Archivo diario: octubre 5, 2008

Taller de Robótica

5 de octubre de 2008

Ayer por la tarde nos acercamos a Electric Bricks para concertar la fiesta de cumpleaños de El Mundanito (10 años). Teníamos referencias del lugar (como aficionado que soy a Lego desde los años 60 del siglo pasado). Los comentarios de los chavales no podían ser mejores. Pero la realidad parece superar al entusiasmo infantil.

 

Porque no sólo es el taller y las actividades que desarrollan, que ya es mucho como veremos en los siguientes párrafos, si tenéis paciencia para seguir leyendo. La tienda dedicada exclusivamente a Lego es inmejorable, con piezas y repuestos (que, en mi modesta opinión, le da ese punto extra que apreciamos los adictos a los ladrillos de la empresa danesa).

 

Mindstorms fruto de la Tecnología Robótica desarrollada por Lego y el Media Lab del Massachussets Institute of Technology, ha permitido acercar a los niños los entresijos de la robótica. Ponen a su alcance el poder de construir y programar una gran variedad de robots, desde vehículos autónomos simples a los más avanzados “brazos robóticos”. El mentor del grupo, Seymour Papert, es un matemático interesado desde la década de los 60 por la relación entre la ciencia, la adquisición del conocimiento y el desarrollo de la mente infantil. De hecho, el nombre del producto, Mindstorms, proviene del título de un  un libro suyo, llamado “MindStorms: Children, Computers, and Powerful Ideas”, en el que describe sus ideas respecto al empleo de los ordenadores como impulsores del aprendizaje. Papert, uno de los creadores del lenguaje de programación Logo, ampliamente empleado como herramienta para enseñar programación, toma de Jean Piaget la concepción del niño como “constructor de sus propias estructuras mentales”. Es partidario del construccionismo, tesis que sostiene que el niño crea su conocimiento de forma activa y la educación debe de facilitarle herramientas para realizar actividades que impulsen esta actividad. La lectura de su libro fue lo que impulsó al presidente de Lego a contactar en 1985 con el MIT, pues le hizo pensar que ambos grupos tenían ideas similares sobre el aprendizaje infantil.

 

El aprender mejor no vendrá de ofrecer las mejores herramientas para que el profesor instruya, sino de dar las mejores oportunidades a los estudiantes para construir”
proclama Seymour Papert.

 

El grupo de epistemología y aprendizaje del MIT, dirigido por Mitchel Resnick, quien a su vez había sido pupilo de Papert, estaba profundamente influido por el constructivismo de Piaget, extendido por el propio Papert bajo la denominación de construccionismo. Según esta perspectiva, en lugar de instruir al estudiante proporcionándole fórmulas y técnicas (instruccionismo), es mejor potenciar el aprendizaje creando un entorno en el cual los estudiantes puedan desempeñar actividades propias de ingenieros o inventores, como vía para acceder a los principios fundamentales de la ciencia y la técnica; de esta forma es como se desarrolla la forma de pensar propia de los científicos. Y los estudiantes se interesan realmente en su trabajo y de motu proprio tratan de informarse para resolver los problemas que van encontrando. Así se concentraron, en palabras de Resnick, en “diseñar cosas que permitan a los estudiantes diseñar cosas”.

 

Zona Robot es un enriquecedor lugar de aprendizaje, centrado en el uso de la robótica como método de inspiración del interés de los niños, además de proponer un reto a su inteligencia en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CITIM), analítica, y pensamiento estratégico.  Ofrecen una amplia variedad de programas basados en proyectos de exploración y desarrollo de las habilidades para el diseño de robots, su construcción, y programación.

 

Dr. Heartbeat, en la foto que encabeza este post, es el robot que los chavales programan para ir resolviendo una serie de misiones –que suponen retos- sobre un tablero que representa el sistema circulatorio del cuerpo humano. El robot responde a las instrucciones recibidas, desplazándose por el tablero y ejecutando las tareas ordenadas.

 

Gracias a la tecnología robótica de Lego no es necesario disponer de toda una tienda de máquinas para poder construir un robot. Se puede construir, depurar y reparar tu robot en mucho menos tiempo, lo que permite focalizar la energía en el aspecto académico del aprendizaje. 

 

El robot de la siguiente foto me fascinó: resuelve el cubo de Rubik, por medio de unos sensores que identifican colores, secuencias, etc. Aparte de manipular el cubo. Todo con piezas de Lego.

 

Nino, el amabilísimo encargado que nos atendió, comentó que los de Canal + se habían pasado hacia un par de días para hacer un reportaje. Nosotros al menos no nos lo perderemos.

1 comentario

Archivado bajo Ciencia, Cultura, Recomendaciones