Mi primer día de becaria (por Ana Boyero)

14 de mayo de 2008

El título me encanta, parece una redacción que me han mandado para el cole.

 

El lunes fue mi primer día como becaria en La Sexta Noticias (para la Web, no para la tele), estaba un poco nerviosa y por si las moscas llegué media hora antes. Decidí tomarme un café por aquello de calmar los nervios aunque cuando empecé a tener taquicardia recordé que la cafeína no es el mejor relajante del mundo. Era tarde y además había pagado 2,40 por una tacita de café y no me daba la gana dejar la mitad y pedirme una tila que serían otros 2 euros y encima me revuelve el estómago, así que apuré el café y me fui. Me presenté en la redacción 5 minutos antes de la hora para que vean que soy puntual, pero que tampoco vengo con iniciativa de que me exploten. Me enseñaron los ordenadores y me asignaron uno. Que toqueteara para ir viendo los programas. Guay: a navegar por Internet. Estuve una hora sudando y pensando que tenía que hacerlo y por fin me atreví: metí gmail.com. Página vetada. Mierda.

 

Mis compañeros son agradables, me caen bien y no se molestan cuando pregunto tres veces las cosas o cuando intento demostrar que me he enterado de lo que me han explicado y luego resulta que no, que en realidad no me había enterado.

 

También he conocido “las cafeterías”. Cuando escuché a la gente hablar de ellas me imaginaba algún complejo súper limpio y minimalista con camareros como el mayordomo de Tenn (el joven) y con zumo de naranja recién exprimido 24 horas al día… Así que en cuanto tuve ocasión bajé a comprobar con mis cuatro ojos cómo era aquella vanguardia en la que diseño y gastronomía se daban la mano con banda sonora de Vangelis… Nada más lejos de la realidad, “las cafeterías” son dos máquinas con chocolatinas, sándwiches fríos y bolsas de patatas, una máquina de café y otras dos de refrescos. También hay dos microondas y una mesita. No está mal, pero… me había creado otras expectativas.

 

Mi primer día de trabajo consistía por el momento en memorizar nombres de la gente (y apuntarlos en mi moleskine) e intentar recordar cómo funcionaba el gestor de noticias y el iNews. Leí teletipos y todo: EFE, Reuters (vaya, no se escribe “roiters”)… Y nada, ya me sentía con confianza así que me puse a mirar mi blog, a leer los comentarios de mis fieles lectores y a intentar timar a los de La Sexta, procurando que se me abriera el correo electrónico con Firefox en lugar de con el Explorer (pero tampoco). El caso es que me las prometía muy felices pasando la tarde leyendo El País y El Mundo digitales y a esto que llega El Jefe y me suelta: “Ana, te encargas de lo de Telma”. Y yo tragué saliva y puse cara de “hombreeee, sin problema. ¿Lo de Telma y qué más?”.

 

A duras penas leí teletipos para enterarme de las respuestas que habían dado los medios demandados por la hermana de la princesa Letizia e hice un resumen. Con esa chorrada estuve toda la tarde, buscando sinónimos en la RAE y comprobando la ortografía y el ritmo eran apropiados. Acojonada a cada momento pensando que iban a gritarme: “¿Aún no está? Eres la peor becaria del mundo”. Me imaginaba tapándome los ojos con las manos y sollozando: ¡Lo sé!, ¡lo sé! No hace falta que me paguéis los 300 euros si no queréis”. Pero no, nadie me gritó.

 

El jefe se fue y yo me quedé más tranquila intentando encontrar un titular como el que nos han enseñado en clase: que responda al qué. Bien, ya lo tenía: “Los medios califican de inconstitucional la petición de Telma Ortiz”. Vale, pues mi compañera, amablemente, me dice que eso es súper largo y que lo acorte: 4 palabras. Joder, ¿4 palabras? Si Telma Ortiz ya me come 2. Así que nada, me metí en la Web para hurgar y ver qué tipo de titulares se ponían por ahí: Llamativos y muy cortos, básicamente. A duras penas conseguí poner un “Telma pide que la ignoren” y cuando lo subí te juro que se me cerró el estómago, pensando que iba a aparecer cualquier profesor de la universidad diciendo que en qué estaba pensando con un titular así, que en la Carlos III no me habían enseñado ese tipo de cosas…

 

Pero no, allí no vino nadie a regañarme y ahí se quedó la noticia con su titular cutre. Mola. Siempre recordaré a Telma (ya hay confianza para llamarla así) como mi primera noticia en un medio de verdad (la revista de la uni no cuenta).

 

Y ya no hice nada más. Sonreía en plan tímida pero simpática cuando la gente se iba a su casa y pasaba a mi lado, para que vieran que no soy una rancia… y de verdad, poco más. Ah, bueno, otra cosa. Que yo me presenté en plan “monilla” con zapatitos y gloss en los labios y el pelo suelto y he visto que ahí la gente va súper normal, así que a partir de ahora a trabajar con coleta y zapatillas converse estilo universitaria-de-biblioteca, que para eso soy la becaria y si alguien puede ir cómoda esa soy yo.

21 comentarios

Archivado bajo General, Medios

21 Respuestas a “Mi primer día de becaria (por Ana Boyero)

  1. genesis

    hola quiero decir k me encanto ese comentario y k fue muy bonito ahhhhhhhhhhh soy de republica dominicana para los k me kieran conocer

  2. Bianka

    hola me encanto tu comentario fue muy bonito

  3. Ana

    Muchas gracias, Adam G. Sí, efectivamente mi compañero es Arturo (muy simpático, por cierto). Y no me parece nada tonto tu comentario, al contrario: súper sensato. Admiro tu sentido del gusto 😉

  4. Adam g

    Disculpa si parece tonto mi comentario pero me encanta como escribes lo relatas con una facilidad no se ..

    Y una pregunta en esa parte de la sexta no trabaja Arturo J Paniagua ? Creo escribe en una seccion de la sexta (web) llamada “licencia para

  5. antonio gómez

    leche, ana. Me acabas de descubrir un sentido nuevo a mi despedida, a ese “salud” en el que te has fijado y con el que, fectivamente, me despido siempre.
    para mí, tenía el viejo sentido solidario del “salud”, camaradas, o compañeros, una espcie de guiño. Pero con esa interpretación que tu das del “salud” como brindis, que también tiene, me abres los ojos y sintetizas exactamente lo que yo quería decir con esa despedida y no había encontrado:
    Así, pues.

    Salud (es decir, un brindis con el puño cerrado)

    Ay, señor, señor

  6. RODRI

    Hoy, sábado, he visto en un quiosco de periódicos, ¡huy, perdón! kiosco; mejor dicho, kiosko, como se escribe correctamente el nombre de nuestro representante eurovisivo.
    Esto es agua pasada.
    Leo que te piropean y todo. ¿Que mas puede pedir una becaria?
    ¡Jopé! ¡Y yo no he visto el post!

  7. Ana

    Rodri: yo tampoco lo veré. Sólo me lo comí cuando salío Rosa-de-España. No, espera, el año pasado la verdad es que también lo vi y hasta hice un post malísimo sobre eso: “Putavisión”.

    Alex de la Nuez: Muchas gracias pero…qué va, recuerda que es en La Sexta y hay pantalla donde están siempre presentes Patricia Conde y Pilar Rubio. El resto de mortales somos ignoradas a pesar de contar con 3 dimensiones

    Antonio Gómez: Im with you en lo de que tiene que haber becarios. Yo también lo veo bien, ahora soy una pardilla y tengo que aprender y coger práctica. Hombre, si me pagaran más pues estaría genial pero bueno, ahora la cuestión económica no me parece tan importante (si llevase un año quizás la cosa cambiaba). Creo que leí ese texto que colgaste, de todos modos lo releeré y te daré mi opinión porque para una vez que alguien se interesa por ella no voy a desaprovechar la oportunidad. Me hace gracia que te despidas con salud, te imagino levantando tu copa mientras le das a la tecla del intro.

    Pizpireta: si me lo dices tú, me fío. La Pecera va a ser un éxito y podrás hablar de ello en las entrevistas que te haré en un futuro.

    Nova y Quico: ¡gracias!

    Moebius: Jajaja, me alegra que te rías y que comentes para decirme que te has reído porque eso hace mucha ilusión (como por ejemplo que no te tomen en cuenta lo de “no me pagues los 300…”)

  8. “¡Lo sé!, ¡lo sé! No hace falta que me paguéis los 300 euros si no queréis” jojo me he reído mucho con esta frase.
    Realmente es extraño el mundo de los becarios, nunca llegué a pasar por ahí, pero me las he visto con otras cosillas.

    Gracias por pasarte por el blog, no recuerdo si yo había pasado ya por aquí, pero seguiré esto de cerca.

    Saludos

  9. ¡Enhorabuena!

    Parafraseando tu blog, “Today the Sexta, tomorrow the world”

    Un beso

  10. Pizpireta

    enhorabuena, Ana. Has superado con creces tu primer días, así que ahora irá todo rodado. Te lo digo yo, que soy “redactora jefe” de una revista de actualidad 🙂

  11. antonio gómez

    Muy bvuenas, ana y compañía. desde que escribiste el mensaje he estado pendiente de comentarlo, porque me ha hecho mucha gracia y me parece significativo, pero la verdad es que he andado liado. Entre otras cosas el explotador de Adrián me ha tenido currando como un cabrito en algo que congará, supongo, el sábado.
    En cualquier caso, no te quejarás. El primer día ya te hicieron redactar una noticia. Eso se llama llegar y besar el santo, aunque sea en la peana.
    La verdad es que yo he visto pasar muchos becarios delante de mis narices, alguno de los cuales son hoy mis compañeros (como todos lo fueron mientras trabajaron conmigo), y me llama la atención esa espectativa, esas ganas de quedar bien y esa sorpresa ante los métodos de trabajo (jajaja, lo titulares) que muestra tu carta. Es una perspectiva que yo no había tenido.
    En mi redacción, en la que hay una buena parte de redactores veteranos, no como los que tú te debes haber encontrado en La Sexta, los becarios nunca han sido un problema, al contrario, una ayuda. Se podrían catalogar en distintas categorias muy definidas, desde el que llega el primer día dando lecciones de cómo se debe hacer un periódico (en lo que no siempre andan descaminados) hasta los que desde que entran por la puerta muestran su irrevocable resolución de acabar de jefes (a los que se distingue por las alfombras rojas que van tendiendo al paso de los jefes de redacción para arriba.
    También los hay, y te aseguro que para alguien como yo es una verdadera delicia encontrarlos, a los que descubres verdadero nervio periodístico, y son inquietos, preguntones, atrevidos o rebeldes.
    En cualquier caso, lo que siempre nos sorprende es lo alejados que están de lo que en realidad es un periódico. Siempre me pregunto que leche enseñan en la facultad.
    Entiendo que exista el becario como entiendo que un médico haga de interno un tiempo, porque la profesión se aprende practicando. Lo que no entiendo, y contra lo que estoy radicalmente, es la ridiculez que se os paga, porque, al fin y al cabo, las empresas utilizan a los becarios como a un redactor más, y ya se sabe eso de a trabajo igual, sueldo igual. Pero es el sistema, y por si fuera poco, es el futuro que apunta la profesión: periodistas jovenes y mal pagados que sigan las órdenes y consignas de unos cuantos jefes más veteranos y con mucho mejores sueldos.
    En fin, salud y que todo vaya bien.
    Por cierto, en aquel viejo hilo de la muerte del periodismo colgué un larguísimo texto que iba dirigido a todos, claro, pero especialmente a ti. me interesaria tu opinión sobre el tema.

  12. alex de la nuez

    me gustaría oír que opinan sus nuevos compañeros. El post es divertidísimo y encima ella es muy guapa. Debe de haber cierto alboroto en la sexta…..

  13. RODRI

    ¡Tienes toda la razón del mundo!. No sé como se escribe. En mi descargo, tampoco he visto ni oido nunca la canción de forma integra.
    Y tampoco presenciaré el Festival a pesar de Raffaella Carrá

  14. Ana

    Adrian: sí, me sonó a deberes pero eso no es malo porque yo de pequeña ADORABA ir al colegio. Afición que, por cierto, perdí en el instituto: era la empollona más peyera de la comarca.

    Paco: sí, supongo que todos hemos pasado por la fase becario (ayer me ofrecí a calentar unos cafés pero eso es sólo por hacerme la maja). Por cierto, ¿te conozco? Es que por Paco a secas no me sale…

    Rodri: ni siquiera tendré en cuenta tu comentario porque veo que no sabes escribir correctamente el nombre del tipo de tupé más famoso de la cadena nacional para la que trabajo. Ayer hablé de un baile nuevo que se llama tecktonik, otra vergüenza.

    Lalala: seguro que no te agobias porque en Segovia no sé yo de qué vais a hablar. No pasa mucho por ahí, ¿no? Y dedicarse todo el rato a hacer reportajes del acueducto debe de ser un coñazo 😛

    Hombre Revenido: también me dan cheques para comida. Ya he pagado cervezas y un happy meal con ellos 😀

  15. Vaya, suena divertido (todo, excepto lo de los 300 euros).

  16. Pingback: El post de la Becaria « Today your blog, tomorrow the world

  17. me alegro un montón de que tu primera (pero no única) anécdota en tu nuevo trabajo sea tan aliviante (ya tendré yo mi particular taquicardia en julio en el periódico) y que no te hayan pedido cafés o fotocopias sino una noticia (a pesar de que el título no es muy correcto lingüísticamente, es informativo)

    ^^

  18. RODRI

    Y si El Jefe hubiera dicho: ¡Ana. Te encargas de investigar como ganó el Chiquilicuatre en la pre de TVE para Eurovisión! ¿Que hubiera pasado?
    ¡Que espanto! ¡Que dilema!.
    No te preocupes, Ana. El Jefe nunca querrá investigarlo.

  19. Paco

    Eres la caña! Me recuerda a mi época de becario en RMTV o T5

    Me alegra de encontrarte por estos lares…

    SeeU

  20. El titulo je je je ¿es una indirecta? ¿Así te sonó cuando te tenté a escribirlo?

    Dejo un link a un video de un tipo de vestimenta que impidió a una muchacha, 17 años, la entrada a su fiesta de graduación (Madison High). No le devolvieron el dinero de la entrada y acabo esposada. En Texas.

    http://www.dallasnews.com/video/index.html?nvid=243976

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s