Archivo diario: septiembre 17, 2008

La austeridad socialista

17 de septiembre de 2008

Foto de Público

 
La austeridad socialista es un dogma de fe. Hay que creer aunque no sea demostrable. De hecho se ha convertido en uno de esos misterios insondables. Lástima, porque debería ser como aquello de la mujer del César, pero amigos cuando se toca poder, los principios básicos por los que deberían regirse los compañeros progresistas, saltan por los aires. “Es humano” pensamos o pensareis. Lo será, pero no es edificante. Y menos aún en los tiempos que corren. Al menos desde el verano del 2007, cuando empezaron a sonar los tambores de los vaivenes económicos que hoy nos sacuden.

 

Antes de continuar quisiera dejar claro que ni soy ni he sido militante de ningún partido (los únicos partidos que frecuento son los del Bernabéu). Dicho lo cual, continúo.

 

Vivimos en una época donde la percepción se impone a la realidad. De hecho, la modifica. Citaré tan sólo un ejemplo. Bastante ilustrativo, y que me dará pie para la exposición que pretendo hacer:

 

El pasado mes de abril cuando se dio a conocer el nuevo gobierno –el del “deZencanto” en mi modesta opinión- todos pensamos y percibimos, porque así nos enfocaron, que se estaba produciendo un relevo generacional. Que era un gobierno joven. Y sorpresa, no era así. Más bien todo lo contrario: era el de más edad desde la Constitución. Lo descubrió un blog, La Moqueta Verde. Tan sonado fue que hasta El País reflejó su análisis y la gran Soledad Gallego-Díaz lo recogió en su columna habitual.

 

Algo parecido sucede con lo de la austeridad de los socialistas. Es como decía mi jefa en Nueva York “do as I say, not as I do” (“haz como digo, no como hago”). Pero claro, en política, la autoridad moral del líder y su credibilidad -y la de la organización que le respalda- se resiente, y mucho, si se actúa de esta manera. En este caso pretenden imponernos una percepción de austeridad que no se ajusta a la realidad de los hechos. Y algunos (muchos si nos fiamos de encuestas y sondeos) percibimos la realidad tal y como es. Como veremos a continuación.

 

De entrada se crearon dos nuevos Ministerios, incrementando el nº de carteras con respecto al último gobierno de la legislatura anterior (incluyendo el que desapareció). Esto sucedió hace apenas 5 meses, cuando la crisis “no-hay-crisis” era ya de sobra conocida. Pero no para Z que se empeñaba en negar la mayor. Para el recochineo generalizado de unos y la preocupación de otros. Hasta el punto que llegó a utilizar la definición del DRAE para no mencionar la palabra (como descubrió RinzeWind en su blog). Y ya al día siguiente en una entrevista en Antena 3 TV finalmente mencionó la palabra maldita.

 

Pero este empeño en modificar nuestra percepción –como si nuestros bolsillos fuesen ignorantes- alcanzó cotas inimaginables con la demagogia del “el pesimismo no crea un puesto de trabajo“. A lo que es muy fácil contestar ante el aumento del paro con otra del mismo calibre: el optimismo destruye puestos de trabajo y por tanto crea paro.

 

En la sesión parlamentaria de hoy el Presidente nos ha contado los porqués de nuestros males económicos cuando hace unos meses -según el mismo- estas mismas causas de hoy no nos atañían. Para mi gusto llega con demora, aunque se pueda pensar que más vale tarde que nunca, y personalmente me he quedado con la impresión de que la culpa es del árbitro…

 

Pero rebobinemos y volvamos al mes de abril, a la formación del Gobierno. Y a la creación de nuevos Ministerios, con lo que eso implica de multiplicación de altos cargos y asesores como si se tratase de un episodio bíblico. Y lo más esperpéntico ocurre en la Andalucía gobernada por el Presidente del PSOE, el Sr. Chaves, que lleva 18 años ganando elección tras elección. No voy a hablar de corrupción, ni de Roquetas, ni de Marbella, ni del alcalde socialista detenido de Estepona. Pero si de un hecho significativo ocurrido en esa bella localidad malagueña, donde el nuevo alcalde ¡destituyó a 25 cargos de confianza! Toma austeridad. Entre los relevados estaba la hija del Presidente del Senado, el Sr. Rojo (PSOE), imputada por cohecho y prevaricación en la causa que investiga convenios urbanísticos. Era de toda confianza.

 

Estos veinticinco no podían pasar desapercibidos. Porque como señalaba Elvira Lindo si esto ocurre en Estepona qué sucederá en localidades con mayor numero de habitantes.

 

No es lo mismo predicar que dar trigo”, dijo Blanco a principios de mes, en respuesta a Rajoy para terminar diciendoel objetivo de implementar los mayores niveles de austeridad para los presupuestos autonómicos y locales, pasando por medidas como congelar sueldos de altos cargos, las retribuciones de diputados, senadores, concejales, etc.”, para “contribuir desde el primer día al esfuerzo con el ejemplo”.

 

Dicen que tanto el PSOE como el Gobierno tienen problemas de comunicación. Que no transmiten bien sus mensajes a la sociedad. Por lo que se percibe tampoco se escuchan entre ellos. Porque al Sr. Blanco no parecen haberle echado en cuenta en Moncloa. Según el blog de Javier Casal (Cadena Ser) el Presidente de Gobierno mandó ¡un telegrama! (en el año 8 del siglo XXI) a Nueva York para felicitar a Rafa Nadal por su premio Príncipe de Asturias:

 

[…] el texto contiene 141 palabras y las tarifas vigentes (fijo por envío de 11,53 euros y 1,65 por palabra) el telegrama nos ha costado: 244,18 euros. ¡Qué viva la era digital!  […]

                                                 Foto de Uly Martín (El País)

Y el episodio de esta semana protagonizado por los Ministros Sebastian y Garmendia es digno de portada de una Antología del Disparate. De momento ya ha sido dos veces portada de El País y objeto de un durísimo y merecido editorial. ¿Otro ejemplo de austeridad? O será por lo del esfuerzo al que se refería el vicesecretario general del PSOE. Al doblar la asistencia –a una reunión internacional- también se duplica el esfuerzo. Lo malo es que también se gasta dos veces más, sin motivo aparente. Salvo el personalismo de los Ministros implicados, que no han sido capaces de delimitar y definir sus funciones.
 
 
¿Miguel Sebastián otra vez? No, por favor era mi postura respecto al actual Ministro de Industria. De Garmendia, cuyo departamento es uno de los de nueva creación, todavía no he dicho nada. Hasta hoy, cuando me atrevo a preguntar ¿qué relación mantenía su empresa Genetrix con la Universidad Francisco de Vitoria? Si, la de los Legionarios de Cristo (los “macielitos”).

 

En las últimas semanas hemos tenido más ejemplos de “austeridad”: en la PSM, esa organización que pierde y pierde –elección tras elección- frente al PP. Han celebrado su Congreso, han reelegido a Tomás Gómez y han duplicado los cargos de la Ejecutiva. ¡Y eso que están en la oposición! ¿Qué harán para celebrar y recompensar si acaso ganan algún día?

 

Y dejo para el final la apoteosis de la falta de visión política del Sr. Gómez. Su comida con El País, para la última pagina del periódico. Es el invitado quien elige el lugar. ¿Y donde quiso ir el Sr. Gómez? ¿A su Parla, desde cuya alcaldía se lanzó a dirigir el PSM? No. ¿Un local cercano a su despacho de la PSM? Tampoco. En un alarde de “nuevo rico” eligió uno de los restaurantes “pijos” de moda, en el barrio de Salamanca. La cuenta para dos personas: 106,47 euros (sin vino ni copas). Todo un símbolo.

 

 
 

 

Se puede decir que todo esto son detalles. Correcto, pero son muchos y si un grano no hace una montaña, lo que sabemos, lo que nos imaginamos más lo que desconocemos quizás formen una cordillera. Porque hay austeridades y austeridades. Y algunas actitudes y comportamientos sólo sirven para engrosar las filas del descontento. Como las ya mencionadas o la de no pagar las ayudas al alquiler, que reportaba el amigo Pirosan en su blog. Esto es confundir los términos, perjudicando a los más necesitados, quienes se ven obligados a ser austeros por necesidad y obligación.

 

24 comentarios

Archivado bajo Ciencia, Cultura, General, Madrid, Medios, Política