunque no quisiera verme

en el estado en que estoy

parezco un patriarca y voy

tranquilito y sin joderme.

 

Con los tumbos del camino

toda carga se acomoda

y para que no me joda

este avatar del destino

todos me cuidan con tino

dulcificando el proceso.

Está muy claro que eso

es una muestra de amor

(pienso que será mayor

cuando llegue mi deceso)

 

Más no hay que ponerse triste,

este mal año fenece.

Aunque el próximo parece

que viene peor y existe

la sospecha de que viste

la ropa de la miseria,

no pongamos caras serias

brindemos por el mañana

porque si nos sale rana

no ganamos con histerias.

 

Bueno, Amigos, me despido

y esperemos que el siguiente

sea un “ parte” diferente

y que cantemos envido,

perdiéndose en el olvido

la angustia por tanta espera

y si el médico me opera

y me arregla los pulmones

los colmará de canciones,

con amor,  Quintín Cabrera.

 

Partes anteriores:

 

El primer parte

 

Segundo parte

 

Tercer parte

 

Cuarto parte

 

Quinto parte

 

Sexto parte

 

Séptimo parte

 

Octavo parte

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Poesía, relatos y otras hierbas