Homenaje a Labordeta

27 de noviembre

angel-de-castro

No soy muy amigo de publicar dos posts el mismo día, pero la ocasión lo merece (y además la actualidad futbolera es efímera): ayer se celebró en Zaragoza un homenaje a El Abuelo, Don José Antonio Labordeta (quien hace tan solo una semana mandó su primera colaboración para El Mundano).

 

Me he enterado leyendo El Periódico, que desplazó desde Barcelona a su critico Jordi Bianciotto (colaborador habitual también de RockDeLux). Y confieso mi estupor y sorpresa al no haber leído nada ni en El País ni en Público. En fin…

 

El punto de partida fue la presentación de un libro, “José Antonio Labordeta: creación, compromiso y memoria”, y la reedición de su primer disco, “Cantar y callar”.

 

Miguel Ríos, Ana Belén, Víctor Manuel, Rosana, Carmen París, Pilar Bardem, Joaquín Carbonell, Eduardo Paz de La Bullonera, Luis Pastor, Lourdes Guerra, Ruper Ordorika y Marina Rossell ofrecieron canciones y poemas desde el escenario del Teatro Principal. Presentó Olga Viza.

 

No es amigo de homenajes ni fastos, pero Labordeta no pudo evitar anoche que sus amigos del mundo de la cultura y la política consumaran su gran conspiración: una noche de poemas, canciones y dedicatorias emotivas brindada a su salud” comenzaba Bianciotto su crónica del espectáculo que duró casi dos horas.

 

Quisiera terminar con las palabras de agradecimiento de Miguel Ríos –que comparto- porque en los años 70 hiciera ver a los rockeros “que era posible mover las caderas y las neuronas al mismo tiempo“.

 

La foto es de Ángel de Castro

9 comentarios

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Medios, Política, Recomendaciones

9 Respuestas a “Homenaje a Labordeta

  1. Bucarest

    Sí, sí que leí el artículo. Estaba muy bien. Me gusta esa conexión Mundano-Abuelo!

    Saludos desde aquí al amigo Gómez, con quien comparto labores periodísticas y quien todavía no tengo el gusto de conocer.

  2. Amigo Bucarest, en mi caso es Adrian (como era en Rumania) aunque se pronuncie con acento en España (en los países anglos se dice “eidrian” y tampoco cambié la forma de escribirlo). Mi hijo, que nació en España, en cambio si es Adrián.

    ¿No se si viste lo que escribió Labordeta para El Mundano el 20-N?

    https://elmundano.wordpress.com/2008/11/20/20-n-tristezas-novembrinas-por-labordeta/

    Y por cierto, gracias a ti por habernos dado a conocer el evento desde El Periódico de Catalunya (otra casualidad o coincidencia mundana es que compartes empresa con el Gómez).

  3. Bucarest

    Hola, Adrián (o es Adrian?)! Con un poco de retraso veo este post relativo a un artículo mío. Gracias por la cita. Bueno, sólo explicarte que este homenaje iba a ser algo reducido, entre amigos, pero que fue creciendo y pocos días antes ya se sabía que habría muchos invitados famosos. Yo iba a ir en cualquier caso (tengo relación con él desde hace años, sobre todo a través de mi pareja, que trabajaba en Fonomusic en otros tiempos), pero cuando vi el calado del asunto propuse a la redacción hacer algo. Les gustó el tema (en el diario hay simpatía por Labordeta) y al final hicimos una apertura de sección de una página. A mí también me pareció raro que no se publicara nada del acto en los diarios de Madrid (tampoco en La Vanguardia), y me consta que el ‘abuelo’ estaba un poco sorprendido por eso, sobre todo viendo la importancia que se le dio en El Periódico de Catalunya (la crónica de El Periódico de Aragón, por cierto, la escribió otra persona; ambas tenían en común un artículo de opinión de Joaquín Carbonell). En fin, el acto salió muy bien y creo que el homenajeado estaba encantado pese a que estas cosas no van mucho con él. En fin, veo que El Mundano y yo tenemos bastantes coincidencias… Saludos desde BCN!

  4. Pingback: Emocionante homenaje a José Antonio Labordeta – Zaragózame - Blog

  5. Hay que ver las vueltas que da la vida en red. Víctor Alfaro se enteró del homenaje a Labordeta vía este blog. A su vez yo me he enterado a través de su blog en su post

    http://alcaerelsolradio.blogspot.com/2008/11/viva-el-abuelo-homenaje-labordeta.html

    que han subido a youtube un reportaje de cuatro minutos del evento:

    P.D.: El Mundo y ABC tampoco decían nada. Estaban ocupados con los gastos del despacho de Belloch…

  6. Antonio, la excusa de El Periódico de Aragón es muy amable por tu parte. Tienen delegaciones, corresponsales, etc. en Zaragoza (que ha estado de plena actualidad por lo de la Expo). Ya digo, es un reflejo de tu bondad y bien pensar. Pero como decía Gustavo del disco de Raphael lo sabemos todo. Y menciono El País y Público porque me parecen más afines, y a lo “mejon” resulta que El Mundo o ABC si han dado cobertura, lo cual resultaría incluso más triste. Mira, voy a comprobarlo…

    Ernesto gracias a ti por tus siempre cariñosos –y estimulantes- comentarios.

    Por cierto, le comentaba el otro día a Antonio que mi devoción y aprecio por Labordeta era tal, que incluso había barajado la posibilidad de empadronarme en Zaragoza para votarle.

  7. Antonio Gómez

    La verdad es que a mí también me extrañó no ver ninguna referencia en ningún otro periódico, y me alegro que haya sido el mío el que le de relevancia al hecho. Supongo que el que exista un EL PERIÓDICO DE ARAGÓN ayudó a ello.
    En cualquier caso creo que pocos homenajes hay mas merecidos que el rendido al abuelo. Y aquí me gustaría rendirle el mío, aunque este post resulte largo.
    Hace casi 40 años que conozco a Labordeta, desde que visité Zaragoza a finales de los 60 con algún miembro de Canción del Pueblo y me lo presentó Placido Serrano. Para mí es uno de esos conocimientos frustrantes de la vida, porque aunque nos hayamos visto con cierta frecuencia durante todos este tiempo, la distancia y las circunstancias de cada cual han impedido que mantuviera con él una amistad profunda y duradera, que es lo que me hubiera gustado. En cualquier caso es de esas poco más de una docena de personas que he conocido en el mundo de la música que respeto y aprecio de verdad, sin reservas.
    “Aerolitos”, una excelente canción de Pablo Guerrero, habla de la necesidad de un mundo “con maestros y sin líderes”. Estoy de acuerdo, y precisamente creo que José Antonio representa esa figura tan necesaria del “maestro”. No el profesor, que enseña una materia. El maestro, que enseña a vivir. Creo que no hay vez que me haya encontrado con Labordeta en la que no haya aprendido algo, desde gastronomía a literatura, de cine a filosofía de la vida, de historia de los reyes visigodos a la alegría de cantar jotas a media noche en Casa Emilio. Él ha sido para mí ejemplo de fidelidad, constancia, coherencia, entrega y solidaridad, y, aunque de un poco vergüenza decirlo, bondad. Y por supuesto socarronería, ironía, capacidad de indignación y mala leche cuando es necesario. Pienso que esas condiciones personales ha sabido trasladarlas a su obra en conjunto, sean canciones, poemas, novelas, memorias, artículos o programas televisivos. Y por supuesto a su actuación política, que siempre, siempre (y la conozco desde cuando estaba con el PSA, y luego cuando apoyó a IU, entre otras aventuras, hasta que acabó en el Congreso de los Disputados –sic, no me lo cambies, Adrián–), ha estado movida por la necesidad íntima de cumplimiento de un compromiso personal, sin dogmatismos, sin partidismos ni siquiera cuando, como en los últimos años, ha militado en la Chunta. José Antonio ha colaborado, como persona y como artista, con todas las causas que ha considerado justas, al margen de que quienes las convocaran fueran de su exacta cuerda política. Su trabajo en el Congreso ha sido como ha sido porque José Antonio no es un político (en la acepción profesional del término, tan mayoritaria hoy en día), sino un ciudadano que exige su derecho y cumple con su deber de participar en el gobierno colectivo de la sociedad, es decir, en la Política con mayúsculas.
    Pero, aunque como he amenazado esto va siendo largo, no quiero acabar sin reconocer que en cierta ocasión le hice una que estoy seguro que el abuelo no me ha perdonado. Hace ya una porra de años acudí al Teatro Salamanca de Madrid a escuchar a Joaquín Sabina. Ya a la entrada me fijé en una chiquita muy joven que se quedaba mirándome. ¿Con quien me habrá confundido? Pensé, porque por aquel entonces yo llevaba sólo bigote y aún tenía pelo (poco) y ya había tenido que explicar a algunos que no me llamaba Gato Pérez ni Vázquez Montalbán.
    A la salida, la chiquita no sólo me miró, sino que se acercó cuaderno y bolígrafo en ristre. “¿En nombre de quien tengo que firmarte?” le pregunté medio en coña, explicándole que yo no era nadie como para ir por ahí rubricando dedicatorias. “Eres Labordeta”, me espetó cargada de razón, y diez minutos después, cuando le expliqué por activa y pasiva quien era, cuando llamé a Álvaro Feito, que andaba por allí, para que le dijera quién era yo, la chavala se fue enfurecida pensando que le habíamos tomado el pelo.Cuando se lo conté a José Antonio casi me mata: “ya podías haber firmado. Ahora pensará que soy un cabrón y no volverá a comprar un disco mío ni por casualidad”.
    A lo largo de los años he tenido que aclarar ese equívoco de identidades en numerosas ocasiones, sobre todo cada vez que se emitía “Un país en la mochila”. Camareros, taxistas, jovencitos en el metro, parejas, recepcionistas de hotel, hasta una viejecita que se acercó un día a mí en la calle y me dijo en voz bajita: “Es usted más guapo en persona que en la tele”. “Señora –le contesté—es que no soy Labordeta y además tengo 13 años menos que él”. Cientos de personas, y no exagero, me han confundido con él a lo largo de los años. Y tengo a orgullo ajeno decir que excepto cuatro descerebrados, la grañidísima mayoría de ellos coincidieron –cuando se deshizo el equívoco– en explicarme con toda sinceridad la admiración y respeto que sentían por José Antonio Labordeta, el abuelo.
    Salud, abuelo. Va por ti.

  8. Yo ni me había enterado… Ahora, de lo del disco de Raphael te cuento lo que quieras. No quiero insultar aquí a un artista por otro, pero, como vengo diciendo hace tiempo, lo mejor de las artes variadas de este país está encerrado en las bodegas, y hay quien ahí quiere que siga estando. Saludos y ¡¡VIVA EL ABUELO!!

  9. Yo tampoco había leído nada sobre el homenaje, por lo que te agradezco doblemente tu entrada, por enterarme de ello gracias a El Mundano y por la información del desarrollo delmismo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s