Encomendémonos al Kun (por Julio R. Llorente)

14 de agosto de 2008

Foto de J.A. Sirvent/ El Mundo Deportivo

Si al minuto de juego, Leo había hecho un paradón, eso quiere decir que mal había empezado la cosa. Si en el minuto 93, la cuenta se salda, esperando a dentro de quince días, con un 1-0 en contra, a lo mejor hay que dar las gracias.

 

Pinta que van a llevar razón los que decían que han faltado enemigos potentes en el rodaje cuando esperaba todo un Schalke en este aperitivo de la Champions. Y seguro que la llevan quienes dicen -decimos- que para qué esperar a meterte de verdad en la liguilla para traer – a ver si va a ser demasiado tarde- ese medio punta, ese enganche, ese cerebro, ese suministrador del último pase, del que se sigue careciendo en los que visten de rojiblanco.

 

Los alemanes, conforme a lo esperado. Jugaban en casa, les empujaban desde la grada y con un poquito más de acierto nos hubieran hecho si no un roto, sí dos goles más que habrían finiquitado el duelo. Seguro que a ellos se les queda corto ese marcador pues jugaron contra diez – cuando el del pito nos había sacado tres amarillas antes del descanso, no hacía falta ser adivino para imaginar que a lo peor acabábamos en inferioridad- toda la recta final del partido. Decían que el portero era porterillo, pero no lo parece pues sacó dos -quizás las únicas- que iban dentro: un obús de falta y la única señal de vida –Forlán también fue Forlán sólo una vez y eso es muy poco- que dio Sinama.

 

Total que el día 27 el Calderón ha de empujar al Atlético en busca de un 2-0 que es el pasaporte para pasar esta previa que empieza cuesta arriba. Desde ya, encomendémonos a ese diablillo que se inventa jugadas en un palmo y que ahora está a las órdenes de su selección, y que se llama Kun Agüero.

 

 

 

 

Grito en rojiblanco pensando en el día 27

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

5 Respuestas a “Encomendémonos al Kun (por Julio R. Llorente)

  1. sólo vi el resumen, pero o espabila mucho, o se queda sin champions! como bien dices, menos mal que viene San Kun para la vuelta! salu2 pa los colchoneros

  2. julio ruiz llorente

    Pues mi hijo (padre e hijo en este caso, hace como trece o catorce años que van juntos al Calderón) es del Atleti, como está mandado, y sin embargo, en esto de los antecedentes por via sanguínea no necesariamente tiene que haber vía hereditaria, porque, compañeros, no sé si alguna vez os conté -creo que a Antonio, sí- que mi padre, obrero constructor de vagones para la Renfe en un taller de Villaverde, cojeaba del pie blanco, pero mi tío, maestro de escuela, fue el que me inoculó el veneno rojiblanco y me llevaba al Metropolitano -mi primer carné del Atleti está firmado por… Bahamontes (aguanta, casi nada, que acababa de venir de Francia de ganar un Tour para mayor gloria de la España franquista).
    Lo demás ya lo sabéis, paralelo al “Disco Grande “, allá por las calendas de los 70, empiezo a ejercer de periodista deportivo en MARCA -nunca se me olvidará que una de mis primeras misiones fue entrevistar a futbolistas -Calleja- jockey – Carudel- Atletas… sobre el papel de si, ése mismo que ha salido líneas más arriba, F.F., en el mundo del deporte y cuando se acrecaba el 20-N-1975 para un especial que salió el dia de la fecha- y me borró literalmente de socio por el que dirán -lo de la mujer del César, vamos- hasta que, abandonado 13 años más tarde, ese otro-yo, vuelvo a ejercer de afidiconado de a pie y me vuelvo a hacer socio, esta vez por iniciativa propia… Y ahí seguimos sin cambiar de filiación futbolera. Y hay tendencias -polìticas, sexuales, furboleras…- que ya es muy tarde para cambiarlas a estas edades.

  3. Y Antonio tu padre era rojo…

    Es una pena que por horarios y violencia en los estadios (cada vez menos, afortunadamente) este entrañable rito de padres e hijos yendo juntos al futbol, se esté perdiendo. A mí de pequeño mi padre me llevaba al Bernabeu y al Metropolitano (que estaba al final de Reina Victoria). Y luego desaparecido ese campo, íbamos al nuevo, el Calderón. Pero con la presidencia de Alfonso Cabeza, primero, empezamos a flaquear. Y con la aparición de Gil y Gil no he vuelto por ahí (y eso que vivo cerca).

    Nunca nos gustó a los madridistas mezclar la política y el futbol. Por eso se han callado muchas cosas, y de alguna forma hemos permitido que se forjase una injusta y falaz leyenda negra. Alejada de la realidad. Hace unos años Relaño escribió algo así como que el Madrid ganó las Copas de Europa y el Barça el marketing. Principalmente debido a ese gran escritor Vázquez Montalbán, que acuño frases como “más que un club” y conceptos como lo del equipo del régimen. Que cumplieron su objetivo y creo que finalmente perjudicaron al Barça. Porque alimentó la justificación de las derrotas y un victimismo, que psicológicamente es nefasto para un deportista. Es lo que tiene lo de MVM: lo llamo el efecto Triple Gran CEC (Culé, Escritor y Comunista).

    Y termino diciendo que me ha mandado un email Julio diciendo que cree que si, que las tarjetas se arrastran a la siguiente fase.

  4. Antonio Gómez

    Me encanta verte recuperar tu papel de perspicaz cronista deportivo, JR. Yo no es que sea especialmente seguidor del fútbol, aunque me asombran cuando las veo ciertas jugadas y ciertos goles, por su precisión y belleza. Cuando era pequeño sí iba al fútbol con mi padre (que era madridista por razones políticas, y algún día podíamos discutir de eso), y recuerdo una anécdota que posteriormente tuvo mucha importancia sobre mi.
    Ya he dicho que mi padre era del Madrid (yo también, claro), pero cuando me llevaba al Bernabeu siempre hacía como que iba con el otro equipo, y jaleaba sus goles y hacía como que se cabreaba cuando metía el mío. Entonces no me di cuenta de lo que me quería explicar con esa actitud (como con la de ir siempre con los indios cuando jugábamos a “americanos e indios” con el fuerte y los soldados de goma que me habían traído los reyes magos), pero después llegué a una conclusión no sé si correcta: No hay que dar a las cosas más importancias que las que tienen, siempre hay que ir con el débil, no debemos ser excesivamente “hinchas” de nada, ni siquiera de nuestro equipo de fútbol.
    Gracias, compañero, por tus crónicas. Estos días he leído una frase de un dramaturgo argelino (Kateb Yacine) que apunté para utilizar por aquí algún día. Ha llegado el momento: “Vivir juntos no significa nada antes de descubrirnos una memoria común”.
    Salud

  5. Estaría preocupado por la cantidad de tarjetas recibidas (incluidas las dos de Antonio López). Y teniendo en cuenta que después de la expulsión el Atleti mantuvo el tipo –en el marcador- no se puede considerar un mal resultado. Y eso que un 1-0 en Champions suele ser fatal (es un resultado muy engañoso y que te deja muy expuesto para el partido de vuelta).

    Lo que no se es si las tarjetas se acumulan para la siguiente fase, la de los grupos. Imagino que si… Lo pregunto porque doy por supuesto que pasáis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s