Archivo diario: junio 27, 2008

10 razones de un productor fonográfico para no pertenecer a Promusicae

27 de junio de 2008

 

PROMUSICAE – Presidencia y Departamento de Socios

 

Asunto: baja del socio de Promusicae XXXXXXXXXXX

 

26 de junio 2008

 

La Asamblea General de AGEDI de ayer me brindó la oportunidad de conocer más de cerca las opiniones y las actitudes de las personas que me representan y toman decisiones en mi nombre y en el de mi empresa, no sólo en su función de miembros del Comité Directivo de AGEDI, sino también del de Promusicae.

 

Una vez digerida y analizada esta experiencia me veo obligado a solicitar la baja de la condición de socio de Promusicae de XXXXXXXXXX, con fecha 1 de julio 2008.

 

Sin entrar en exhaustivos detalles considero necesario resumir algunas de las razones que me llevan a dar este paso:

 

1.-     El voto en Asamblea de personas que se consideran “mercenarios” asalariados (cito la palabra exacta utilizada ayer) de corporaciones multinacionales, que manifiestan que un día pueden estar al frente de una empresa, y mañana fuera de ella, vale más de 200 veces más que el voto de empresarios que dedican su vida a la producción de grabaciones de música desde empresas españolas.

2.-     Estas mismas personas defienden este voto ponderado como si fuera lo más natural del mundo, y lo llegan a comparar sin conocimiento de causa con el funcionamiento de las instituciones de la Comunidad Europea en la que justamente (y utilizo el ejemplo expuesto en la Asamblea) Alemania no tiene 177 veces más votos que Luxemburgo.

3.-     Que gran mayoría de votos se acumule en unas pocas personas que ostentan una actitud neo-liberal salvaje, tan de moda en la mayor parte de lo que denominamos el “Tercer Mundo”, y que cuenta con promotores entusiastas también en nuestras sociedades supuestamente más avanzadas, ayuda considerablemente a empujar nuestro sector en crisis más al borde del abismo.

4.-  El cuestionamiento expresado por un miembro del Comité directivo (con 200 y pico de votos) de una de las bases de las sociedades modernas como la nuestra, que es el criterio de una persona, una voz y un voto, coexistente con un sistema de pago de impuestos proporcionales a los ingresos y el patrimonio es, como poco, preocupante.

5.-   Una de las grandes diferencias entre un mercenario asalariado y un empresario es justamente que el segundo debería tener (los hay inteligentes y los hay tontos, como en todas partes) consciencia de su responsabilidad dentro del tejido de la sociedad. Puntualmente en nuestro negocio que comercializa contenidos culturales este punto es de fundamental relevancia, y entre los votos más pesados de nuestro Comité Directivo no he podido notar mucha consciencia de esta circunstancia.

6.-   Me quedé perplejo ante la total incapacidad de reconocer errores cometidos en el pasado de parte del Comité Directivo. El reconocimiento de errores es una muestra de inteligencia, el no-reconocimiento, lo contrario.

7.-  La actitud entre miedosa y desidiosa que he percibido entre algunos miembros del Comité Directivo ante cualquier propuesta de cambio e innovación (y hubo unas cuantas propuestas) en un sector en crisis como el nuestro lleva a un nivel bajísimo mi confianza en la capacidad de este Comité de promover cambios positivos para nuestro sector.

8.-  El desconocimiento de un concepto como la “Diversidad Cultural” de parte de un directivo de una gran empresa discográfica, o la incapacidad de comprender el conflicto que plantea la distinción entre “Comunicación Pública” y “Publicidad” en una sociedad de recaudación de derechos de Comunicación Pública como AGEDI me parece extremadamente preoupante.

9.-   En más de una ocasión se demostró que más de un miembro del Comité Directivo de AGEDI confunde las asociaciones AGEDI y Promusicae, y las responsabilidades que tiene en cada una de las dos.

10.-En alguna ocasión previa a la Asamblea, el presidente de AGEDI y Promusicae utilizó el ejemplo de una Comunidad de vecinos para  explicar el voto ponderado vigente en las dos asociaciones. Tengo que decir que a medida que avanzaba la Asamblea de ayer iba entendiendo la comparación y descubriendo palalelismos con  las juntas de vecinos que he presenciado en mi entorno privado:

 

         la chulería del que tiene el piso más grande

         el vocabulario vulgar que utilizan algunos de los que tienen los pisos más grandes para expresar sus posturas y experiencias

         que los de los pisos más grandes abandonen la junta cuando se terminan las votaciones y llega el punto Ruegos y Preguntas

         que el del piso más grande abandone la junta con un berrinche infantil, pegando gritos, tirando su silla, pegando un portazo, no sin antes aclarar que “tiene hambre”…

 

El hecho que me dé de baja sólo en Promusicae, y no en AGEDI, es porque sigo considerando que AGEDI es la asociación de todos los productores fonográficos, y pienso seguir trabajando para mejorar el funcionamiento de esta asociación creada para recaudar y distribuir los derechos de los productores fonográficos de España. En cuanto a nuestra pertenencia a una asociación gremial, a partir de ahora pienso intensificar aún más mi aporte a la asociación UFi que, a mi juicio, representa mucho mejor (con infinitamente menos recursos económicos, pero argumentos y propuestas infinitamente más coherentes y sanos) los intereses de los productores españoles que Promusicae.

 

Me despido con un cordial saludo y con la petición de reenviar esta carta a los miembros del Comité Directivo, en el caso de que tengan interés en los socios que representan y ganas y capacidad de leer y entender.

 

Visto en EFE EME

6 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones