Archivo diario: agosto 26, 2008

Las Costumbres Españolas 4: Orinar en la calle

26 de agosto de 2008

No es que tuviese abandonada esta sección de Las Costumbres Españolas, es que quería huir de los tópicos de los toros, los encierros y el maltrato a los animales. Y en el caso que ahora me ocupa debería llamarlo más bien Las Costumbre de los Españoles, porque lo de mear en la calle es más nuestro que de ellas.

 

El detonante ha sido la reciente fiesta del 15 de agosto, que me pilla en el barrio. Y eso que el Ayuntamiento ha dispuesto urinarios, en forma de cabinas individuales. Y quiero dejar constancia que la higiene de estas casetas depende del usuario, no de los gestores ciudadanos.

 

Acudí a los conciertos en Las Vistillas de Raimundo Amador y Jaime Urrutia. En ambos casos las personas que formaban la cola, ante los urinarios, era ostensiblemente menor a los que lo hacían contra la pared, portales o coches. Y lo peor no es que esta costumbre sea también propia de otras localidades (como Valencia o Coruña, por citar dos ejemplos) sino que hay blogs que se enorgullecen y dan consejos para mear en la calle. Este orgullo ante una guarrada manifiesta, de ningún valor higiénico y fuente de malos olores, me resulta incomprensible.

 

Hay leyes que especifican multas de hasta 200 euros. ¿Quién le pone al cascabel al gato? ¿Quién multa? ¿Quién hace cumplir la ley?

 

Si me dedico a hacer fotos y a denunciar a los infractores, asumo un papel que no me gusta, el de delator, además de exponerme a un altercado de orden publico. Si les llamas la atención –manteniendo una prudente distancia para evitar el riego- te miran con cara de asombro y estupefacción. Como le pasó a La Mundana cuando aconsejó a unos que lo hiciesen a la puerta de su casa. Estaban orinando sobre una puerta de madera de un edificio –en el que viven personas- que forma parte del patrimonio histórico artístico cultural del país.

 

Es el mismo asombro con el que bastantes se sorprenden con la polémica desatada sobre la fotos de los ojos rasgados del equipo de baloncesto español. Que son los mismos que se rasgan las vestiduras ante los tópicos de la España de pandereta, la de todos somos toreros y todas lleváis peineta. Es la doble moral y el mirar para otro lado, según convenga.

 

Me comentaban dos amigas –del bar de debajo de casa- que ya habíamos conseguido erradicar la costumbre de escupir en las vías publicas. Pero mostraban su preocupación ante los meones -y algunas, muy pocas, meonas- a pesar de las medidas (multas, urinarios). No entendían que las ciudades se convirtiesen en meodromos y mostraban su preocupación ante la posibilidad de la vuelta del lapo…

 

Y escribo sobre sapiens sapiens. Porque las defecaciones de las mascotas de los  humanos –que han llevado a la creación de las botas pisamierdas– o las meadas de esas mismas mascotas, da para otro post. Y para un negocio basado en evitar los malos olores de las deposiciones animales, sean o no humanas… ¿Harán falta nuevas señalizaciones? De momento sólo pido que evitemos riadas de orín, sean del animal que sea.

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Las Costumbres Españolas 3: Las procesiones

 

Las Costumbres Españolas 2: El Desayuno

 

Las Costumbres Españolas 1: El Estacionamiento

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Política, Recomendaciones