Las Costumbres Españolas 2: El Desayuno

7 de marzo de 2008

ex_presidente_gobierno_jose_maria_aznar.jpg

En la década de los 60 del siglo pasado, siendo niño, me llamaba la atencion lo que veía en los bares de carretera. Hablo de una época en que los coches pinchaban, se calentaban los motores, las carreteras eran malas y escasas. Cualquier viaje vacacional era una odisea. Hoy siguen siéndolo, pero por otros motivos. Las paradas eran habituales: para echar gasolina, por niños mareados o con ganas de ir al baño, darle un descanso al motor y echarle agua, comer, etc.

Salíamos de viaje al amanecer. Por lo que la primera parada solía coincidir con la hora del desayuno. Ya desde pequeño era observador y preguntón. Así que eso que le echaban al café (carajillo) y la mezcla de dos botellas (sol y sombra) me llamaba la atencion. Porque no lo conocía. Me dieron una explicación y me di por contento: el trabajo en el campo es duro y arduo, se levantan muy pronto –como hacíamos nosotros cuando viajábamos- y necesitan reponer fuerzas, que les queda todo el día por delante.

Pero a medida que fui creciendo esa explicación se me fue quedando corta, muy corta. Porque cuando coincidía a la hora del desayuno en bares de Barcelona o Madrid veía lo mismo. Y no estaba en el campo… También fui dándome cuenta que muchos de los que desayunaban en los bares de carretera no eran trabajadores del campo. Había viajeros como nosotros y también camioneros –los gourmet de la época: si hay muchos camioneros es que aquí se come bien era el comentario habitual.  

Por eso comprendo, que no comparto, perfectamente al Presidente Aznar. Sus raices –como las mías- son de esa España franquista que empezaba a pasar del blanco y negro de la posguerra a la del color del desarrollo. Hay una diferencia obvia, yo era hijo de inmigrantes. Por eso luché por integrarme plenamente y me bebí el Orinoco… pero no en el desayuno. Confieso mi inadaptación después de tanto tiempo.  

No volví a pensar en esto del Desayuno Español hasta los 90. Fue por un reportaje sobre la familia Aznar, en el entonces denominado El País Semanal. Todavía vivían en la zona de Arturo Soria y nos mostraban su domicilio y lo que era la vida normal del entonces candidato del PP a la Presidencia del Gobierno. Me llamó la atencion que desayunaba ¡con tinto! De Ribera of course, faltaría más.  

Claro, así pasa lo que pasa luego, empiezas con lo que podríamos denominar la Dieta Castellana Aznar y acabas el día, en una cata, diciendo lo que dijo: 

Todo un ejemplo, el del Presidente de Honor del partido de los currantes, que ha ido evolucionando con el paso del tiempo… Y el clásico café, copa y puro de la sobremesa se ha adelantado a la hora del desayuno.  

 completito.jpg

Todas las fotos están tomadas en días distintos alrededor de las nueve y media de la mañana, en un buen bar donde lo tienen todo preparado: los platos con su sobre de azúcar y su cucharilla esperando la taza o vaso de café (solo, con leche, leche fría y leche caliente, mediana, cortado, largo de café, americano, descafeinado…) y la bandeja con las botellas de licor mas usadas a estas horas. Y el dame un purito colocado estratégicamente encima de la caja. 

preparados.jpgdame-un-purito.jpg

Un Desayuno Español como Dios manda precisa de alcohol, para afrontar el día. En el resto del mundo esto se conoce como alcoholismo, pero ¡que sabrán ellos de nuestras costumbres! Que han ido evolucionando con el paso del tiempo. Así podemos encontrarnos una jarra de cerveza, y el colmo de la sofisticación: orujo o pacharán en vaso de tubo, como si estuviésemos desayunando en un local nocturno.

jarrita-cerveza.jpgorujo-vaso-tubo.jpgpacharan.jpg

Teniendo en cuenta que el partido de los currantes de Rajoy propone el contrato de inmigración ¿les obligarán a desayunar como el Presidente Aznar y muchos otros españoles –que no españolas?  

 

ENTRADAS RELACIONADAS: 

Las Costumbres Españolas 3: Las Procesiones

Las Costumbres Españolas 1: El Estacionamiento

15 comentarios

Archivado bajo General, Política, Recomendaciones

15 Respuestas a “Las Costumbres Españolas 2: El Desayuno

  1. Mirta Renedo Gutierrez

    Pues mira que en mi pais Argentina desayunamos con mate , a pesar de tanta inmigracion española ,pero recuerdo que mi abuelo Abudemio que era de Valladolid , cuando eramos pequeños nos daba a escondidadas de nuestras madres cafe con anis , y estaba muy bueno, un saludo Mirta

  2. Aurora A. de Andrés

    Vogel…que..a ver si te veo y te llevo unos vinos..tio! Que gusto, la gente que no se anda con tiquismiquis.. lo digo por La Mundana..Entre otros.

  3. Aunque tarde, no me resisto a evocar aquí el desayuno por excelencia de los basureros de Madrid o, como decían en mi barrio, los del carro-la-mierda. Churros y aguardiente, ni más ni menos, palidezca el insufrible que eso sí era de hombres recios. Creo, me cuentan, que aún subsiste la costumbre en los baretos de la calle Mayor.

  4. Y en Buenos Aires, será por la diferencia horaria, el Presidente Aznar dice lo que dice (que si somos masocas, que si el 11M, etc.)

    Gusto en verte por aquí César. Y gracias por lo del resopón, que no conocía.

  5. Y no se olvide usted que antes del desayuno va el resopón, que ha de estar aderezado con algún contundente espirituoso.

    Toma cultura.

  6. ¿Qué si lo conozco dices? Desde que abrieron la extinta Taberna de los 100 vinos los he ido siguiendo a cada nuevo sitio que abrían. Los jueves dan el mejor cocido. Cocido light que dice La Mundana.

    Y los martes recomiendo el del Schotis. Cocido contundente que lo llamo yo.

    Pluskys y demás padres: En esa misma calle, la de Santiago, justo enfrente hay una excelente librería infantil, La Mar de Letras, que además organizan talleres para críos -los sábados por la mañana.

  7. jeje llego tarde a esta entrada. Yo me quedo con mi colacao, es lo mejor 😀
    Hablando de vinos, el jueves estuve cenando en Taberneros ¿lo conoces? vaya vino que bebimos, del sur de Australia, la hostia. Viva el vino!! 😉

  8. john

    Y una eso…! se los metia a las 9 de la mañanita y todos tan contentos. Lo otro era o la cerveza con pincho -tortilla de media mañana, o la sacrosanta hora de las cañas en Moncloa.

    Vamos, que no tenemos Sida por aquello de: “me ha prohibido el medico que coma entre bebidas porque tengo una mijita e sangre en el alcohol” “

  9. Socioapatia: no me harás caer en la tentación. Lo más cerca que he estado de ceder ha sido en eso tan neoyorkino como es el brunch a mediodía, que se suele acompañar de un bloody mary o una mimosa (champán + zumo de naranja). Y aunque sea al mediodía, es tu primer bocado, tu primer café y tu primera copa.

    Alex: igual me he equivocado en la ortografía. La tçuica es el aguardiente rumano. De altísima graduación.

    Niño yuntero: precisamente a través del relato quería despejar esa generalización, que era como un “cállate niño”, pero en “plan europeo” (España años 60: no era propio de la época el dar explicaciones a los críos, como se hace hoy en día) De todas formas beber se bebían carajillos y sol & sombra, pero no tanto como decían. E imagino que, en el mundo rural, dependería de las zonas y el clima Y más se bebía (y se bebe) en las ciudades… Y cuanta razón tienes en lo de la construcción.

    John: nos hemos cruzado mensajes, así que aprovecho que puedo editar. Por cierto creo que tu santa es de la misma tierra que El Niño Yuntero. ¡No recordaba los lingotazos de la facu! Pero eso ya era a la hora del aperitivo -je je je, otra costumbre…

  10. john

    AV, yo recuerdo esos viajes que comentas. Llegando a Euskadi, a esos lingotazos les llamaban ‘quitapistas’ (en la zona a las legañas se le llamaban ‘pistas’ y no me preguntes por que), o sea quita-legañas. Debia de ser que el efecto era como en los dibujos del correcaminos, que les sacaban los ojos. Y de jovencito me metia unos tes con suave cerca de tu barrio, a las-de-madrugá, que todavia me ponen, cuando pienso en tan recia manera de desayunar. Mi santa en la facul se metia unos sol y sombra que, todavia, cuando le miro a la carita, me tienen perplejo.

  11. Una salvedad, que yo soy muy sensible con la gente del campo. Hasta la fecha con toda la gente del mundo rural que me relaciono, y son bastantes, ninguno prueba el alcohol en el desayuno, es más, la mayoría suelen ser bastante reacios a tomar alcohol. De la cervecita en la comida no los sacas.
    En torno al alcohol y la sociedad se podría hablar largo y tendido. El otro día escuchaba a una persona de la construcción decir que se acepta que alguien beba en la obra, nadie le diría nada. Sin embargo, si estuviese fumando maría, cualquiera que lo viera le diría algo, recriminándole lo que estaba haciendo.

  12. alex de la nuez

    jopé, como puede ser que no haya probado la tçuica? me estaré haciendo viejo?

  13. socioapatia

    sólo he probado dos spirits de la lista. A ver cuando me invitas a desayunar

  14. Es más, como inmigrante puedo aportar y aporto licores para enriquecer desayunos, bodas, bautizos y comuniones: pisco, tequila, tçuica, vodka, schnapps, cachaça, etc.

    Mmm, ahora que lo pienso, si fuese musulmán practicante tendría un problema… ¡es la clave, la que Rajoy no nos dice porque es políticamente incorrecto!

  15. alex de la nuez

    Quien eres tú para llamarme alcohólico? yo, como emigrante, volví a España y me apadté rápidamente a sus costumbres. Por eso, cuando en su día vi el vídeo de Ansar me di cuenta de dos cosas.
    1ª: que eso de ser un alcohólico era una falacia: yo era un Español de bien.
    2ª: que estaba de acuerdo con él, lo que me eximía de ser un borracho: simplemente soy un perfecto jilipollas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s