El Rastro como centro de agitación cultural: años 60, los orígenes (por Julio Ruiz)

25 de junio de 2008

Años 60, años oscuros para los jóvenes de este país. Mientras en el resto del mundo occidental el fenómeno del R&R discurría por el sendero que marcaban las bandas pop inglesas, aquí apenas se editaban y las reuniones de gente no gustaban al régimen franquista (“disuélvanse” era el grito de guerra de los “grises”, la policía de la época).

 

Con el cuarto y revalida de bachiller en el bolsillo, me encontré como premio por no destrozar zapatos de forma continúa -intentando jugar al fútbol en la Plaza de Tirso de Molina- y dedicar mi tiempo al estudio, un flamante tocadiscos de maleta, que por aquel entonces me hacía perder el sueño mas que los tobillos de las chicas.

 

Me salieron los dientes en El Rastro ya que vivía a escasos 100 metros de ese peculiar lugar, y este era el sitio perfecto para aquellos de escasos recursos que necesitaban saciar su hambre musical en forma de discos. Mi primer single, The Beatles – “Paperback Writer” / “Rain” – del sello Parlophone, sin carpeta, me costó la friolera de 15 pesetas (0,09 €) en el puesto del padre de Salvador, actualmente heredado por su hijo (Salvador). Mi primer LP Canned HeatBoogie with (mono que era mas barato, y un penoso prensado de Hispavox con licencia Liberty), comprado en el puesto de El Alimaña (José Manuel) y su socio Pepe el Taxista (más tarde conocido como El Metralleta), situado en la Plaza del Campillo Mundo Nuevo, y que de forma inconsciente fue un poco el precursor de ese mercado dominguero. Nuestra amistad continúa.

 

Y allí comienza mi historia de coleccionista. En ese lugar cada domingo ocurría algo fascinante. Algunos coleccionistas, al principio pocos, coincidíamos domingo tras domingo. Unos portaban bajo el brazo un ejemplar del Melody Maker, aunque como en mi caso no supiéramos palabra de inglés. Otros llevaban lo último recibido desde Inglaterra o Estados Unidos (actitudes ambas de prestigio entre  collectors).

 

Con el paso del tiempo el mercado creció con interesantes incorporaciones: Tony Martin (Antonio Martín) ubicado a escasos metros de El Alimaña, con su famoso lema 20% descuento, El Rubio (sin nombre conocido) con material exclusivamente made in usa y que se colocaba en la Ribera de Curtidores. También era frecuente el trueque entre coleccionistas, algunos llegaban a instalarse con un puñado de discos y muchas esperanzas de irse sin ellos o con otros distintos. De entre los coleccionistas conocí algunos que llegaron a ser altos ejecutivos de discográficas multinacionales. Sobre todos destacaba por su singularidad física, alto, rubio, ojos azules, nada parecido a la media hispana de la época, mi querido amigo, y entonces casi un niño, Adrián Vogel.

 

Con la llegada de los 80 aquella maraña dominguera llegó a convertirse en un autentico foro del mercado discográfico. Todos competíamos abiertamente por llevar, hablar o tener las novedades que los mercados nacional e internacional editaban semana a semana. Hasta allí llegaron nuevos vendedores Escridiscos (Pepe Escribano) que fue quizás el que más discos vendió de la nueva ola, Vinilo (yo mismo) que alternaba lo que en la época eran géneros alternativos: jazz y bandas sonoras, con novedades importadas de pop y los que producía con mi discográfica MR (la M de Martín, Paco y la R de Ruiz, Julio). Pistones y  Danza Invisible fueron algunos de ellos. Y Discos Barsa (Miquel Barsa) o Pata Romano (con tienda, Bangladesh) y un sin fin de pequeños vendedores que con mejor o peor suerte terminaron con tiendas de discos usados.

 

Algunos radiofónicos también crecieron con El Rastro. Rafa Abitbol (conocido allí como El Chalequillo por llevar muy a menudo un largo chaleco de punto muy de moda en la época) poseedor por cierto de una de las mejores colecciones que conozco con material de todas épocas y generalmente originales, 1as ediciones. Vicente Cagiao, Santiago Alcanda, y otros de los que no recuerdo el nombre. También pasó por allí algún aspirante a artista como Paquito Clavel, de los pocos que compraban discos. Por cierto, nunca he sabido porqué los Artistas no compran discos. No puedo olvidarme de El Sardinita que con su fanzine La pluma Eléctrica nos deleitaba con entrevistas y críticas de los artistas locales. No faltaba a ningún concierto en Rock-Ola, El Sol, La Morasol, etc. etc.

 

Y por supuesto El Rastro como embrión de lo que se conoció como La Movida (Almodóvar, Alaska, Carlos Berlanga, etc.)

 

A principio de los noventa ya teníamos tiendas importantes en Madrid (Madrid Rock –su dueño Pepe Arnedo también empezó vendiendo en un puesto del Rastro-. FNAC, El Corte Inglés). Los coleccionistas nos fuimos atomizando. Poco a poco ese maravilloso centro de reunión y mercado fue desapareciendo, de la misma forma espontánea y silenciosa como había nacido.

 

Si tenéis algún recuerdo de esa época en El Rastro me gustaría que los compartieseis.

 

ENTRADA RELACIONADA:

 

¿Son los Blogs las Vietnamitas del Siglo XXI? (por Antonio Gómez)

Video de Marea

25 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Madrid, Música, Política, Recomendaciones

25 Respuestas a “El Rastro como centro de agitación cultural: años 60, los orígenes (por Julio Ruiz)

  1. Pingback: La Música de El Mundano: Emilio Cañil, adiós a un pionero | Efe Eme

  2. julio ruiz llorente

    Claro, claro y fue en la SGAE. Ya voy recordando.
    Hombre… por descontado… pues anda Antonio que no nos quedan veces que nos tengamos que encontar a traición o premeditadamente…
    Y, si, éramos jóvenes, porque han pasado más de tres décadas….

  3. antonio gómez

    pues se me han pasado, Julio. ahora mismo lo leo. Me acuerdo perfectamente de aquel último encuentro (espero que no lo sea en realidad). Fue en una cosa de música, cuando me tocó sustituir al titular de la sección.
    Salud.

  4. julio ruiz llorente

    Dos matizaciones:
    Una. Quería decir “ahí sigo yo hablando mucho” y es agradecido que se diga que porque tengo -thank you, X.- muchas cosas que contar.
    Dos. Amigo Antonio, ya he dejado mis recuerdos y he hecho incluso (ejem) correciones en la página de Popular FM. No nos vemos desde aquel dia en una rueda de prensa (hace diez años?) de no sé qué en la que incluso nos hicimos una foto.

  5. antonio gómez

    Julito, leche, que alegría verte (o leerte). De verdad de la buena. ¿has visto el “post” sobre Radio Popular FM? anda, deja por allí tus recuerdos, que completarán la cosa.
    Un abrazó, compañero. Es curioso como un espacio de tiempo tan corto, sólo unos años, puede dejar recuerdo tan profundos. ¿Será porque éramos jóvenes?

    Salud

  6. xisela

    Muchas gracias Adrian….me siento agusto aquí….un place descubrir rincones como este que sirvan de punto de encuentro y de partida….hacia caminos donde fluyen y se entrelazan las ideas y emociones..

    ….y hablando mucho Julio, porque tienes mucho que contar y somos muchos a los que nos gusta que lo hagas…

    Besos!!

  7. julio ruiz llorente

    Pues eso…
    Que son otras mañanas domingueras y El Rastro hoy es distinto… Han pasado muchos años. Tres décadas es demasiado…
    Menos mal que gracias a Xisela, que me puso en alerta ayer a esta hora, he saltado de este comentario de lo que pasaba un domingo por la mañana en esa zona tan entrañable de Madrid a lo que hicimos unos cuantos “románticos” implantando (eso no nos lo quita nadie, verdad Anonio o Adrián?) una forma distinta de hacer radio.
    Y hay sigo yo hablando mucho… cuando tengo un micrófono a mano. Como siempre.

  8. Hola Xisela y bienvenida a El Mundano.

    Te contesto yo porque Julio, el autor del post, al que por aquí también conocemos como “juliovinilo”, está de vacaciones.

    Y además quiero darte las gracias por habernos traído al otro Julio Ruiz del mundo de la música al blog. Me refiero a mi ex compañero de aventuras radiofónicas Julio Ruiz Llorente, que sigue en activo con su Disco Grande (en Radio 3). Y que tanto está ayudando para actualizar, identificar y corregir datos en el post sobre la FM de R. Popular de 1972.

    https://elmundano.wordpress.com/2008/08/01/radio-popular-fm-en-1972-o-la-995-como-un-viaje-iniciatico-por-antonio-gomez-y-adrian-vogel/

    Por cierto, la paternidad me ha hecho volver al Rastro. A la zona de los cambios de cromos. Abajo, en la Plaza del Campillo. Aunque este año ya hemos empezado a flojear. Serán las cosas de la edad, en este caso de El Mundanito.

  9. xisela

    …. me he emocionado mucho leyéndoos, especialmente con las palabras sobre la amistad de Paco Martín tan cargadas de sentimiento. Habéis hecho que sienta morriña y nostalgia por algo que no he vivido y que sin embargo me hubiera gustado tanto compartir…..desear que llegara el Domingo por la mañana, saltar de la cama con carita de mañana soleada e ir al Rastro a empaparme de ese ambiente vibrante lleno de inquietudes…

    Saludos,
    Xisela

  10. Hombre Julio que alegría. ¡Cuanto tiempo! Y bienvenido. ¿Has visto la foto en el post de Popular FM? ¡Que jóvenes éramos!

    Gracias por lo de Cagiao. Ahora lo cambio aquí y en lo de 99.5 (que igual está mal también).

  11. julio ruiz llorente

    Gracias a mi amiga Xisela que creía que yo era ese Julio Ruiz, que añoraba de El Rastro (yo, también) me he topado con este post y me he emocionado por varias cosas.
    1.-Reencontarme con viejos amigos de aquella Popular FM histórica, véase Antonio Gómez (“Más o menos folk” con Álvaro Feito y Tina Blanco (su sobrina es super-fan ahora de mi programa), Adrian Vogel (era el niño de aquella radio en donde empezamos los Garciapelayo, Cagiao (con g, tocayo), Palacios… en el pre-75, vamos, Disco Grande, desde el 71, exactamente, o Paco Martín (gratas veladas en el “42” de la calle Claudio Coello, y luego programas radiofónicos en la discoteca M & M entonces New M & M, aunque luego nuestros caminos se separaron…
    2.-Recordar aquella radio amateur (en el amplio sentido de la palabra, 250 pesetas al mes por mi Disco Grande llegué a cobrar)en donde viví mis primeros 13 años de programa.
    3.-El Rastro (primero, lugar de búsqueda de los cromos del colecionista y después, de compra de discos recién llegados -nunca me pudo la estrenitis, eso sí- para ponerlos en los programas de aquella dura pugna entre Popular Fm y Onda 2 (hasta llegó a haber un partido fratricida en el que ganamos 6-2 y que se jugó en las pistas del CSD en la Universitaria).
    PD.-Y claro que Julio Ruiz Rodriguez (Vinilo) fue invitado del programa de Julio Ruiz Llorente (Disco Grande) en aquellos tiempos en que M&R presentaba sus discos de Pistones, Danza Invisible y compañía. Y por si eramos pocos JR´s, ahí estaba Julián Ruiz con sus “Plásticos y decibelios”.
    Un saludo, amigos, a todos los que leaís este post.

  12. juliovinilo

    Paco, amigo, me has emocionado. ¡Los bocatas de calamares eran la hostia! Tu visita dominguera siempre motivo de alegría. En verdad Paco te sigo queriendo…para mí no nunca dejaras de ser “El chispa”

    Besos

  13. Monumental o Alcalá no recuerdo bien. Pero creo que a casa de Gonzalo fueron Fito de la Parra y Bob Hite. ¡Vaya memorión Antonio! Ni me acordaba…

    • Pepe Bel

      Canned Heat, actuaron en el Monumental por primera vez, alli estuvo yo para testificarlo, que pena que ya no estan la mitad de ellos…..un abrazo a todos

  14. Pingback: On the road again (Canned Heat) « Un respeto a los clásicos

  15. antonio gómez

    esa referencia a Canned Heat me trae un recuerdo al coco ¿te acuerdas Adrían, la primera vez que vinieron a cantar a España, no recuerdo si al Monumental, después del concierto secuestramos a uno de ellos, creo que a Bobo Hite, y nos fuimos a casa de Gonzalo, donde le tuvimos toda la noche poniéndole flamenco?

    Salud

  16. raskolnikoff

    La verdad es que os envidio por haber vivido esa época (musicalmente hablando) y por la ilusión que os debía hacer cada nuevo Lp de tantos monstruos del rock como coexistían.

    Por cierto, menudo Lp el Boogie with Canned Heat. Qué grandes momentos en el coche con Goin’ up the country y On the road again ….

  17. Paco Martín

    Un ciclo muy importante de mi vida está relacionado muy estrechamente con el Rastro madrileño. Este lugar fue el principio de algo muy importante en mi vida como persona, y de alguna forma y con el tiempo también de mi profesión.
    Recuerdos imborrables, sueños y sobre todo vida. En el Rastro se respiraba vida.
    Amistad, querido Julio. Amistad que el tiempo y la distancia no logran que uno pueda olvidar. Personas como tu, generosos, sinceros y dispuestos a romperse la cara por algo tan inusual en estos tiempos como la fidelidad en la amistad.
    Gracias querido por todo cuanto aprendí junto a ti, por compartir miserias y momentos mágicos que para nuestros corazones quedan.
    Han pasado treinta años, y cerrando los ojos parece que fue ayer cuando compartimos bocadillos de calamares y un botellín de Mahou a media mañana de los domingos en aquel viejo bar de la plaza de abajo. ¡Puto tiempo!.
    Cuando vendía los discos de promoción de Polygram como medio de llevar unas pesetas a mi casa ya que los ejecutivos no me pagaban el mínimo necesario para tener una vida digna y decente pero, qué cojones, éramos felices sólo con hablar de música.

    Mi abrazo grande para ti, Kiko, Pepe Ugena, Pepe Escri, El gabardina, que disfrutábamos compartiendo ilusiones con los locutores de programas especializados de Onda 2, Radio Popular y Radio Nacional.
    ¡Que nos quiten lo bailao querido Julio!
    ¡Que nos quiten lo bailao!

    Paco Martín.

  18. antonio gómez

    Tenía pensado empezar este post poniendo algo así como “leche, Don Julito, que alegría volver a leerle, de verdad…”, pero acabo de hablar con Adrian y me aclara que el Julio Ruiz que firma este emocionado recuerdo de el Rastro de finales de los 60 (comienzos de los 70, me parece a mí que sería más correcto), no es el Julio Ruiz “Disco Grande” que yo conozco, lo que no es óbice ni cortapicha para que te felicite por tu texto y aporte mi granito de arena a esa idea, correcta, del Rastro como ámbito de aprendizaje y reunión de un grupo de gente en unos años determinados.

    Mi periodo iniciático en el Rastro igual es un poco anterior al tuyo, y no está relacionado tanto con los discos como con los libros. La primera visita que recuerdo ya tiene que ver con ellos. Fue en 1966. Aquel año me detuvieron por manifestación ilegal, y cuando salí después de tres días en la Puerta del Sol, mi padre me llevó a exhibirme ante los amigos que habían compartido con él alguno de los tres años de cárcel que sufrió tras la guerra. Algo así como ir a decirles: “mirad el niño. De raza le viene al galgo”. Aquel día me llevó al Rastro para presentarme a uno de ellos, un antiguo maestro represaliado por el franquismo que sobrevivía dando clases particulares y vendiendo uno a uno los ejemplares de su my nutrida biblioteca en un puesto dominguero instalado, precisamente, en el Campillo del Mundo Nuevo. Desde entonces fui cliente habitual, tanto del amigo de mi pueblo, como de los muchos puestos de libros que estaban en la plaza y en la Calle Mira el Río Baja (¡qué nombre más bonito!).

    Años después, en el 68 y el 69, lo frecuenté a menudo en compañía de Hilario Camacho, con el que aprovechaba para comprar libros prohibidos, que los vendedores guardaban en cajas debajo de los mostradores, de donde los sacaban como tesoros míticos. De ahí salieron en ediciones argentinas o mexicanas algunas primeras lecturas de política, como “El origen de la familia, la propiedad privada o el estado” de Engels, o las novelas de Alberto Moravia y “El canto general de Neruda”. Pero, ¿qué queréis que os diga? lo que realmente nos dieron aquellas visitas a los bajos de los puestos fue una impresionante colección de libros eróticos, que aún conservo en recuerdo de los buenos momentos que me hicieron pasar. “La Pulga”, “Fanny Hill”, “Memorias secretas de una cantante Alemana”, “Enmanuele”, “Las 100.000 vergas” (que con ese título y un contenido totalmente porno tiene como autor a Apollinaire) o “La historia de O”.

    Aún un par de años después, ya en el 70, lo volví a visitar casi cada domingo. Los grupos Tábano y Las Madres del Cordero estábamos preparando “Castañuela 70” y aprovechando que uno de los actores (Charli Cortazar, de Ermua) sabía hacer figuritas de metal, allí íbamos todos a venderlas, ataviados con la ropa de la representación, y a cantar los temas de la obra para animar al personal a comprar, que luego la pasta venía muy bien. Por allí estaban Juan Margallo y Petra Martínez, Moncho Alpuente, Gloria Muñoz, Antonio Piera o Rosa Montero, entre otros.

    Luego, la verdad, le perdí la pista al Rastro como organismo vivo, y las últimas veces que lo he visitado me ha creado un profundo agobio la cantidad de gente que va de un lado para otro. Es, sin duda, que me he vuelto viejo y cómodo, pero lo que me pregunto es si existen hoy en día sitios similares, en donde se puedan centrar las actividades, los encuentros, la formación de grupos de gente inquieta. Pese a la atonía de los tiempos que vivimos, estoy seguro que existen, porque yo conozco a algunos jóvenes de esas características y en algún sitio tienen que reunirse.

    salud

  19. Tengo que hacer una aclaración para evitar confusiones, que me constan que se están produciendo: en el mundo de la música hay 2 Julio Ruiz al igual que hay 2 Paco Salazar (un Paco es el productor de conciertos y eventos y el otro fue fundador de Nuevos Medios junto a su hermana Cucha y su cuñado Mario Pacheco).

    El Julio Ruiz, autor de este post y amigo mío – firma como juliovinilo sus comentarios- no tiene nada que ver con mi ex compañero de 99.5 y Onda 2 y actualmente en Radio 3.

  20. juliovinilo

    Gracias. Visto ahora aquella época fué fascinante y por muchas razones: había mágia, comunicación, rebeldia, esperanza…
    No penseis que soy un nostalgico, pero con los años me encuentro algo desencantado, quizás la historia es así. Quizás los seres humanos somos así. En cualquier caso es la época que nos tocó vivir, y a pesar de todo me gusta.
    Un abrazo rockero

  21. J M aka doctorprofessormun

    mmm, teníamos apenas 13 o 14 años, y con el dinero de toda la semana acudíamos al rastro a comprar 1 Lp… no está mal, visto desde ahora, comprar 1 Lp cada semana…
    Dr. Feelgood – Stupidity : punto de inflexión entre la vieja movida rockera y el punk que venía pero que todavía no habíamos escuchado…
    y luego, singles de los 50s y 60s, la recuperación de toda la cultura pop que el franquismo había arrasado…
    y de ahí nace todo el punk y la nueva ola, esos 20 o 30 chicos que empezamos a juntarnos y a inventar grupos yeye desde la nada.

    pero como podíamos oir entoces: el futuro ya está aquí.

    besos desde lo que queda de aquello.

    • Pepe Bel

      aclaracion a lo del franquismo..
      como tengo 63 tacos y me gusta la musica desde los 13 quiere decir que escuchaba a E.Presley, Neil Sedaka y otros artistas del momento y se podian comprar todos sus discos, eso si el que tuviera pasta en aquella epoca…por cierto la coleccion española de ep’s y singles (miles…), es de la mas buscada en todo el mundo, lo que quiere decir que la musica venia en algunos casos con retraso…y en las emisoras con cierta censura, el rock and roll nunca fue bien visto….pero en mi caso te puedo decir que he ido al rastro como todos los que aqui dan su testimonio y los conozco y si me ha interesado un grupo lo tenia.
      Pero no nos olvidemos que en este pais la musica rock ha interesado muy a la gran mayoria de españoles…asi que como iban a sacar las casas discograficas ciertos discos de THIN LIZZY, FAMILY, FAIRPORT,etccc???? esos se los teniamos que comprar AL RUBIO (Jose Luis) que todos los meses iba a Londres …eso si le teniamos que decir que discos tenia que traer al menos al principio

      un saludo a todos los rockeros

  22. Asier Brightec

    No veas lo que me hubiera gustado haber vivido esa época musical del Rastro…
    Un abrazo sentimental,

    Asier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s