El crédito y la credibilidad (Carta al Director de El País)

6 de octubre de 2008

“El crédito y la credibilidad” es como titulé una Carta al Director de El País (enviada el pasado jueves 2 de octubre). Daba por descontado que no la publicarían. Si la leéis a continuación entenderéis porque. Pero tenia que dejar pasar un tiempo “de cortesía” antes de traerla aquí al blog.

 

Es sobre un viejo “amigo”: Alandete, uno de los corresponsales de El País en Washington. Algunos es posible que recordéis las Cartas al Defensor del Lector que envió John (tenéis los enlaces al final del post). Y ha vuelto a hacer de las suyas. En este caso ha sido descubierto por Malaprensa, ese estupendo blog que si sirve –y de verdad- para defender a los lectores de las malas practicas periodísticas. En este caso concreto copia y pega de la revista americana Newsweek, para firmar como propio un artículo en El País. Si pincháis en el enlace anterior, está debajo de los titulares de Malaprensa Exprés, con fecha 21.09.08. Y es tan burdo que equivoca y traduce mal el sentido de la palabra “liberal”. Como ya hemos enunciado con anterioridad, varias veces, el significado es distinto en Europa de EE.UU.

 

El texto de mi Carta al Director decía:

 

La credibilidad de un medio de comunicación es una de las varas de medir su éxito. El crédito de sus periodistas es indispensable y cuando falla, la fidelidad de los lectores se empieza a desmoronar. Y la credibilidad se resiente.

 

Se enseña en las escuelas de negocio que el valor de una cadena de valor, de una organización o empresa, viene marcada por su peor elemento.

 

El crédito de su Sr. David Alandete -entre distintos sectores de opinión- es prácticamente inexistente. Y repercute en la credibilidad de su distinguido periódico, del que soy fiel seguidor desde el primer número. El mencionado periodista ha sido triste protagonista de distintos episodios en los que ha faltado a la verdad, ha reproducido medias verdades, y ha provocado varias cartas al Sr. Larraya, su Defensor del Lector.

 

El último episodio, su “La conexión liberal de un conservador”, ha causado revuelo en la blogosfera. Es -una vez más- una burda traducción y copia de un artículo de otro medio. En este caso, Newsweek. Y escribo “burda” por su insistencia en confundir el término “liberal”, de significado distinto en EE.UU. y Europa. Ahí, en sentido despectivo, es sinónimo de progresista. Aquí, es una política económica. No demuestra gran dominio de los asuntos ni de un sitio ni de otro.

 

Es uno de sus corresponsales en Washington, en un año decisivo para los destinos de muchos millones de personas. A ambos lados del Atlántico. Y es fácil preguntarse como serán las informaciones sobre lo que no dominamos, a la vista de la ínfima calidad de sus artículos en temas que si conocemos.

 

Sr. Director su credibilidad está en juego.

 

Salud & Saludos

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

La segunda carta de John al Defensor del Lector de El País

 

Carta de John al Defensor del Lector de El País

7 comentarios

Archivado bajo Cartas al Director, General, Medios

7 Respuestas a “El crédito y la credibilidad (Carta al Director de El País)

  1. Sólo puedo agradeceros vuestros comentarios y esperar que no caiga en saco roto.

  2. Menos mal que está la blogosfera, gracias por informarnos sobre lo que no pblica el periódico.

    Salud

  3. yo creo que has golpeado directamente al hígado, y así es difícil que te publiquen la carta, por mucho que esté cargada de razón, porque si este “profesional” funciona como describes es sencillamente vergonzoso que un periódico de prestigio lo mantenga en sus filas. golpe sin publicar es golpe al aire, aunque estoy seguro de que, aunque sea de puertas p’adentro, algún hígado quedó amargado después de leer tu denuncia.

  4. Antonio Gómez

    La verdad es que esto del periodismo anda por los suelos. Va a resultar de más prestigio tocar el piano en un prostíbulo, ya se sabe. En mi caso, debo confesarlo sin pudor, lo más que llegue a hacer fue inventarme sendas entrevistas con Elisa Serna y Paco Ibáñez. Claro que debo decir en mi descargo que todo se debió a su vaguería, que les llevó a decirme: “anda e invéntatelas, joder, que con todo lo que llevamos hablado da para muchas entrevistas”. Debieron reconocerse, porque no me denunciaron.
    También conozco el caso de quien hizo una crítica de un concierto que se suspendió, pero esa es otra historia.
    Y, ahora en serio, el “corta y pega” de internet está acabando con la profesión en medio de la desvergüenza.
    Salud

  5. Yo tampoco sé nada del tipo, de hecho confieso que ojeo poco los periódicos, pero se me ocurre que no debe ser tan difícil hacer un artículo sin hacer copia y pega. No sé el ritmo de trabajo que tendrá un periodista o corresponsal… pero si suele copiar es o bien un vago o es que es periodista como podría haber sido mecánico, o que no le gusta ser corresponsal, o que tiene mucha cara.
    Lo cierto es que de un tiempo a esta parte ando leyendo y escuchando la misma frase, que la profesión de periodista está en horas bajas.

    Saludos

  6. liz

    si no la publican pero hacen algo al respecto, ya será algo. Aunque en este caso llueve sobre mojado…
    genial la viñeta de Forges!

  7. no conozco a ese señor! no sé si tiene credibilidad o no! me informaré!

    salu2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s