Archivo de la etiqueta: Rafael Reig

Krugman, Nobel de Economía 2008

14 de octubre de 2008

Paul Krugman ha ganado el Premio Nobel de Economía 2008. La noticia se dio a conocer ayer (el enlace es a una autobiografía en su blog).

 

La Academia Sueca le ha otorgado el preciado galardón por sus análisis de las nuevas pautas económicas como resultado de la globalización y su impacto en el comercio internacional (he expandido un poco la traducción de la frase original, para facilitar la comprensión). Su trabajo, que explica las relaciones comerciales entre países así como la localización de los bienes que se producen y su porqué, data de 1979, como recordaba ayer The New York Times, donde escribe y también aloja su blog. Precisamente, y ha sido destacado por varios medios, su entrada de ayer, titulada An interesting morning,  fue de lo más escueta:

 

“A funny thing happened to me this morning …”

 

Vamos que le pasó algo curioso ayer por la mañana. Una mañana interesante.

 

Los artículos de Krugman son publicados en España por El País. Y traigo a colación dos párrafos de sus reseñas. El primero de ellos dice:

 

[…]  Su obra “Economía Internacional: La teoría y política” es un libro de referencia en esta disciplina. En “El Gran Engaño” (2003), una recopilación de sus artículos periodísticos, denuncia la sumisión del sistema político, judicial y económico estadounidense a la extrema derecha. […]

 

Esto va por el amigo Rafael Reig y su ignorancia manifiesta de la realidad estadounidense, sobre la que además se permite el lujo de bromear. Parece mentira que el Sr. Reig no recuerde aquellos versos de Brecht. Insisto, la equidistancia ante el fascio no es de recibo y el post de John sobre Karl Rove es de lectura obligada. ¿A qué viene esto? Se arrastra de un post sobre la Palin –la sonrisa del fascismo- y de unos comentarios en otro, donde se mencionaba un lamentable episodio del escritor. No estoy solo. Me avala todo un Nobel. Que no es lo único que ha ganado el ilustre profesor de la Universidad de Princeton.

 

[…] Krugman fue premiado en 2004 con el Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales. Además, en 1991, la Asociación Económica Americana le galardonó con la medalla John Bates Clark. […]

 

Siento este Nobel como propio. Como si fuese amigo o familiar suyo. Tal es la fidelidad que he establecido con sus artículos. Por la claridad de exposición, por su talento pedagógico en asuntos farragosos como son los económicos. Y por supuesto, por los análisis tan certeros a los que nos tiene acostumbrados. El último de los cuales fue su apoyo total al plan de Gordon Brown, que terminaba con un “Yes, prime Minister” y que ha tenido continuidad en el que publica hoy El País en portada (medidas que han marcado la pauta en todo el mundo occidental). Además de dos anteriores, “No deal” y “Cash for trash”, criticando el ya desfasado y rechazado primer plan Bush, que aparecía en los comentarios del post El ejemplo de CajaGranada. Y por aquí la Espe sigue sin enterarse con su liberalismo trasnochado.

 

La foto que encabeza esta entrada es del artículo de Público.    

 

Este post estaba previsto para ayer. Pero la emoción que me produjo leer al Tena en Efe Eme sobre Springsteen, me retrasó. Mejor así, porque puedo dar cuenta de otro premio. Y en este caso si es cercano, aparte de padre del último artista de éxito que fiché. Espero que esta vez Rocks me perdone la digresión, al deambular de repente hacía otros parajes. Por las ramas de lo local. De gente de mi barrio, de mis Madriles: el Premio Mesonero Romanos de Periodismo Villa de Madrid. Concedido este año ni mas ni menos que a Rodolfo Serrano, por sus crónicas publicadas en el diario Qué! a lo largo de estos años.

 

Estamos de enhorabuena. Dobles.

 

ENTRADA RELACIONADA:

 

Clase de economía

4 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, Madrid, Medios, Política, Recomendaciones

El post de la Palin o la tortuga en el poste

2 de octubre de 2008

Esta noche, a las 2.30 de la madrugada hora española, se celebrará el primer debate entre los segundos de las candidaturas de McCain y Obama, la Gobernadora Palin y el Senador Biden. Llevo días esperando este momento. Porque Joe Biden no lo va a tener tan fácil. Karl Rove y los suyos ya han estado agitando detrás de las bambalinas (que si no más de 90 segundos de respuesta –con lo que limitan su tiempo de error- o que ahora nos les gusta la moderadora o las presuntas presiones del patrocinador, la cervecera Budweiser cuyo principal distribuidor es propiedad de la esposa de McCain). Veremos. Estoy expectante.

 

La imagen que encabeza esta entrada va dedicada sin acritud y desde el cariño, como dijo Pérez, a Rafael Reig y a todos aquellos que no entienden -o no quieren saber- de que va todo este asunto. Es una manifestante en Alaska, donde se reunieron más de 1.500 mujeres, para dejar claro que no todas son como Sarah Palin (la asistencia a esta manifestación en contra de Palin fue mayor que en la convocada para apoyarla). Y antes de proseguir unas cifras para ponernos en situación: la población total de Alaska es ligeramente inferior a la de una localidad como Austin, la capital de Texas (y cuarta ciudad del estado). Sus 627 mil habitantes también están por debajo de ciudades españolas como Sevilla o Zaragoza.

 

El escritor fascista Westbrook Pegler, un racista declarado quien fue citado por Sarah Palin durante su discurso de aceptación por sus ideas sobre la superioridad moral de los valores de las pequeñas localidades, expresó su más ferviente deseo para que un ‘algún patriota blanco del Sur esparciese en un lugar público los sesos de mi padre’, Robert F. Kennedy, con quien pensaba competir en la presidenciales de 1965. Sería bueno preguntar a la Gobernadora Palin que otros escritores favoritos tiene” escribía Robert F. Kennedy Jr. en su blog del The Huffington Post.

 

Un medio tan poco “sospechoso” como el Wall Street Journal se percató del asunto y fue Thomas Frank quien identificó al autor en un editorial. Frank Rich del New York Times recogió el guante y recordó que Pegler, que trabajó para Hearst (el ciudadano Kane de Orson Wells) apoyó sin fisuras a McCarthy, odiaba a Franklin D. Roosevelt y a Eissenhower y opinaba que todos los judíos europeos –a los que en un juego de palabras llamaba “geese”, gansos- eran comunistas. Rich sugería que la cita respondía a un mensaje sutil para la extrema derecha.

 

Si la pregunta del hijo de Robert Kennedy ha quedado sin contestar, lo mismo ha sucedido con la del actor Matt Damon, quien le preguntó si creía que los dinosaurios estaban en el planeta hace 4.000 años. Aunque conocemos la respuesta por unas conversaciones suyas sobre religión en 1997, recién elegida alcalde de Wasilla. Afirmaba –siguiendo la teoría creacionista- que la Tierra fue creada hace 6.000 años y los humanos y los dinosaurios cohabitaron el planeta (¿un empacho de Los Picapiedra?).

 

Os imagino conocedores de sus aficiones a la caza y a su gusto en decoración. Recojo las fotos de Stephen Nowers del Anchorage Daily News y los comentarios de Decoesfera:

 

Por lo demás observamos una decoración clásica y austera en la que no destacan especialmente los colores. En este rincón el protagonismo se cede a los animales disecados que lo decoran, otro ejemplo lo tenemos en el cangrejo gigante que descansa sobre la mesa de centro.

 

No es de extrañar que la línea predominante en la decoración sea esta, ya que la señora Palin practica la caza desde la infancia, tradición familiar que también se ve plasmada en el abigarrado salón de los señores Heath, padres de la candidata. Precisamente fue su padre, Charles, quien abatió el oso que hoy preside su despacho.”

 

La moda de los chistes y bromas por correo electrónico lleva un par de años de capa caída. Y mi amigo Christophe nunca ha sido muy aficionado. Pero cuando manda algo, suele ser muy bueno. Hace unas semanas me envió lo que dio pie a El Mundano for President! y hace un par de días remitió el siguiente texto:

 

Mientras curaba los cortes en la mano de un ranchero tejano de 75 años, quien se la había pillado con una verja mientras trabajaba con su ganado, el medico inició una conversación con su anciano paciente. La charla derivó hacia Sarah Palin y sus posibilidades de estar a un latido de conseguir la Presidencia.

 

El viejo ranchero comentó: “Bueno, ya sabes, Palin es un poste tortuga”.

 

No conociendo la frase hecha el doctor le preguntó que era un poste tortuga.

 

El ranchero le contestó: “Cuando conduces por una carretera secundaria y te encuentras el poste de una valla con una tortuga encima, eso es un poste tortuga”.

Viendo la cara de asombro del medico, el viejo ranchero prosiguió con su explicación: “Sabes que no subió por sus propios medios, no es su sitio, no sabe que hacer mientras está ahí arriba y tú te preguntas quien ha sido el imbécil que la colocó en lo alto del poste.

 

Si antes mencionaba que el Wall Street Journal no era un medio “sospechoso”, John Dean lo es mucho menos. Fue consejero de Nixon durante poco más de tres años y recientemente escribía un articulo Palin Falls Short of VP Standards donde aparte de dudar de las capacidades de la Gobernadora, repasaba de forma muy instructiva la evolución de la posición del Vicepresidente a lo largo de la historia de los Estados Unidos, así como el rol que desempeñan (ella comentó pocos días antes de ser designada por McCain ‘primero tendré que saber para que sirve un VP’). Este artículo de Dean fue originalmente publicado en FindLaw bajo el titulo deThe Sarah Palin Selection: Why McCain’s Inexperienced Running Mate Falls Short of Meeting the Implicit Constitutional Qualifications For Vice Presidents”

 

En este caso la realidad y el chiste van de la mano (desafortunadamente).

A ver como se da el debate, de momento aquí la vemos ensayando y debajo tenemos el plató vacío de TV donde esta noche intervendrán Biden y Palin.

 

 

5 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, Humor, Medios, Política, Recomendaciones, Religión

Entrevista a Rafael Reig (por Ramón Rodríguez)

2o de mayo de 2008

A principios de este mes escribí Austerlandia por un post, Dos nueces, de Rafael Reig. Unas semanas antes Socioapatía me había pedido que le echase una mano para un trabajo que tenia que hacer para la facultad (no se si al final contactó o no con Rodri, que fue mi sugerencia). Si se que andaba detrás de Reig. Y una vez cazado, le pedí que me pasase la entrevista para publicarla en El Mundano. Que además coincide con la publicación de Visto para sentencia -Ed. Caballo de Troya, 2008- que reúne las sentencias que dictó en El Cultural así como veinte posts, extraídos de su blog.

La verdad es que acabo de darme cuenta que Austereig es mejor juego de palabras que Austerlandia (refleja mejor lo de Austria, Auster y Reig). Que le vamos a hacer. Se puede cambiar, pero no merece la pena. Y lo que realmente interesa es la entrevista, que encontrareis leyendo a continuación:

“LA ÚNICA TECNOLOGÍA VÁLIDA EN LA ENSEÑANZA ES UNA PIZARRA Y UNA TIZA”

Rafael Reig (Cangas de Onís 1963) es uno de los autores más refrescantes y creativos del panorama literario actual. Tras una decena de libros publicados, donde hace gala de su humor, inteligencia y de un apabullante archivo mental de lecturas y citas, Rafael Reig intenta salirse de lo establecido, dar su opinión, divertir al lector y como él mismo confiesa “ganarse unas pelas”. Ha sido Finalista del Premio Fundación Lara en 2003 y del Salambó en 2007 y ha publicado recientemente la novela/ensayo  Manual de Literatura para Caníbales” (Debate) donde carga contra el panorama literario actual, sin misericordia y sin olvidarse de mencionar nombres.

Una imagen de escritor maldito e irreverente que poco tiene que ver con la realidad. Se muestra extraordinariamente amable, compadrea con las camareras, bebe y habla rápido y de no ser por el tabaco de liar y la americana sobre una camiseta que le dan un toque de esteta, uno aseguraría que está delante de un profesor de instituto de los que dejan salir a los alumnos al recreo diez minutos antes, para poder irse al bar a beberse un carajillo a gusto.

¿Ambicionas ser un gran escritor o simplemente disfrutas con lo que haces?

Claro que quiero hacerme famoso. Sé que no lo conseguiré, pero para sentarse a escribir hay que sentir que estás haciendo algo grande. Es algo que me molesta de la gente que escribe ahora, no hay ambición y acaban haciendo medianías sin pretensiones. Me gusta lo que hago y disfruto muchísimo, pero creo que es necesario creérselo un poco. Supongo que el truco es creerse un genio pero sin tomarse muy en serio a uno mismo (ríe)

Has escrito Ciencia Ficción, Novela Negra, Folletín, Ensayo… Y todo se parece. ¿Lo serio y lo satírico son los únicos géneros?

¿Crees que se parecen? Yo intento no repetirme. Pero lo cierto es que como decía Galdós “los escritores no poseen un tema, el tema les posee a ellos”. Y luego está lo que dice Ortega “de el yo y las circunstancias…” Supongo que a los escritores se les nota mucho la personalidad y las influencias cuando trabajan…

Hablando de eso, en tus libros se te notan mucho las influencias. “Manual de Literatura para Caníbales” se parece mucho a los “Años de Sofía”, Las aventuras del Capitán Carpeto son un “Mortadelo”… ¿Está todo inventado en la literatura?

No creo en eso de la literatura adánica; un escritor vive en su contexto y es normal que coja cosas de allí y de allá. Se dice que si Adán hubiese escrito un libro, el segundo sería mucho mejor. Y sólo el segundo sería literatura (ríe). Creo que es bueno que un escritor lea mucho y tenga muchos recursos para mezclar cosas que haya visto en otras obras. A nadie se le ilumina un día la mente y escribe algo completamente original, siempre hay ecos de lo que ha leído.

Además al final siempre se acaban tocando los mismos temas: El sexo, la muerte, el poder, el paso del tiempo… Es imposible salirse de esos temas, y no creo que sea nada malo que a un autor se le note que ha leído lo que otros contaron sobre esos 4 o 5 temas de siempre.

¿Qué es lo que menos te gusta del panorama literario actual?

Me molesta mucho la falta de criterio: yo puedo comerme una hamburguesa, que me guste y me quite el hambre, pero sé que es una hamburguesa y me la venden como tal. En el mundo literario eso no ocurre; se encumbran y se premian libros que son hamburguesas. Que no digo que me parezca mal, es necesaria una literatura de consumo, normal, para leer en el metro…  Incluso obras que sin ser malas, tengan su público y su momento; no todo el mundo puede ser Faulkner. Pero que no me vendan una hamburguesa como si fuese una delicia.

¿Y lo que más?

Me gustan mucho las editoriales pequeñas. Los grandes grupos editoriales funcionan como mafias y son muy endogámicos. Es muy difícil que publiquen a alguien nuevo que diga cosas nuevas. Lo dinámico y lo interesante está ahora mismo en las editoriales pequeñas como Lengua de Trapo, 451, Valdemar… Que miman al autor, o rescatan a los que ya están muertos y se olvidan del aspecto de “industria” que tiene este negocio.

¿Piensas en el lector cuando escribes?

Sí, para mí escribir libros es una forma de comunicación y si el lector no entiende lo mismo que has pensado tú cuando estabas tecleando, algo falla. Escribir para sí mismo mirándose al ombligo es inútil en mi opinión.

¿Y escribes borracho? Muchos escritores hacen apología del alcohol o las drogas, y dicen que les ayuda en su trabajo…

Jaja, siempre escribo por las mañanas. Lo malo de estar bebido es que todo lo que se te ocurre te parece genial. Escribes un par de folios creyendo que es algo brillante, y a la mañana siguiente piensas “¿Dios, cómo podía pensar que esto era bueno? (ríe) Normalmente después de unos cuantos whiskies y un porro sólo pienso en dormir; sé que no se me va a ocurrir nada interesante. Pero por si acaso siempre llevo un cuadernito encima.

Rimbaud escribió toda su obra siendo adolescente, Pushkin publicó Oneguin con 24 años, Lorca dejó toda su obra antes de cumplir los 40. Tú tienes 44 años, y te llaman joven. ¿Los libros son cada vez más cosa de viejos?

Bueno, lo cierto es que en España en la actualidad pasa algo bastante raro. La Transición aparte del cambio político trajo otro cambio cultural. Las grandes editoriales y grupos mediáticos nacen en la Transición. La gente que estuvo allí consiguió sus puestos de importancia en el mundo cultural, y no hay Dios que les eche (ríe) La gente que venimos detrás tuvimos muy difícil sobresalir; los mayores nos hacían un tapón y mucha gente con talento lo tuvo muy difícil para publicar. El tapón está poco a poco desapareciendo, pero resulta que la generación que tenía que relevarles, hace 15 años, tiene ahora 40-50. Por eso tenemos escritores tan mayores.

¿Qué consejo darías entonces a alguien que quiera publicar?

Que pelee, se mueva y lo que hemos dicho antes de creerse un genio. Si crees en lo que haces, seguramente acaben rechazándote un manuscrito  10 veces, pero no te deprimirás y a la undécima lo conseguirás. Alguien que no está seguro de que lo que hace es bueno, se desanima enseguida. Y para vivir de esto se necesita ser muy cabezota.

(Aparte de novelista, Rafael Reig también es articulista. Ha trabajado en La Voz de Asturias, La Razón, El Cultural de El Mundo y actualmente es Jefe de la sección de Participación del diario Público, donde también es columnista. Además mantiene un blog alojado en la página Web del Hotel Kafka y participa ocasionalmente en tertulias literarias y políticas en radio y televisión.)

Muchos periodistas quieren ser escritores, pocos escritores quieren ser periodistas. ¿Por qué ya habiendo publicado novelas, te metes a periodista?

Bueno, quieren ser escritores los periodistas… y  los toreros y las folclóricas… (ríe) La verdad es que lo que yo hago no es periodismo periodismo. El periodismo de opinión es mucho más literario que cualquier otro y yo sinceramente me veo incapaz de hacer de periodista: elegir el orden de las noticias o pensar en la composición de una página, ya sabes.  Muchas veces en las columnas reciclo ideas de mis libros, o algo que haya escrito para un periódico me sirve como idea para incluir en una novela. Para mí, en el trabajo que hago no hay tanta separación. A otros autores como Millás sí que se les nota más que cambian cuando escriben artículos y novelas, yo digo las mismas barbaridades en los libros que en el periódico (risas)

Es cierto que es el mismo estilo, por ejemplo usas mucho las preguntas retóricas en libros y las columnas

(Sonríe envanecido) Han dicho de mí que soy el escritor en lengua castellana que más usa el signo de interrogación. No soy consciente, pero supongo que es verdad

Sobre tu sección de Cartas con Respuesta (Reig contesta a cartas mandadas por los lectores al diario Público) ¿Las cocináis en la redacción o de verdad las recibís?

Sí, sí; nos las manda gente al periódico.

Lo digo porque casi todas son del polo ideológico opuesto al del lector de Público ¿Predicando a los conversos?

Ya, pero eso es porque elijo las que contestar (ríe). No intento ridiculizar ni insultar a la gente que no es de izquierdas. Es una forma de poder mostrar mi opinión y que haya un diálogo en la columna. Si fuesen cartas diciendo cosas que pienso yo, sería muy aburrido y no podría escribir más que estoy de acuerdo. Por eso casi siempre elijo cartas de católicos o de ecologistas.

Es verdad, tienes una especial manía a los ecologistas.

Es que me revientan. Me parece una superstición moderna. ¿A mí que me importa que los animales del zoo de Hong Kong vivan en malas condiciones? Los trabajadores en éste país sí que viven en malas condiciones y hay muy poca gente que proteste. Creo que todo lo referente a los derechos de los animales es una patochada.

¿Tienes algún referente en periodismo de opinión?

No. Me gustan mucho los artículos de Millás, Lorenzo Silva o los de mucha otra gente. Pero no quiero dejarme influir por nadie de los que hacen el mismo trabajo que yo al mismo tiempo que yo. Intento ser original dentro de mis limitaciones.

Desde tu sección de Participación has “colado” a varios de tus amigos de articulistas en Público (Xavier Azpeitia, Antonio Orejudo, Isaac Rosa…) ¿Dejamos de mandar currículums para trabajar de becarios y nos hacemos tus amigos?

Bueno lo cierto es que si esperáis ganaros la vida como columnistas y lo intentáis mandando currículos, estáis perdiendo el tiempo (ríe)

Además no es del todo cierto que enchufe a todos mis amigos. Me llevo muy bien con Espido Freire, (escribe en Público también) pero no me gustan nada sus columnas. Y hay a otros que no aguanto y que el director me impone, por ejemplo el Gran Wyoming.

No creo que sea deshonesto que si me preguntan quién creo que lo puede hacer bien, cite a varios de mis amigos. No soy yo el que decide quién escribe y quien deja de escribir, ni tampoco soy yo el que paga.

Para terminar, en nuestra universidad se implanta el año que viene el Plan de Bolonia. Has sido profesor universitario tanto en EE.UU. como en España. ¿Qué opinas de éste plan? En concreto de lo que está pasando con la Licenciatura de Periodismo.

Me parece una cosa terrible. Voy a contarte una anécdota: cuando estaba en Estados Unidos, en los ochenta, leí en una página de anuncios de un periódico que los del New York Times buscaban gente licenciada en Humanidades. Me pareció tan curioso que llamé a un amigo que trabajaba allí y me comentó que las pruebas para entrar en el periódico eran “¿Ha entendido usted las motivaciones de Hamlet?” “¿Comprende los celos de Otelo?”… ¡Estaban buscando a periodistas que fuesen humanistas! Me pareció muy inteligente.

Creo que las humanidades son básicas para cualquiera, porque te preparan para cualquier trabajo que puedas tener en la vida. Incluso para vivir tu propia vida (ríe) Bolonia se las va a cargar y creará a periodistas que sean muy buenos maquetando, editando y enlazando textos. Pero ¿si no sabes cómo contar las cosas de qué sirve que sepas cómo hacer que queden bonitas?

También esto de “tecnologizar” la enseñanza; con prácticas, dossieres, campus globales y estudios bilingües me parece una gilipollez. La única tecnología que vale en la enseñanza es una tiza y una pizarra. Y con el Plan de Bolonia las tizas se extinguirán y los estudiantes saldrán manejando ordenadores y sabiendo inglés a la perfección. Lo ideal para ser teleoperador.

Más Información sobre el autor

Todos sus libros

Blog personal

 “Cartas con Respuesta” (Público)

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Libros, Recomendaciones

Austerlandia

4 de mayo de 2008

Hotel Kafka es donde se aloja el blog personal de Rafael Reig (tiene otro en Público cuyo enlace está en el “blogroll”) He de confesar que, aparte de ser seguidor suyo, su (fantástico) Manual de literatura para caníbales (Ed. Debate, 2006) es un libro de cabecera. No porque yo sea un “caníbal”, que también, sino porque me interesa el personaje. No encontré cobertura ni en Babelia ni en la SER. Pero la entrevista en el programa de Carlos Herrera (Onda Cero) me aficionó.

 

No aparecer en Babelia, durante algunos años, ha sido (casi) sinónimo de calidad. Lo de la “sinergia de grupo” ha sido –o representado- el principio del fin del Imperio PRISA. Demasiados cadáveres han quedado por el camino. Y ahora son/somos “zombies” y tenemos memoria y tiempo (para contarlo). Otro día escribiré sobre…

 

El caso es que Babelia dejó de ser un referente cultural desde el momento en que se les vío “la goma de la careta”. ¿Cuántas portadas o artículos de “peso” han publicado por ser editados por empresas del grupo? La calidad no importaba. La prioridad era ser un producto cultural que la empresa pudiese “explotar”.

 

Austerlandia pretende ser un juego de palabras entre Paul Auster y Austria. Y viene a cuento por un magnifico Dos nueces, post del blog de Reig. Y que os recomiendo encarecidamente. Es sencillamente impresionante. Explica, y define, con maestría, las dualidades y “austeridades” (por Auster, no por austero) de ese país, Austria. Un resto del Imperio Austro-Húngaro (que forma parte de mi herencia –por mi origen, rumano- y de la mayoria de mis lectores –por ibéricos-)

 

Leer pinchando en Dos nueces (y me gustaría pedirle a Sociopatía que nos contase su experiencía personal con RR)

 

Más info. para Conocer al Autor en el post Los autores en la red de soulinake

4 comentarios

Archivado bajo Ciencia, Cultura, General, Libros, Política, Recomendaciones