Archivo diario: junio 11, 2008

La Hidra Negra: Los Ángeles 87, Boston 81 (Socioapatía nos cuenta el Celtics 2- Lakers 1)

11 de junio de 2008

Foto de AS

Los Lakers consiguen la victoria por la mínima en un encuentro trabado y aburrido. Gracias a la inspiración de Kobe Bryant (36 puntos) y a un gran último cuarto, los de púrpura y oro pueden permitirse soñar con remontar el 2-0 que se trajeron de Boston.

 

Ningún equipo en la historia ha remontado un 3 a 0 y ésta madrugada Kobe Bryant se ha ocupado de que su equipo no tenga que hacerlo. Confiado y orgulloso, se anudó el pañuelo de kamikaze en la frente y volvió a dar un recital de tiros estéticos, penetraciones asombrosas y (como es habitual en él) sandías que no tocan ni el aro. Los árbitros le respetaron mandándole 18 veces a la línea de personal aunque sólo convirtió once.

 

Pero lo que de verdad hizo ganar a los Lakers fue su agresividad en defensa. Estuvieron concentrados y atentos a las líneas de pase, dejando a menudo libre a Ray Allen (25 puntos) pero pegados como lapas al resto de Celtics. Pau estuvo sublime parando a Garnett.  Dejó a “Big Ticket” en un abismal 6 de 21 en tiros de campo y cazó 12 rebotes. Tan bueno en defensa que se olvidó de cómo jugar en ataque (un shaquille-o’nealiano 3 de 8 en tiros libres) terminando con unos desangelados 9 puntos, su anotación más baja de todos los Playoffs. Odom (5 faltas y 5 pérdidas de balón) y Fisher estuvieron aún peor y nadie que no fuera Kobe superó la barrera de los 10 tantos.

 

¿Nadie? No. Radmanovic pierde la fuerza cuando se afeita y se cargó de faltas enseguida. Phil Jackson hizo saltar a Sasha Vujacic (el autoproclamado “La Máquina”) del banquillo para sustituirle. Aprovechó los espacios que dejaban los dobles marcajes a Bryant y se convirtió en el Robin perfecto del Batman de los Lakers. Sus compañeros supieron encontrarle solo en las esquinas y metió 20 puntos con su estilo de juego completamente europeo, incluidos tres triples cruciales en el último cuarto. No sólo estuvo brillante en ataque si no que en el otro lado de la pista secó a Paul Pierce (6 puntos y 3 pérdidas de balón) que a 4.000 Km. del calor de su grada, tuvo un día para olvidar.

 

Sorprende que en un partido de vida o muerte para los Lakers, la gran mayoría de sus jugadores estuvieran tan desentonados en ataque. Si sacamos las estadísticas de Bryant y Vujacic del cómputo, el resto de los lobeznos de Phil Jackson tuvieron un futbolístico 28% de acierto de cara al aro rival. Esa y no otra fue la razón para que no empalasen a unos Boston Celtics aún peores en ataque y que han enseñado muy poquitas cosas salvo juego sucio y la intensidad defensiva que se espera de ellos. Deberían reflexionar y recuperar su estilo de juego alegre y divertido si quieren cumplir su objetivo de ganar los dos siguientes partidos en casa

 

Kobe ya se ha sacudido sus malas actuaciones en el Garden y ahora le toca recuperar la filosofía del “pasar-primero” que tan buenos resultados le dio contra Denver, Utah y San Antonio. ¿Vencerá Bryant a su doppelgänger que le susurra al oído que se chupe el balón? ¿Podrán los Celtics dar un golpe de autoridad y recuperarse de la derrota para el siguiente partido? ¿Machacará otra vez Gasol en la cara de Garnett? ¿Cuántas asignaturas voy a suspender? Todas esas respuestas  y más el viernes en El Mundano.

5 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes