Archivo diario: octubre 27, 2008

Cara a Cara con Antonio San José

27 de octubre de 2008

El viernes tuve la fortuna de conocer el edificio de Sogecable en Tres Cantos de la mano de Antonio San José. Que no sólo me enseño las tripas de CNN+ y de Cuatro sino que me presentó a personas claves. Esos profesionales alejados del “glamour” que al menos yo siempre deseo conocer, porque admiro su trabajo, el cual si se ve y se oye. Me refiero a los responsables de las músicas, diseños y grafismos de la empresa. Y en este caso además han creado escuela (especialmente con los mapas de la información del tiempo).

 

Desde luego pasearse por Sogecable de la mano de todo un Antonio San José es un privilegio. Y en parte se debe a Rodri quien sin proponerselo provocó nuestro reencuentro.

 

No nos veiamos desde el siglo pasado. Y hablando y hablando nos dimos cuenta que incluso habiamos estado bajo el mismo techo sin habernos visto (una entrega del Premio Ondas en los 80). Recordamos los primeros conciertos de los 70 en M&M, el Monumental y el Alcalá Palace. Repasamos anécdotas –tiene una con Antonio Valdivia de 99.5 que es impagable- y probablemente arreglamos el mundo entero. Respecto a esto último coincidimos plenamente en restringir y seleccionar nuestras lecturas dependiendo de la credibilidad de los autores y del medio. Yo voy más lejos todavía. Soy radical. Hay profesionales que trabajando donde trabajan quedan inmediatamente descartados en mi escala de valores. Y no me vale eso de que el mundo del trabajo está muy difícil y hay que saber adaptarse y otras mil excusas más. No me sirve. Y además soy ejemplo vivo de lo que digo: rechacé una suculenta oferta de una multi porque pertenecían a un conglomerado cuya actividad principal era la fabricación y venta de armas; asimismo no acepté trabajar para una compañía española por sus vinculaciones con el Opus Dei. Así que si alguien por ejemplo ha trabajado durante 20 años para digamos que El Mundo, es porque ha querido y ha estado identificado plenamente con su línea editorial, incluyendo el acido bórico y demás manipulaciones.

 

Figuraros mi sorpresa cuando el sábado leí en el blog de  Seth Godin, uno de los cracks del marketing actual cuyos planteamientos simples y directos son de una lógica aplastante: “Donde trabajas es tu decisión de marketing más importante y a la que menos tiempo le dedicamos”. Para continuar “Tu jefe y tu trabajo determinan no sólo lo que haces durante el día, también lo que aprendes y con quien te relacionas. Donde trabajas es el producto que ofreces. Trabaja en un lugar estresante y es muy probable que te conviertas en alguien muy estresado, y esto afectará a tu forma de relacionarte. Trabaja para un narcisista y te convertirás en alguien que podrá brillar ante los ojos de otro, pero no serás un líder…”

 

El ambiente que se respira en Sogecable es de primera (como la casa). Una de las cosas que siempre me han gustado de una redacción o de un plató de TV es la sensación de estar en el meollo de lo que se está cocinando. Son entes vivos, creativos. Ver en directo a Manolo Lama en acción, en el informativo del mediodía de Cuatro; o a los del programa deportivo del fin de semana del Plus; o como preparaban un reportaje (y tenían que levantar otro) para el especial sobre la crisis de esa misma noche; o ver a Concha García Campoy y a su equipo, después de terminar el programa, reunirse para preparar el próximo (¿esta gente cuando come?); encontrarme a Emilio de la Peña, que en septiembre pasó de la SER a Cuatro y comentar “el casino” que ahora mismo es la bolsa; ver a los redactores confeccionar digitalmente sus noticias. Todo esto me produjo y me produce un tremendo subidón. Y comprobar como han integrado las nuevas tecnologías (con un ahorro de espacio realmente asombroso) me recordó en algunos aspectos a cuando pasaba (demasiadas) horas grabando discos y cada avance era recibido con alborozo, por la facilidad que suponía para mejorar la calidad y eficiencia de nuestro trabajo.

 

Para finalizar, agradecer a la amable María que se prestó a hacernos la foto y esperar a nuestro nuevo encuentro, esta vez alrededor del magnifico cocido de El Schotis.

14 comentarios

Archivado bajo General, Medios, Recomendaciones