Archivo diario: septiembre 12, 2008

Multas en Madrid

12 de septiembre de 2008

La voracidad recaudadora del Ayuntamiento de Madrid no conoce límites. Devorado por las deudas generadas por la megalomanía del alcalde, el Sr. Alberto Ruiz Gallardón, daría la impresión que a base de multas se pretende solventar un problema creado por ellos mismos. Mientras que la calidad de los servicios que ofrece la ciudad se resiente o Concejalías como la de Mal Ambiente, perdón Medio Ambiente, son un autentico chiste: los niveles de contaminación sobrepasan con demasiada frecuencia los límites tolerables. Sin que se tome ninguna medida real y contribuyendo de forma “eficaz” a ensuciar el aire que respiramos. Porque la Sra. Ana Botella no parece haberse dado cuenta que los vehículos que más contaminan son los suyos. Ante lo que sólo cabe preguntarse sí el parque móvil municipal –y el de las subcontratas- pasa la ITV. No lo parece por los malos humos que echan.

 

Eso si, se gastan millones de euros en cambiar de sedes. Particularmente sangrante fue la mudanza de la Botella –que tanto gusta al Presidente Aznar- cuando al frente de Empleo y Servicios Sociales se mudó al barrio de Salamanca, alegando que su ubicación original en el distrito Centro estaba ¡mal comunicado! Sus palabras exactas para justificar el traslado fueron debe estar en un sitio bien comunicado y con transporte público“. Desde luego más cerca de sus amigas de Embassy si que está ahora, confundiendo Servicios Sociales con Mundanos. Por qué no me dirán que cinco estaciones de metro y casi una docena de líneas de autobuses –como tenia en la antigua sede- era estar mal comunicado. Varios miles de millones de pesetas costó su capricho, que mejor se hubiesen empleado en las labores propias de su cargo… o en ahorrar para pagar lo que se debe.

 

La última extravagancia en mudanzas la ha protagonizado nuestro particular centrista, el Alcalde. Más millones para pasar de la Plaza de la Villa al Palacio de Telecomunicaciones en Cibeles.

 

Pero les hemos votado masivamente. Bueno, les han votado. Así que a esperar que “los genios” del PSM e IU de Madrid se pongan las pilas (para una persona que había, Inés Sabanés, nos la cambiaron). Y al ritmo que van ambas formaciones, dudo mucho que se encuentren soluciones a medio plazo. Disculpen mi pesimismo (o más bien, mi realismo).

 

Viene todo esto a cuento de una entrada que leí ayer en el blog de Martin VarsaskyY yo que creía que Alberto Ruiz Gallardón era un tío razonable (momento de furia)” donde relata como le multan por ir a 94 kilómetros por hora en la M-30. Obviando el margen lógico de error (del radar o del marcador de tu vehiculo) o el del incremento de velocidad por adelantamiento. Y recordé lo que me pasó hace unos días, cuando fui a hacer unas fotos de los Billares Quevedo para ilustrar el post de Rodri.

 

Las fotos son explicitas. Y confieso que mi sorpresa inicial de encontrar plazas sin tener que pagar en la calle Arapiles, en el tramo entre la plaza del Conde de Valle Suchil y el cruce con la calle Magallanes, quedó minimizada ante el sorpresón de ver que me habían multado.

 

Es un claro ejemplo de múltiple mala gestión municipal. Primero por no tener pintadas las rayas (de azul o de verde). Que es lo mínimo si quieren cobrar por el estacionamiento. Después porque no había ningún parquímetro a la vista: El Mundanito descubrió uno cuando volvíamos, oculto por ese “mobiliario urbano” que es un soporte publicitario. Estaba en la esquina de Magallanes con Fernando el Católico y por tanto “invisible” desde nuestro tramo de la calle Arapiles. Independientemente de no saber si era el que nos tocaba o no, al estar pintadas de blanco las rayas de nuestra plaza. Y finalmente de quien –siguiendo instrucciones- dispara multas a diestro y siniestro sin verificar si ha lugar a ello o no. Como es el caso. O igual ha equivocado el signo de la señal de prohibido aparcar (ver foto del encabezado).

 

Son sólo ejemplos “caseros” de una realidad que por desgracia se repite con demasiada frecuencia.

3 comentarios

Archivado bajo General, Madrid, Política