Cantantes españoles nacidos en Sudamérica (por Antonio Gómez)

6 de noviembre de 2008

cartel2

El viernes pasado se presentó en la SGAE una colección de nueve discos, que bajo el título genérico de “El canto emigrado de América Latina” reúnen grabaciones de cantantes nacidos en diversos países sudamericanos que viven en España desde los años 70, aunque algunos llegaran antes. Los de Quintín Cabrera, Carlos Montero, Claudina y Alberto Gambino y Olga Manzano se han grabado para la ocasión. Dos de ellos son antologías de obras ya editadas (Rafael Amor y Gonzalo Reig). Por desgracia, hay otros dos con los que no cabía otra posibilidad sino que fueran reediciones, porque sus creadores, Indio Juan y Manuel Picón, ya han fallecido. Además, un doble CD recoge viejas grabaciones en directo realizadas en la sala Toldería, entre las que hay canciones de Omar Berruti, Luis Barros, Guillermo Basterrechea, Jorge Cardoso, Huerque Mapu o Nicolás Caballero, entre otros. No están todos los que son, pero sí una buena parte, y desde luego, los CD’s individuales reúnen a los más destacados. El responsable de la edición ha sido Fernando González Lucini, al que tanto debemos por razones como esta, y de dirigir musicalmente la colección se han encargado Luis Mendo y Bernardo Fuster.

        

Por razones de amistad (yo siempre estoy a lo que mande Lucini), me tocó ejercer de presentador, y ya dije ese día que en este tema no soy neutral, imparcial ni objetivo. Al contrario, soy tremendamente partidista, porque muchos de esos nombres están íntimamente ligados a mi vida personal y profesional: Me enamoré de la madre de mi hija escuchando en La Carreta a Claudina y Alberto Gabino, díos se lo haya perdonado, el padrino de mi hija es Carlos Montero, dios le bendiga, y en la casa de Quintín en Valvidrera (era en Valvidrera ¿no?) viví una espectacular reconciliación matrimonial que siguió a una separación aún más explosiva, dios le haya conservado aquel espejo. Por razones profesionales (yo empezaba entonces a hacer radio y escribir sobre música) los traté a todos ellos, y establecí relaciones de trabajo y amistad. Ni que decir que con estos antecedentes la edición de estos trabajos sea para mí un motivo de profunda alegría. Pero además, al margen de amistades, me parece una pequeña reparación de la deuda que la cultura española tiene con ellos.

 

Aunque algunos estaban aquí desde antes, como Carlos Montero o Quintín Cabrera, las crueles dictaduras que tomaron el poder en los países del Cono Sur a comienzos de los años setenta obligaron al exilio, además de a simples militantes de partidos de izquierda, a una buena cantidad de artistas de todo tipo: novelistas, pintores, actores, cineastas… y también cantautores de distinto tipo. España fue el destino de muchos de ellos. En el terreno de la canción, algunos, que ya tenían una importante obra hecha, como Mercedes Sosa o el grandísimo Alfredo Zitarrosa (que en España grabó una de sus obras fundamentales: “Guitarra negra”, producido el disco, por cierto, por Gonzalo García Pelayo), pasaron un tiempo y luego partieron. Otros, que acababan de iniciar sus carreras cuando se vieron abocados al exilio, se instalaron definitivamente en España y desarrollaron aquí su obra.

 

Eran aquellos tiempos contradictorios en España. Por un lado la muerte del dictador aparecía cada vez más cercana, los movimientos de masas crecían, los cantautores tenían gran repercusión, y las costuras del régimen comenzaban a descoserse. Por otro, el desmoronamiento hizo más dura la represión, y la censura se volcó de manera inmisericorde contra los llamados cantautores. En esos últimos años del franquismo fueron epidemia las multas, prohibiciones e incluso detenciones (recuérdese con cariño a Elisa Serna y su insobornable firmeza). Por algún misterioso despiste del censor, parecería, al menos durante un tiempo que los cantautores sudamericanos podían decir cosas que a los españoles les estaba prohibido, y muchas de sus canciones se convirtieron en himnos de la lucha por la democracia. Su presencia en España permitió, además, la creación de una serie de peñas a la manera en que ya existían en sus lugares de origen antes de las dictaduras. Toldería sería el ejemplo más evidente, pero también hubo otras muchas en las que diariamente se interpretaban canciones que nunca habíamos escuchado antes y que se convirtieron en islotes de libertad, como lo eran las asociaciones de barrio o las parroquias progres, donde también estuvieron presentes con frecuencia estos cantantes.

 

Pero no solo fueron importantes esas canciones que nos hablaban, como no podían hacerlo las españolas, de las esperanzas en un mundo mejor. Aquellos cantantes y músicos llegaron a España con un bagaje de conocimientos musicales en general muy superior al que solían tener los cantautores patrios, y no tardaron en establecerse colaboraciones fructíferas: Carlos Montero arreglando algunos de los mejores discos de Aute, o Adolfo Celdrán, Patxi Andión, y un largo etcétera, Alberto Gabino haciendo lo mismo con Labordeta o Benedicto, Manuel Picón componiendo para María Jiménez

 

¿Y como les pagamos? Con el doble olvido, Con el doble exilio. Murió el dictador y acabó la dictadura, vivimos el entusiasmo de la transición, llegó esto que dicen que es democracia, se instaló la modernidad en la sociedad, la cultura y la canción, y tiramos a la basura todo lo que nos recordara un pasado miserable, en primer lugar a aquellos que nos recordaban que contra el franquismo se podía y se debía haber luchado. Los cantautores estuvieron en primera línea de condenados al olvido, sin el respeto debido no ya a sus servicios prestados, que fueron voluntarios y desinteresados, sino al valor intrínseco de muchos de ellos. Con los nacidos fuera fuimos aún más crueles: además de cantautores eran sudacas, y aquello, la verdad, tenía un tufo de antimodernidad que los descubridores de Armani no podían soportar sin taparse la nariz.

 a-y-q1

Quintín y Antonio

 

Me gustaría hablar de otras cosas. De Quintín, mi querido Quintín, que el viernes me hizo llorar con la lectura de unas décimas autobiográficas que creo Adrián va a publicar. De Carlos, que me descubrió el chimichurri y que con sus tangos clásicos ha realizado una revolución musical de auténtica importancia, aunque por desgracia sea una revolución sin discípulos. De Indio Juan y su enorme estatura de ser humano. De la capacidad creativa de Manuel. De tantas cosas. Pero esto ya se hace largo y prefiero animaros a comprar alguno de esos discos. No porque se lo debamos, sino porque son buenos.

 

 

A pesar de que se agudizan los sentidos

¡nadar contra corriente cansa tanto!

Que aunque se junten los soles del camino

Su calor no abriga este cansancio.

Hay veces que flaquea la esperanza,

¡nadar contra corriente cansa tanto!

Y en ocasiones, la alegría de la lucha

Compensa con creces el cansancio.”

 

Quintín Cabrera: “Arte poética”

Claudina y Alberto Gambino: “La mala reputación”. Primera traducción al castellano de una canción de Georges Brassens que se editó (Buenos Aires, 1972)

 

 

 

About these ads

19 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

19 Respuestas a “Cantantes españoles nacidos en Sudamérica (por Antonio Gómez)

  1. Antonio Gómez

    La vida nos da sorpresas, ay dios, que cantaba Ruben Blades. Habitualmente le doy un vistazo a las críticas de discos de algunos suplementos de periódicos, y la verdad es que pocas veces me sorprenden, por eso es de destacar cuando uno encuentra algo que se sale de lo habitual y rompe los caminos trillados.
    En el último Metropoli, suplemento de El Mundo, publicado el pasado viernes, el disco “FAVORITO” de los críticos del diario del último mes es “Tangolandia”, de Carlos Montero, incluido en la colección de la que hablamos en su momento en esta nota. En la critica (que firma Ricardo Aguilera, que sabe de la cosa) se dice: “Tango con mayúsculas, cantado al oído, desgarrador y emocionante. Montero destila lo mejor del género con el magistral apoyo de sus ocho cuerdas. Guitarra y voz pueden parecer poco, pero Montero cuenta, además, con un conocimiento íntimo e infinito buen gusto a la hora de elegir repertorio: Eladia Blázquez, Homero Manzi, Enrique Cadícamo, los hermanos Expósito, Cátulo Castillo… Además, está su voz, su manera de decir el tango, capaz de hacer sentir al oyente cada verso como una experiencia vital imprescindible”.
    Olé tus muertos, Ricardo.
    Salud

  2. Irene bienvenida a tu casa. Sigue por aquí, siempre hay alguien…

  3. Irene Ramirez

    Hola: en El País de hoy encontré el nombre de este blog y ¿con lo que me encuentro! Una sola vez encontré el nombre de mi amigo: Luis Barros, que hace como 30 años estuvo por acá, se fue, volvió, se…”caminante no…”. Ahora vive en Holanda, sigue haciendo sus cosas y algunas hemos tenido la suerte de oirlas.
    En algun disco de Picón-Manzano encontraran alguna cosa suya.
    Ademas de ser un tipo genial, leal y amigo es un músico y como tal merece que sepamos algo de él.
    Gracias por la pagina. Gracias por haberlos conocido.

  4. Jesús, perdona pero no me había dado cuenta: seguro que los encuentras en la tienda de SGAE, donde venden todo lo suyo. Está en Abdón Terradas 3, entre Blasco de Garay y Guzmán el Bueno.

  5. Gracias Antonio.
    Los buscaré en el FNAC a ver si están, ya te comentaré mi opinión.
    Un saludo.

  6. Antonio Gómez

    Hola, Jesús. Me alegra que te gusten este tipo de discos. Ya se pueden comprar, otra cosa es que sea fácil, porque las ediciones de la SGAE no se caracterizan precisamente por su buena distribución. El disco de Claudina y Alberto, además, es de nuevas canciones y algún clásico, como “El oso Pérez”, de Poni Micharvegas. Buen trabajo le costó a Fernando volver a reunirles.
    Salud

  7. Jesús Martín

    Se pueden comprar ya esos CD´s?
    Los tres primeros Lp´s de Claudina y Alberto Gambino se recopilaron en un CD doble que está a la venta, si no se ha agotado. Es divino……
    Yo soy admirador de su música, vi muchos conciertos en directo a finales de los 70, y son grandes músicos. Gambino un musicazo, muy grande, y claudina, una portentosa cantante y poeta, ademas de gran comunicadora en escena. Lástima haberlos perdido.
    Gambino ha hecho muchas cosas: producciones, arreglos, acompañamientos. Es un gran guitarrista y pianista, y toca de todo, percusiones etc……. Investigador incansable, es un sabio musical. Experto en música latina y folklore, ha trabajado con músicos de todo el mundo, le encantan las músicas del mundo, pero también el blues, el jazz, la música contemporanea, la electrónica……
    Es un experto productor y conoce las nuevas tecnologías……
    No quiero seguir, sólo decir que pasa de los medios y vive su vida, tiene una filosofía nómada, es muy ácrata…… Como los grandes es un caracter muy dificil, y no se casa con nadie….
    Yo he sido amigo suyo y le tengo en gran estima, soy maestro de música en la escuela de Primaria y aprendí mucho con él.
    El primer disco de Pasimisí “Quiero que lo bailes” lo produjo y arregló él, es un buen disco de música infanti.
    Los dos únicos discos de La Fanega.
    El primero de Carlos Cano, de Labordeta……
    Si Rodrigo Javier Gambino quiere ponerse en contacto todavía con él que me escriba a este e-mail.
    chusmamar@gmail.com

  8. QUIERO CONTACTAR A MIS TIOS

    QUIEN PUDE BRINDARME ALGUNA

    INFORMACION?

    GRACIAS

    DESDE ARGENTINA

    RODRIGO J. GAMBINO

  9. Antonio Gómez

    Hola, beatriz. Acabo de hablar con Fernando para comunicarle tu mensaje y me ha dicho que ya habías entrado en contacto con él, así que creo que tu cuestión solucionada.
    salud

  10. beatriz lucini

    necesito conectarme con el Señor Fernando Gonzalez Lucini, por un tema personal. Por favor darle mi mail. Gracias.

  11. Antonio Gómez

    Sin duda, Adrián, el tema de la doble nacionalidad pudo tener que ver en ese exilio-emigración, pero fijate que tu mismo dices que a Alemania, o a Suiza, fueron estudiantes, y que los grupos que se instalaron en Francia o Italia eran los que ya tenian repercusión internacional.

    Totalmente de acuerdo, Javier, con los datos que aportas y, sobre todo, con que destaques la falta de Gato Pérez. Yo mismo pensé citarlo en mi texto, pero no lo hice porque pensé que el criterio de Lucini era más cronológico y centrado en gente que ya era profesional cuando llegaron a España. Javier llegó mucho más joven, de adolescente. Sin embargo Gato me parece uno de los artistas más grandes que dió aquella generación. Como sabes, cuando murió (en 1990, hay que joderse, hace ya 18 años) Antonio Resines y yo estábamos preparando un programa con él para TVE, en el que tú ibas a tener un buen papel, por cierto. Recuerdo como si fuera ahora mismo como me enteré de su muerte al leer el País en Barajas a punto de salir de viaje. Fue un golpe, porque le apreciaba de verdad, como persona y como artista, y porque creo que fue, después de Julio Matito, el primero de los amigos del mundo de la música que moría. Por desgracia ya lo había adelantado en la letra perfecta de una de sus canciones:

    “Este género divino,
    esta música excelente,
    que es la música del pueblo
    con la que baila la gente,
    tiene un gran problema amigos
    tiene un serio inconveniente
    exige tantas energías
    que la salud se nos resiente.

    Es la rumba y es el tango,
    son el jazz y el rock’n’roll:
    un volcán de sentimientos
    por donde habla el corazón;
    así se gasta adrenalina
    y se bebe mucho alcohol
    para afinar las emociones
    y acordarse del dolor.

    Se fuerza la máquina,
    de noche y de día
    y el cantante con los músicos
    se juegan la vida. (bis)

    Si el cantante va cargado
    casi expresa lo que siente,
    si va fresco canta triste
    y no conecta con la gente
    melodías eternas
    encadenan la armonía
    cuando el músico es sincero
    y toca trozos de su vida.

    Se fuerza la máquina,
    de noche y de día
    y el cantante con los músicos
    se juegan la vida. (bis)

    Cuando el público se vuelca
    y se prende a las canciones
    una magia misteriosa
    se apodera del ambiente
    música, música, música,
    música y palabras
    que se combinan en un diálogo
    inédito y profundo.

    Se fuerza la máquina,
    de noche y de día
    y el cantante con los músicos
    se juegan la vida…”

    Aquí se puede verle y escucharle cantándola:

    http://es.youtube.com/watch?v=SBj3OEUEDwk

  12. javier garciapelayo

    Magnifico recordatorio, de gente que aportó arte, cultura y sentimientos….. Pero, efectivamente no están todos. Falta Javier Patricio Pérez.”Gato Pérez”.Argentino de nacimiento y adolescencia que llegó a Barcelona….y fue su trovador. Nadie le cantó a Barcelona como Gato. En temas geniales como Arribando a la ciutat, Barca, cielo y ola (acrónimo de Barcelona) y otras.

    A Quilapayún y a los Inti Illimani les pilló el golpe de Pinochet en Paris y Roma respectivamente. Donde se quedaron como apátridas ya que les expiró el pasaporte y no pudieron renovarlos. Gonzalo, Varela y yo les hicimos unas giras que serán motivo de comentarios en mis escritos de los viernes, aquí en El Mundano.

    Maravillosa Olga Manzano, que con Manuel 1º y sola después, ha ido dejando perlas de arte y lágrimas, allí donde ha cantado.

    También hicimos gira con Tita y Vicente Parra, que con su mezquindad y oportunismo desdibujaron el enorme prestigio de la gran Violeta, su madre. Ahí, rompí con el partido y sus “poseedores de la verdad”. Pero ya habrá tiempo de contarlo.

    Saludos y gracias a todos esos artistas que efectivamente fueron cruciales en el devenir musical de los cantautores españoles. Olga sigue, creo, dando unas maravillosas y efectivas clases de canto. Gracias a todos, todos

  13. Antonio no creo que la diatriba de Liz vaya dirigda contra ti, que además siempre apoyaste. Bien desde los medios en los que colaborabas o en Gong donde muchos editaron por primera vez sus LPs en España. Me da la sensación que es más general. Pero bueno entre esa época y hoy en día han pasado muchas cosas, han cambiado gustos y tendencias, ha habido saturación, impostores, etc. Así que es de agradecer que Lucini a través del Sello Autor de SGAE saquen esta colección (creo que esta labor de SGAE de cubrir los huecos que no cubre la industria o el ministerio de cultura es impagable).

    Tito Mati me alegra comprobar que este parque Jurasico que a veces es El Mundano tenga su utilidad. Y que los dinosaurios pre Internet podamos compartir vivencias, experiencias, culturas.

    Antonio al hilo de la incógnita de Gustavo ¿no crees qué aparte del idioma común los tratados de doble nacionalidad también tendrían algo que ver? A fin de cuentas era más fácil entrar en España que en Alemania por ejemplo (donde si había chilenos, al menos estudiantes). Y siempre hay excepciones como los Inti Illimani que si no recuerdo mal estaban en Italia. Y por supuesto los que vivían en Paris, hasta que Francia endureció su postura.

    Raúl me has sorprendido y mucho con lo de Zitarrosa. Vamos, que no me lo podía ni imaginar. Todo un remixer como tú. Y por edad también. Debías ser muy jovencito por aquel entonces.

    Víctor como le decía a Tito Mati: es lo bueno de Internet. Si lo sabemos aprovechar, claro. Y modestamente es lo que “los mundanos” que por aquí deambulamos hacemos (conscientemente o no). Es recuperar esa parte pre Internet de nuestras raíces, para airearle un poquito.

  14. Antonio Gómez

    Pues de verdad que me gustan que este artículo en especial os haya llamado la atención, conocierais o no a los cantautores e intérpretes de que trata. Quisiera contestar uno por uno.

    Tito matí: No me extraña que no los conocieras, es absolutamente normal, porque no se puede conocer lo que no se publicita de ninguna manera. Aunque algunos de ellos no han grabado en los últimos años, Olga por la muerte de Manuel (aunque hay un CD recopilatorio que sacó Dro en 2003), Claudina y Alberto porque se separaron personal y profesionalmente, e Indio Juan por la obvia y dolorosa razón de su fallecimiento, la verdad es que la mayoría han seguido en activo, cantando y grabando cuando han podido. Sin embargo su trabajo no ha tenido la menor repercusión en los medios, y ese silenciamiento significa el desconocimiento generalizado.

    Gustavo. Pues sí, es una buena incógnita. Yo pienso que lo que les hizo venir fue el idioma compartido. Los que se instalaron aquí formaban parte de la nueva generación de cantautores (posteriores a los Jara, Isella, Falí o Sosa, por ejemplo), que no tenían proyección internacional y que no podían desarrollar su carrera en países que no fueran de habla hispana. Además, pese a todo, en España había un importante movimiento de cantautores que ellos conocían.

    Liz: lo tuyo es más difícil, porque parece que esa diatriba que lanzas, con la que estoy totalmente de acuerdo, va dirigida a mí. Sinceramente no me siento pecador de ese pecado de homenaje tardío, en la medida en que siempre he estado ahí. Y desde luego tampoco lo identifico con Lucini, que es quizás la persona que en los últimos años más ha hecho por recordar y promocionar ese tipo de música. Pero como dices, estos discos permiten escuchar a Olga cantando las excelentes versiones de poemas de Neruda que hizo Manuel, aunque en el disco tan sólo hay uno, claro que es nada menos que “Tu risa”. Por cierto, supongo que conoces lo primero que hicieron en España: “Fulgor y muerte de Joaquín Murrieta”, también de Neruda, pero si no es así, te lo recomiendo vivamente.

    Víctor: pero todo se puede recuperar. Y, además, yo sé que tú los recuperas. El disco de Claudina y Alberto sobre Brassens era estupendo, y anterior al de Paco, aunque este ya llevara varios años con las canciones traducidas y cantara alguna, entre ellas “La mala reputación”

    Raúl: Es que Zitarrosa son palabras mayores y “Guitarra negra” no es moco de pavo. Supongo que conoces “Adagio en mi país”, otra obra maestra (como “Stefanie”, “Violín de Becho”, “Doña soledad” y tantas otras suyas). En cualquier en este enlace se puede escuchar. Merece la pena:

    http://es.youtube.com/watch?v=_8f4qFryl1A

    En youtube hay algunas canciones más de Zitarrosa, y, por cierto, también una versión de Andrés Calamaro de “Adagio en mi país”. No está nada mal, aunque el maestro siga siendo el viejo, que, por cierto, murió en 1989, con tan sólo 53 años).
    Salud.

  15. a mi me acojonaba la “guitarra negra”, con esa oratoria profunda, intimidante para un niño, esas reses despeñadas, reventadas, eran imágenes sonoras muy potentes. luego escuchaba mi nombre en la extensa enumeración de nombres propios y ya me quedaba contento. después ya me pareció un tema acojonante, en la distinta acepción del término. me parece también justísimo, y merecidísimo un rescate-homenaje de todos estos autores.

  16. Vaya reportaje Antonio. ¡cuántos grandes artistas nos hemos perdido lo que somos de una generación más jóven! gracias por descubrírnoslos, y por recordárnoslos. Por cierto, me ha encantado la versión de La mala reputación. Sólo conocía la de Paco Ibáñez.
    Un gran abrazo!

  17. liz

    tenemos una memoria muy corta cuando nos interesa…
    ahora les “pagamos” editando discos y hablando de lo mucho que aportaron a la canción protesta, los aires novedosos que introdujeron, etc. Es el mismo caso del pintor que se muere de hambre y siglos después sus cuadros se cotizan a precios desorbitados, no se repara nada.
    La parte positiva es que muchos podrán descubrir a Olga Manzano y a su compañero Manuel Picón poniendo música a los versos de Neruda, una delicia.
    Saludos!

  18. Siempre me he preguntado por qué, huyendo de unas dictaduras -eso sí, más duras porque eran dictaduras más “jóvenes”- eligieron la convulsa España de finales de los 70, aún sin que finara del todo el generalismo.
    Un abrazo Antonio.

  19. buenos días! siento decirte que desde mi ignorancia musical, no conocía a ni un de los artistas que nombras! entono el mea culpa! jeje intentaré remediarlo.

    eso sí, también comentarte que me ha gustado mucho el vídeo!! genial

    un abrazo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s